la propia discoteca

Canciones tristes para bailar

Un canon personal de la música. Hoy: "Mixed Up" de The Cure

The Cure
The Cure en 1990, un gran año de los británicos

Era la época de los remixes, versiones extendidas de temas del momento que, se suponía, le daban una vida más discotequera a canciones que ya estaban bien en su versión original. La idea dio (y sigue dando) para todo y hoy mismo se escuchan en las radios, remixes que embellecen canciones y otros que sencillamente las arruinan.


The Cure, una banda dark que supo (y sigue sabiendo) ser pop, lo utilizó de una manera creativa en Mixed Up, un disco de 1990 para el que tomaba algunos de sus éxitos y los remezcló a gusto. Tenía dónde ir a buscar porque desde sus comienzos after punk de fines de la década de 1970 al oscurismo adulto de Desintegration (que es de 1989), la banda de Robert Smith se había atrevido al pop desde lo tímido (“Boys Don’t Cry”) a lo descarado (“Hot Hot Hot”) y lo hicieron con grandes canciones.

Acá están todas pero, apartándose del oportunismo comercial de las remezclas, los Cure las convierten en canciones nuevas, dejándolas con sus ropas más livianas. Eso era un riesgo y les salió bien. Está así el hipnotismo minimalista de “Lullaby”, un protosonido de Manchester que transforma “Close To Me”, el ritmo a lo New Order de “The Walk”, el dub de “Pictures of You” (que se parece a lo que Massive Attack haría 15 años después) o el electro rock de “Never Enough” (que se parece a lo que Prodigy haría 15 años después).

Son los Cure para bailar. Aprovéchelo.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º