Carnaval en marcha

El candombe se mira en el espejo

Se perfilan C 1080 y Yambo Kenia; Tronar de Tambores y Sarabanda los desafían

Llamadas 2018. Foto: Fernando Ponzetto
Llamadas 2018. Foto: Fernando Ponzetto

C1080 y Yambo Kenia protagonizan otra vez un duelo de alto nivel en la categoría de sociedades de negros y lubolos, un género donde los relatos que abarcan historias con carnatura, espesor histórico y referencias al amplio espectro y simbología de la comparsería desplazaron definitivamente a las narraciones fantasiosas.

La liguilla que comienza la semana próxima ofrecerá cuatro lugares. A C1080 y Yambo se sumarán dos que saldrán del terceto formado por Tronar de Tambores, Sarabanda y La Carpintera Roh; Integración asoma con menos chances.

Aún con propuestas de estilos divergentes, las seis agrupaciones van por una carretera común de la ancestralidad, los conventillos, las identidades barriales y los personajes que hicieron grande al género.

C 1080 es el espectáculo visual por excelencia del carnaval 2018. Su trabajo se llama “Música Negra” y propone un apasionante relato del trayecto del candombe y su sonoridad desde la África tribal y milenaria hasta hoy, con dos énfasis : “el sincretismo musical” resultante de la mezcla de los ritmos procedentes del corazón africano, y de Europa, así como una cálida mirada sobre el desarrollo del candombe en los conventillos, cobijado por los patriarcados familiares Silva y Gularte. Tiene una estupenda puesta en escena con un soporte musical melódico y dulce de Hugo Fattoruso y Albana Barrocas.

En la vereda opuesta, Yambo Kenia apostó por un trabajo musical mucho más vertiginoso y encendido. Propone una biografía en clave candombera de Pedro Ferreira, ilustre representante de la tradición palermitana de Ansina, con la desaparecida Fantasía Negra. Las pertenencias de Ferreira a los mundos culto y popular y su largo periplo en carnaval son aristas de una obra más lineal, con menos vuelo, pero de incuestionable piel carnavalera.

El de Tronar, de Julio “Kanela” Sosa, es un trabajo original, aunque no estuvo en plentitud técnica en ninguna de las dos ruedas. Deleita su vestuario, su cuidada puesta en escena y habla sobre una multiplicidad de migraciones del ser humano, donde la muerte -¿la migración inevitable?- es exorcizada por la fuerza de la creación de la comparsa.

Sarabanda tiene un buen espectáculo con historias basadas en los conventillos de Gaboto y Ansina, narradas a partir de entrevistas con sus antiguos moradores. Y La Carpintera Roh puede ser la sorpresa liguillera con otra biografía: José Antonio “Macho” Lungo, figura de antaño de la categoría y el carnaval.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)