LARBANOIS-CARRERO

Canciones que surcan el tiempo

Entrevista con el dúo que presenta su último disco, “Conclusiones”, el miércoles 27 y jueves 28 en el Auditorio Nacional del Sodre.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Larbanois Carrero. Foto: archivo El País

Eduardo Larbanois acaricia una guitarra Godin, negra, nuevísima, y no la suelta en la hora larga que dura la entrevista. La usa para evocar algún tema que aparece en la charla, como "Tico-Tico no Fubá", o simplemente para hacer melodías de fondo, desde "Blackbird" de The Beatles hasta las de su repertorio y otras desconocidas. De repente da la sensación de que su mundo podría reducirse a eso, a la relación de él con sus guitarras.

Tiene ocho, 10, más. No sabe con exactitud. También tiene una preferida pero ni la menciona.

Mario Carrero llega poco después a la sala del Centro donde el dúo se viene juntando con su banda, para ensayar el show doble que se les viene en pocos días. El miércoles 27 y jueves 28 de julio tocarán en el Auditorio Nacional del Sodre para presentar su último disco, Conclusiones (ver recuadro).

Dentro de una discografía larga que ronda la veintena de álbumes, este último trabajo está entre los mejores que han hecho, si no es el mejor. Conserva esa esencia que han ido construyendo desde 1979, cuando editaron el álbum Larbanois-Carrero, pero le dieron una vuelta de tuerca muy moderna de la mano de Gustavo Montemurro, que es miembro de su banda y ofició de productor del álbum.

"Montemurro es un excelente músico y amigo comprometido con el proyecto. Nos aporta su versatilidad y se acopla naturalmente, respeta y traduce muy bien lo que queremos", dicen.

—La canción "Conclusiones", que abre el disco, es bastante llamativa. Toma la base de un clásico de ustedes, "Ay, quién pudiera!". La letra es rapeada, hace un discurso desde la sabiduría. ¿De dónde sale esa canción?

Mario Carrero: Resume un momento mío, asumido por el dúo. Sin que signifique ningún tipo de renunciamiento a nada, busca una conclusión sobre un momento histórico. Cuestiona pero no desde una visión negativa, sino desde la reafirmación, y la síntesis de esa reafirmación es el Padre Cacho con su permanente trabajo junto a los gurises más complicados, en un barrio permanentemente estigmatizado. La creación pretende ser autobiográfica, planteándonos qué cosas siguen importando, las cosas por las que es importante seguir cantando y haciendo cosas.

"Pero no queríamos disfrazarnos de nada", explica Carrero respecto a esta incursión en el rap, que se parece más a la banda cubana Orishas por la mezcla de ritmos latinos que al hip hop en sí.

"Venimos de una generación que creció escuchando a los Rolling Stones, a los Beatles, la música popular brasileña de los setenta, el folklore argentino, los trovadores españoles y el tango, por supuesto", resume Larbanois. "Entonces no desestimamos ninguna forma", explica el músico.

Conclusiones es un ejemplo más de lo ecléctico que pueden ser los dos folkloristas. Además de los estilos más criollos, en estas 15 canciones aparecen el son, la guajira, la cumbia (al final de "Adivina Adivinador", una suerte de versión moderna de "Santa Marta"), la murga, el bolero y hasta un poco de rock, cuándo no.

Claro, la ventaja es que los dos son talentosos y tienen una banda envidiable. Además de Montemurro, uno de los artistas más completos de la escena, y de Federico Righi o Enrique "Checo" Anselmi en el bajo, trabajan con el percusionista Jorge Trasante, que en su largo currículum tiene un disco grabado mano a mano con Eduardo Mateo, Mateo y Trasante.

"Nosotros nos inscribimos dentro de un ámbito de trabajo que es el artístico, de modo que el compromiso nuestro es hacer una obra de arte", dice Larbanois. Lo que pase después, el rumbo que tome cada tema, eso será cuestión de su público. Por lo pronto, Conclusiones ya aparece en las listas de los más vendidos según la Cámara Uruguaya del Disco.

En ese sentido, lo que menos cambia son los textos, los temas que son abordados por Carrero, que firma como compositor en 14 de los 15 que integran este trabajo. Algunos son de los dos pero hay uno solo que le pertenece exclusivamente a Larbanois: "Palabras máscaras".

—En "La historia no es solo un libro de hojas amarillentas" se hace una comparación entre lo distante que fue la dictadura de Gabriel Terra para ustedes, y lo que puede ser la del setenta para las generaciones más jóvenes. ¿Qué los lleva a seguir hablando de ese momento histórico en sus canciones?

M. C.: Porque está ahí siempre. Porque la nieta sigue desaparecida (se refiera a Clara Anahí Mariani, por quien compuso "Carta de una abuela a su nieta"). Por más que el tiempo pase, nosotros somos de una generación que vivió determinadas cosas y ojalá algún día no tengamos que cantar más esas canciones. Nadie elige el tiempo que le toca vivir y nadie es más o menos vivo por ser más joven o más viejo. Eso es lo que plantea esta canción. Nosotros somos de una generación donde era raro el que no era militante.

"Nosotros tenemos una postura y es conocida, pero en las canciones no estamos planteando ningún asunto partidario. "Conclusiones" incluso es bastante autocrítica", dice su autor. "Tratamos de sensibilizarnos sobre cosas que inevitablemente se repiten", explica, y toma como referencia a otra canción, "Los malos".

Historias.

Larbanois y Carrero recuerdan cómo era ir a grabar antes, en los ochenta. Había que llegar a estudios con todo muy ensayado porque había que rendir al máximo y hacerlo rápido mientras que ahora, si quieren, hasta pueden improvisar. "Hablando de esto parece que tenemos mil años", comenta Larbanois como al pasar.

Carrero también se acuerda de una vez que tarareaba una canción de camino a algún recital, y Jorge Trasante le preguntó cuál era aquella melodía. "Es de una película francesa, Delicatessen", contestó. "Ah, ya me parecía. Yo toqué para esa película", respondió Trasante.

Hablan, más tarde, de un artículo de mayo de este año del semanario Búsqueda, en el que se afirmaba que su trabajo era financiado por el pueblo (ver recuadro). Y luego se refieren al cruce permanente que tienen con artistas de otros géneros. Larbanois colaboró con Malena Muyala para su disco Temporal, los dos estuvieron de invitados en el último recital de La Tabaré y para Conclusiones grabaron con Ana Prada y Pata Kramer; por repasar solamente lo del último tiempo.

"Es imprescindible", dicen casi a coro. "A nosotros eso nos viene del canto popular, movimiento del que somos integrantes y fundadores y que nació en un momento donde la mayoría de los artistas estaban fuera. Los que habíamos quedado empezamos a trabajar en ese invento", repasa Carrero. Así fue que el segundo recital del dúo fue Trovas y cantares de invierno, espectáculo de baladas junto a Eduardo Darnauchans.

"O tocábamos con Dino o con Los que Iban Cantando; nos fuimos acostumbrando a que no había espacio delimitado", señala el cantante.

—Igual, siempre se habló de una división radical entre el canto popular y el rock en aquellas épocas. Y para algunos es una herida abierta.

M. C.: Eso fue un invento más de algún crítico o periodista. Se puede haber sumado algún músico pero en general nunca estuvo. Nosotros hemos tocado sin dramas con Tabaré Rivero, Graffolitas, La Triple Nelson, Abuela Coca, No Te Va Gustar, por mencionar alguna. Y cuando hacés esas cosas te das cuenta que no hay mayores diferencias: "Ocho letras" es el símbolo más claro de eso.

E. L.: Hubo una intención, no sé por qué, pero no se dio entre los músicos. Siempre hubo un trato fraterno y respetuoso. En eso fuimos siempre muy abiertos, y nos ha permitido hacer lo que hacemos con cualquiera sin sentir prejuicios. Capaz que porque somos medio caraduras, pero disfrutamos y aprendemos con los gurises.

"Tenemos 40 años de actividad permanente con viento a favor y viento en contra y eso responde todo. Más que nada viento en contra", comenta más tarde Carrero, mientras llega Trasante y vuelven a hablar de la historia de Delicatessen, esa película que recomiendan fervientemente. Después quedan listos para ensayar, y apuntarse algún año más a la historia de este dúo.

Una polémica por los festivales y el Ministerio.

En mayo, un artículo del semanario Búsqueda aseguraba que a Larbanois y Carrero los financiaba "el pueblo". "Según un informe del Ministerio de Turismo entregado al diputado colorado Adrián Peña (...) únicamente esa Secretaría de Estado les pagó entre 2005 y 2014 (primer y segundo gobiernos frenteamplistas), 9.400.000 pesos (unos 400.000 dólares) por contratos artísticos", señalaba.

"No nos preocupó", dijo Larbanois y explicó, como en su momento lo hizo la ministra María Julia Muñoz, que la organización de cada festival es la que pide al Ministerio a determinado artista de una lista previa. "Y tienen la suerte que el Ministerio les paga. Fue eso lo que pasó, pero si ponés en un editorial una foto nuestra y abajo US$ 400.000... Piensan: claro, estos te vivieron al pueblo. Pero eso fue lo que se les pagó a todos los artistas durante los 10 años", señaló Larbanois al respecto. "Es algo global además, porque pasó con los artistas argentinos y hasta con los brasileños", agregó.

"La gente sabe lo que somos, lo supo toda la vida. No nos dio para contestar eso porque no nos interesa", apuntó Carrero.

Dos shows para mostrar canciones.

El 27 y 28 de julio será la presentación de Conclusiones en la sala mayor del Auditorio Nacional del Sodre. Larbanois y Carrero estarán con su banda, que incluye a Gustavo Montemurro, Jorge Trasante, Checo Anselmi y Federico Righi; y el plan es que estén todos los invitados que grabaron en el álbum, que son Curtidores de Hongos, Christian Cary, los hermanos Carlos y Toto Méndez, Ruben Rada, Tabaré Rivero, Santiago Peraza, Jesús González, Pepe Guerra, Ana Prada, Pata Kramer, y Martín y Nicolás Ibarburu.

Las entradas para los dos recitales están en venta en Tickantel y boleterías, y van de 300 a 1.000 pesos.

Una historia que ocurrió hace años.

En 1981 en Córdoba, los músicos se pelearon con los organizadores de un festival de música

"No nos querían pagar y acudimos a nuestro charruismo", recuerda entre risas Larbanois

"Un contratista uruguayo nos había vendido como los reyes del candombe", dice Carrero

La estadía duró tres días y aunque el público los recibió bien, la estadía no fue cómoda y quedó una anécdota para el recuerdo

"Después nos bajaron las revoluciones y el que no tenía diarrea tenía vómitos", cuenta Larbanois

Una historia que se está escribiendo.

Montevideo Music Group está trabajando en un disco tributo a la obra de Larbanois y Carrero

Están El Alemán interpretando "Zumba que zumba" y Ana Prada con "Escobitas de Arrayán"

"Al autor siempre le gusta escuchar su obra en otras versiones", dice Larbanois al respecto

También grabaron Emiliano y El Zurdo, Lea Bensasson, Diego Kuropatwa, Chole, Fernando Cabrera y La Triple Nelson, entre otros artistas

TRES DISCOS.

Larbanois - Carrero - Sondor / 1979.

Es el primer disco exclusivo del dúo, que antes había grabado otro colectivo. Entre las 11 canciones resalta "Cuando cante el gallo azul", sobre texto de Washington Benavides.

Antología - Orfeo - Emi / 1993.

Repaso de la cantidad de discos que habían editado hasta la fecha. Hay temas como "Zumba que zumba", "Ay quién pudiera", "Ocho letras" y "Pobre Joaquín", entre otras.

Histórico - Montevideo Music Group / 2015.

Registro en vivo del recital realizado el año pasado entre el dúo y Pepe Guerra, con canciones de los repertorios de Los Olimareños, Larbanois - Carrero y de Guerra solista.

"En las canciones no planteamos ningún asunto partidario". Foto: Archivo El País
Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados