EN MEDIO Y MEDIO DE PUNTA BALLENA, TOCA MARTÍN BUSCAGLIA

Canciones para sentirse un poquito más libres

Buscaglia solo bien se lame. Eso está claro. Y hoy de noche, tiene una oportunidad para demostrarlo en Medio y Medio de Punta Ballena.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Martín Buscaglia combina un pop experimental y un espíritu bien lúdico. Foto. M. Bonjour

Allí se presentará en el formato solitario y acústico que quedó registrado en su último disco, Somos libres, editado por el sello Bizarro el año pasado, y que recoge una actuación en el Café Vinilo de Buenos Aires. Es un poco lo que se verá hoy en el coqueto escenario Fattoruso del restorán Medio y Medio. Las entradas salen 600 pesos y está anunciado para las 22:30. 

El título Somos libres, que también aplica para el espectáculo, es una buena definición de la música de Buscaglia. En sus discos y en sus recitales, siempre se ha mostrado poco dispuesto a constreñir su música a un género. Hay en él algo de baladista, de candombero, de tropicalista, de funkyman y de rockero, en una combinación que, de alguna manera se afilia a una tradición uruguaya que ayudó a fundar su padre, Horacio Buscaglia (junto con Eduardo Mateo, entre otros) en la década de 1960.

Aunque a veces se apoya en la mayor amplitud que le da su formación de compañía, Los Bochamakers, en el formato más solista posible (su guitarra, algo de percusión, quizás algún chiche convertido en instrumento), Buscaglia gana con una desfachatez y una postura lúdica ante la música que le permite convertir un show íntimo en un momento de diversión.

Tiene repertorio de sobra porque tiene ya media docena de discos de estudio en 18 años de carrera. Empezó con Llévenle en 1997 (reeditado en 2011) y llega hasta El pimiento indomable, su disco a dúo con el español Kiko Veneno, una referencia clara en su música. A eso hay que sumar su trabajo con Cantacuentos, su proyecto para niños que realiza junto a su madre Nancy Guguich y que mantiene, de alguna manera, el legado de su Canciones para no dormir la siesta.

Debería haber coincidencia, más allá de gustos personales, en que su mejor disco es El evangelio según mi jardinero, donde su fórmula parece haberse combinado en una potente colección de canciones. Allí están "Cerebro, orgasmo, envidia y Sofía" (un funky bien contagioso), "Ante la duda todo", "Trivial Polonio" y "Vagabundo".

Algunas de ellas están en Somos libres y se podrán ver hoy en ese rincón del bosque de Portezuelo que desde hace 20 años aloja a un festival de música popular de los más interesantes de la región. Estarán en versión acústica, claro, aunque podrán acompañarse con palmas y coros de los espectadores. Buscaglia siempre consigue contagiar de su espíritu burlón.

No se puede parar la música

A esta edición número 19 del Festival Medio y Medio aún le quedan fechas. Este viernes y sábado se presenta el cantante de Café Tacvba, Ruben Albarrán, con su proyecto Hoppo!. Luego estarán Chango Spasiuk, Javier Malosetti, Gustavo Cordera, Lisandro Aristimuño, Jaime Roos, Liliana Herrero y Juan Falú y Edu Lombardo y Lea Bensasson.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados