MÚSICA

Las canciones que todos deberíamos estar escuchando

Diego Presa, cantautor en plena actividad.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
En dos años sacó discos con Buceo Invisible, El Astillero y ya tiene disco solista nuevo. Foto: D. Borrelli

Cantautor en la línea de Eduardo Darnauchans, tamizado por Dino, Presa es —más allá de la inconducente arqueología de influencias— un compositor personalísimo. Es capaz y con soltura de combinar imágenes poéticas con melodías que, encima, son pegadizas como sin quererlo. Se ha aferrado a un protocolo donde hay mucha poesía y melancolía pero también momentos festivos.

Playa desierta habla de muchas cosas aunque su título está incluido en una línea de "40 años", tremenda canción sobre el trago de llegar a ese mojón en la vida. "Y encontrás/ la claridad del paisaje/ el sentido del viaje./ más y más/ te pareces a tu padre/ y huís, huís/ del olor y la traición/ de tus madres", dice allí. Hay veces que las cosas no se pueden decir más claras que en unos pocos versos.

Presa es un gran creador de imágenes de calidad casi cinematográficas (o quizás fotográficas). Acá eso está claro en sus paisajes panorámicos sobre el estado de las cosas ("Los tiempos nuevos"), las crisis personales (la milongueada "Llamadas telefónicas") o en las road movies urbanas que siempre forman parte de su repertorio y acá representadas en la milongueada "Río negro".

Si no puede ver el video, haga click aquí.

Aunque musicalmente hay cierta tendencia al folk tristón, que es una parte importante de su obra, siempre hay sonidos más upbeat como el primer sencillo del disco (la buenísima "En el barrial") o en "Los saltos de la química", en las que Presa confirma cómo es capaz de hacer buenas canciones pop.

Acompañado por su banda de siempre (aunque no está la guitarra de Nacho Durán), Playa desierta tiene la producción artística de Federico Lima (también conocido como Socio y un productor "pop") quien consigue llena de sutilezas arreglos que parecen simples pero no lo son. Acá no importa solo lo que se dice si no también cómo se lo dice. Eso siempre fue parte importante de la tradición cantautoral uruguaya en la que Presa tiene ganada su membresía.

Es imprescindible que con 20 años de carrera, este montevideano que llegó a los 40 empiece a cosechar lo que ha sembrado en ese montón de canciones que alientan esta clase de entusiasmo ante cada uno de sus muchos trabajos. Diego Presa no puede parar. Afortunadamente.

Disco: Playa desierta.¿Está online? No, está editado en Uruguay por Bizarro.¿Está bueno? Es la confirmación del talento de uno de los grandes cantautores uruguayos.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados