MÚSICA

Cuando las canciones son un lugar que habitar

Nicolás Ibarburu estrena disco, mañana en la Zavala Muniz.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Debut: Ibarburu esá en un momento creativo propio. Foto: F. Ponzetto

Un amigo me dijo una cosa muy linda que es: un pájaro no canta por su belleza sino porque tiene una canción", dice Nicolás Ibarburu ahora que tiene que volver a colocarse como cantante para presentar su segundo disco solista, Casa rodante. Y de alguna manera esa frase le aplica, porque se reconoce como imperfecto en este puesto que no es el que suele ocupar en la música.

Ibarburu es uno de los grandes guitarristas uruguayos de la actualidad, estuvo 18 años (un montón) en la banda de Jaime Roos, tiene un trío con sus hermanos, produce y acompaña a Julieta Rada, su pareja, entre otros kioscos que atiende.

"Yo estuve 18 años en la banda de Jaime, que fue como ir a la universidad, pero a mí ahora me agarró la necesidad de componer, me brotan canciones e historias. Y es un lindo desafío que me pone contento, porque cuando yo empecé a tocar tenía 18 años e iba a Obras, lleno de gente que gritaba por las canciones de otra persona y yo estaba ahí, con la guitarra. Ahora de grande empecé a ir a los boliches, a curtir el under, y es mucho más motivador. Me activó", explica sobre esta faceta solista que está transitando.

Esas canciones, letras y músicas que le salen, son muy personales, tienen esa delicadeza y esa tranquilidad que él suele transmitir desde el escenario. Es casi obligatorio entonces que sea él quien que le ponga la voz, aunque recién ahora, "más de veterano", se esté sintiendo seguro a la hora de cantar.

"Uno se va aceptando más, se trata de eso", comenta en conversación con El País.

Si no puede ver el video, haga click aquí.

Mañana viernes a las 21:00, Ibarburu con su banda (el Quarktetris) presenta Casa rodante en la Sala Zavala Muniz del Teatro Solís. "Es que mi vida se ha vuelto tocar y viajar, y el factor común terminan siendo las canciones", explica sobre el nombre del álbum.

Las entradas para el show están en venta en Tickantel y boleterías de la sala, a $ 350.

"Estoy supercontento", dice Ibarburu, "porque el proceso del disco fue muy lindo. Se encuadró bastante rápido, porque los discos cuando se pasan de tiempo ya no los querés ni tocar. En este caso empezamos en abril y ya está terminado. También es un disco de canciones más nuevas, con el que me siento más identificado".

Entre estas composiciones, muchas "cosechadas" en el último año, hay una con su amigo Martín Buscaglia y una composición conjunta con su hijo, Valentín, quien estará en el show. "Desde que era muy chiquito siempre se enganchaba, no cuando yo le quería enseñar", dice y agrega: "Es algo muy hermoso poder compartir la música con los hijos".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)