LUZ DEL ALBA RUBIO

"El canto lírico está muy discriminado en Uruguay"

Entrevista a la soprano uruguaya que se presenta en Punta del Este.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Luz del Alba Rubio. Foto: Ricardo Figueredo

La reconocida soprano uruguaya ha conquistado grandes escenarios: ahora sus metas son más ambiciosas. Ella busca promover valores emergentes, y traer al Uruguay a figuras de primer nivel. Para eso lleva adelante la 8° edición de PuntaClassic: este Primer encuentro artístico China-Uruguay será en Teatro Cantegril, de Punta del Este, este viernes 24 y sábado 25 a las 19.30. Bono colaboración, $ 300.

—¿Qué vas a cantar en estos dos conciertos?

—Sí, voy a hacer algo de la ópera Norma, Lakmé, o sea, pasajes del gran repertorio del bel canto. Y me van a acompañar los cantantes de PuntaClassic, un semillero de artistas que ya en esta octava edición va alcanzando calidades destacadas. Ya tenemos algunos que están cantando profesionalmente, tanto en el Solís y el Sodre como en Estados Unidos, Inglaterra, Argentina, Brasil.

—El programa alterna artistas de China y Uruguay...

—Sí, también participarán los artistas que llegan desde Pekín, que hacen 36 horas de vuelo para compartir estas dos noches de música, tanto música tradicional china como lírica. Y uruguaya: vamos a hacer Cuando empieza a anochecer, Mi país, y lógicamente La Cumparsita. Un objetivo es darle luz a los artistas de PuntaClassic, y que se fogueen junto a artistas destacados, que están caminando hace mucho. Una posibilidad que yo no tuve, en Maldonado, en Montevideo, cuando me formaba como cantante.

—El encuentro tiene una parte dedicada a las artes visuales.

—Claro, en ese aspecto vamos a contar con Ren Rong, uno de los artistas plásticos más importantes de Asia, que vive en Berlín y viene a Uruguay por primera vez, a hacer unas exhibiciones. Se va a hacer entonces un encuentro de plástica, entre él y otros artistas.

Si no puede ver el video, haga click aquí.

—Tu tenés vínculos muy fuertes con la cultura china, ¿verdad?

—Sí, hace ya 10 años, desde el 2006, que yo estoy yendo. Por eso, para mí esto es la concreción de un sueño, el poder traer algo de esa cultura tan rica, aquí a casa. En estos conciertos se harán canciones chinas: la idea es ir abriendo estas barreras culturas, con el país más fuerte a nivel mundial.

—Contame un poco de tus actuaciones en China.

—La primera vez fue en 2006, representando a Italia, cuando fui con una ópera del Teatro La Fenice, de Venecia, con La Traviata. Y llevamos una exposición de María Callas. Seis meses después me invitó el gobierno de Francia, a representar a ese país en Hong Kong, y canté Romeo y Julieta. Y en 2008 fui representando a Uruguay, y al año siguiente ya fui invitada por el gobierno de China. Luego me volvieron a invitar como Embajadora del Medio Ambiente, y participé en un espectáculo enorme, que fue transmitido por televisión para 250 millones de personas. Y participé en la apertura de las Olimpiadas Universitarias. Allá todo es a otra escala: hay muchísimo para hacer en materia de intercambio. Así que estoy yendo todos los años, o cada seis meses: el año pasado fui con Plácido Domingo hijo, para hacer un espectáculo que tengo, Pasión latina.

—¿Cómo es recibido el arte lírico occidental en China?

—Lo adoran, casi que lo veneran. Adoran el arte lírico, y está muy difundido, porque valoran el trabajo sutil. Les encanta la ópera italiana, pero yo cada vez que voy siempre les enchufo La Cumparsita, o La Paloma. Siempre busco promover allá el gusto por lo latinoamericano. Y le van tomando el gusto.

—¿Luego cómo sigue tu temporada?

—Luego de esto me voy a Nueva York, porque estoy preparando una ópera en el City Opera, Los elementos. Después vuelvo porque el 22 de abril tengo la misa, de Boccherini, en el Sodre. Luego tengo otras actuaciones, hasta que el julio y agosto me voy a Italia. Setiembre y octubre en China, y luego vuelvo para acá.

—¿La actividad lírica montevideana la ves un poco decaída?

—Está decaída. Hay muy pocos títulos. Discriminación es una palabra que hay que usar. El canto lírico está muy discriminado acá en Uruguay. No se lo toma en cuenta. La gente de talento se tiene que ir, porque no hay actividades.

—¿En eso tienen que ver los costos, que ven a la ópera como un género caro?

—Sí, pero no es cierto eso. Acá con el PuntaClassic, en 2011, hicimos La bohème, que salió muy bien, y todo eso se hizo ni con el 10 % de los 400 mil dólares que se dice que valen una producción.

—Actualmente estás radicada en Nueva York.

—Sí, pero con ganas de un cambio de vida. Ya son 26 años viviendo en el exterior, y me parece que es tiempo de volver para acá. Y desde acá, viajar o hacer cosas. Tengo mucho para dar todavía. Y tengo mucho apoyo acá. La Intendencia de Maldonado me nombró Embajadora Cultural de Punta del Este, y me interesa trabajar por traer el mundo hacia casa, hacia Uruguay. Y ojalá con más participaciones: en el Solís, no me invitan desde 2010. Espero que me levanten el veto.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados