ENTREVISTA

Carlos Malo: folclore entre la Zitarrosa, la televisión y la ausencia de los festivales

Llega este sábado a la Zitarrosa con el show "Atípico" y habla del impacto de la pandemia y la ausencia de los festivales de folclore

Carlos Malo. Foto: Difusión
Carlos Malo. Foto: Difusión

El fin de semana pasado, Carlos Malo dio su primer show con público presencial en seis meses. El folclorista que hace bailar al interior con sus polkas y que en un año llegó a dar más de 100 shows, sufrió el impacto de la pandemia por partida doble: además de no poder tocar en vivo, tuvo que armar una nueva banda, ya que la mayoría de los músicos que solían acompañarlos son brasileños, y el cierre de fronteras los separó a la fuerza.

Así que en este período el músico rochense reclutó músicos, ensayó mucho y los presentó con un espectáculo vía streaming, un formato al que aún no se acostumbra. “Es rarísimo cantarle al teléfono, pedir palmas en una polka y que aparezcan los emojis”, dice a El País.

Este sábado, Carlos Malo tocará con Tote Fernández en batería, Andrés Puppo en bajo, Diego Martirena en acordeón y Jefree Bonilla en guitarra eléctrica, que venía de antes, en la Sala Zitarrosa, donde presentará el espectáculo Atípico. Será desde las 21.00 y lo acompañarán Catherine Vergnes, Anita Valiente y Braulio Assanelli. Las entradas están en Tickantel, y antes conversó con El País.

-¿Cómo fue el proceso de rearmar la banda y reclutar nuevos músicos?

-Cuando tuvimos que parar con los muchachos, hablé con ellos y empecé a indagar con músicos de Montevideo. Porque mi idea también era poder armar una banda acá; siempre los músicos míos eran de aquí y de allá, y era una tremenda movida. Ahora opté por tener la banda en un lugar y trasladarme yo. Así que empecé a averiguar y surgieron los nombres de Andrés y de Tote; fueron con los primeros que hablé y quedaron de una. Una de las cosas que más primo en una banda es lo humano, porque después tenés que convivir mucho tiempo. Y eso fue tremendo. Estamos remando juntos; sumarse a un proyecto nuevo y que lo sientas propio, te identifiques, está muy bueno. Me lo demuestran siempre.

-Y musicalmente hay un cambio, una diferencia entre la tocada y el jeito brasileño y la impronta más montevideana.

-Sí, pero cambió para buena. Estos gurises le imprimieron su estilo propio y les di la libertad de que lo hicieran así. Aquella banda era más gaúcha, esta es más rockera; tienen otro pulso las canciones, que no las sacaron del esquema por el que iban, pero sí las refrescaron, le dieron otro swing. Y me encanta. Ese lado rockero está en las canciones. Yo siempre digo que la polka es el rock and roll campero, el rock del interior.

-¿Qué fue lo que más te hizo falta en estos seis meses sin tocar?

-Aparte del laburo, que no voy a desconocer eso, el contacto con la gente. Uno siempre tenía eso de decir que el aplauso es el alimento del artista, y a veces lo decías por decirlo. Ahora es cuando realmente te das cuenta, en el momento que te falta eso, que lo necesitas, aunque sea sentir el rumor del público. Por eso se me hizo muy difícil cantarle a un teléfono, en los festivales online que se hicieron, que hubo mucha movida solidaria y estuvo bueno. Nosotros, el streaming que hicimos con la banda, lo hicimos en beneficio de Técnicos Uy, y sé que muchos aportaron su granito. Pero lo que más necesitaba era el contacto con la gente, y hasta ahora. Porque todo es una incertidumbre, tu planteas un espectáculo y no sabes qué puede pasar, y eso nos tiene ahí. Y con los aforos tan reducidos se nos complica realmente solventar el show, lo hacemos más que nada para cubrir gastos de producción. En mi caso, que vengo de Rocha, toda la movida de prensa más todos los ensayos, si paso raya tengo que hacer cuatro Zitarrosa para cubrir gastos. Pero hay que seguir adelante.

-Además, mientras el centralismo hace pensar solo en el estado de las salas de conciertos de Montevideo, en el interior desaparecieron los festivales que son, para muchos de ustedes, una fuente de trabajo fundamental. Y van a demorar en volver.

-Hoy me enteré que el Festival de Andresito, en enero, no se hace; no se hace el Festival de Durazno, no se hace la Fiesta Nacional del Mate, no sé Patria Gaucha pero con toda la movilización que tiene no creo tampoco... Viene un 2021 muy complicado para nosotros, porque los festivales son nuestra fuente de ingresos, es donde nosotros podemos hacer una temporada y tener unos ahorritos para poder tirar el año. Se nos viene jodida la mano.

"Viene un 2021 muy complicado para nosotros, porque los festivales son nuestra fuente de ingresos"

Carlos MaloCantante

-¿Qué reconversión imaginás?

-No sé. Viste que en Argentina se están haciendo los festivales online pero desde otro punto, con otra producción, con interacción con la gente desde las pantallas, en un lugar cerrado... Yo no veo al público uruguayo, más que nada al de los festivales, comprando una entrada para ver a los artistas por la tele. Obviamente La Vela Puerca, No Te Va Gustar, El Cuarteto, tienen una masividad tremenda y pueden darse el lujo de hacer algo así, pero nosotros, cantores del folclore, no la veo. Se está manejando la posibilidad, pero de aquí a que se pueda lograr, no se sabe lo que puede pasar en el medio.

-En un año normal, ¿cuántos festivales y shows metés en la agenda?

-Una vuelta llegamos a meter ciento y pico de recitales, una locura. En temporada de festivales, un enero ponele, metíamos 10, y la temporada va hasta abril. Un promedio anda en 70 actuaciones al año, entre producciones propias y contrataciones. Ahora no llegamos ni a cinco (se ríe).

-En el show de este sábado, por lo pronto, vas a tener varios invitados: Catherine Vergnes y Anita Valiente del folclore, y Braulio Assanelli, un poco más pop.

-Sí, quería tener a dos mujeres tremendas que son amigas, que me han invitado a compartir con ellas y poder tenerlas de invitadas va a sumar mucho. Y con Braulio es un loco del interior, que se mandó un golazo de media cancha con haber ganado La Voz Argentina, y que se canta todo, vamos a compartir. Ya lo pude hacer con él en Rocha y ahora se enganchó enseguida. Va a estar lindo porque va a estar todo el interior ahí metido.

-Aunque sos un cantor solista, el espíritu colectivo lo tenés muy presente, ¿no?

-Sí, ya desde mi primer disco, Soy de Rocha, siempre invité artistas. Me gusta compartir, la música es para compartir, no es de egoístas. Al contrario, cada vez que sumas a alguien te enriquece y nutre mucho más un disco, lo potencia. Y uno aprende, yo aprendo muchísimo de cada momento que comparto con un artista.

PRESENTE

Debut en televisión y disco nuevo

Este sábado en Sala Zitarrosa Carlos Malo adelantará temas de su nuevo disco, pospuesto por la pandemia. “Comencé a grabar el año pasado, que fue cuando lanzamos ‘La voz de mi gente’, con la mira de festejar mis 22 años (de música). Se iba a llamar El loco, pero se nos dio vuelta la taba”, comenta.

Ahora se vendrán más cortes, cada uno con su videoclip, hasta llegar al estreno de un álbum fiel a su estilo.

“La línea ya está metida en la gente y es lo que la gente espera, también. He intentado hacer discos medio abiertos y la gente va a la polka, que es lo que más va a llevar este disco. Me gusta abrir la jugada, pero creo que en este momento no estoy para estar arriesgando”, bromea.

En paralelo, Malo incursiona en la televisión con Generación 2020, un espacio de música que se orienta al nuevo folclore y va en el marco del programa De pago en pago, que conducen Alejandra Fernández y Juan Carlos López y se emite por Canal 10 y A+V. “Yo tengo el guion, pero soy muy espontáneo y me salen las cosas, y lo hacemos. Es una experiencia linda y una fuente de trabajo”, destaca el cantor, entusiasmado y agradecido. “Quién sabe si más adelante no termino metido en el ámbito de la comunicación”, dice entre risas.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados