MÚSICA

Trabajar las canciones desde otra perspectiva

Tape Sessions, otra alternativa para ver música en internet.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Julieta Rada y Nicolás Ibarburu fueron los que abrieron la grabación. Foto: F. Flores

Las ventajas que le ha dado internet al público son incontables, pero la posibilidad de generar, difundir y autogestionar material propio debe ser una de las más importantes, porque ha hecho que la escena artística mundial se vuelva mucho más fértil.

De hecho, en los últimos años comenzaron a surgir canales en YouTube pensados para difundir videos de artistas tocando en formatos originales, en algún escenario singular, con o sin público. Uno de los más famosos es el de Sofar, un movimiento de conciertos internacional que tiene parada en Montevideo; pero también están Musiquita en la cocina que convoca a artistas rioplatenses, y por supuesto Pardelion.

"Cuando nosotros empezamos nuestra única referencia era Pardelion", reconoce Matías De León, director de Malhablado Producciones que está detrás de un nuevo proyecto: Tape Sessions. El canal uruguayo se inauguró en febrero de 2015 en YouTube, ya se realizaron dos temporadas y en un par de meses —entre agosto y octubre— aparecerá la tercera, con presentaciones de artistas de distintos géneros en la comodidad de un living, donde también graban una entrevista.

"Esto empezó como un grupo de amigos que decidimos hacer videos de música y mezclar con el audiovisual, cosas que nos gustan. Al principio llamábamos a los que conocíamos, en la segunda temporada redoblamos apuesta y en la tercera definimos: queremos ser un canal al que la gente venga a ver músicos que tocan en un formato diferente", cuenta De León. Es probable que lo hagan: Julieta Rada, Spuntone-Mendaro, Emiliano y El Zurdo, Boomerang, Ana Prada, Chala Madre, Los Prolijos, Guanaco, Buenos Muchachos y más serán protagonistas del tercer ciclo de Tape Sessions, que un día de mayo abrió su rodaje a El País.

Desde adentro.

Un sábado de feria en Cordón, la sede de Tape Sessions se reconoce por un casete verde pegado en la entrada. Es mediodía, y la jornada arrancó temprano con Julieta Rada. Alejandro Spuntone y Guzmán Mendaro se están yendo y el equipo de trabajo, que ronda la quincena de personas, aprovecha para tomar un descanso. Toda la temporada se grabará ese fin de semana, y las jornadas se prevén largas en "la casa del abuelo", como llaman al lugar. No hay ningún misterio en eso: el recinto era del abuelo de De León, y estos veinteañeros se lo apropiaron. Es la sede de Malhablado y el lugar de donde salen todos los contenidos.

"El grupo directivo de esto somos cinco", cuenta De León, "pero siempre hay personas alrededor que incluso trabajan a la par nuestro". La mayoría estudió ingeniería audiovisual en la misma universidad.

Cuando llegan Emiliano y El Zurdo, todos se concentran a su alrededor sea para ofrecer café, para explicarles qué margen de movimiento tienen o cuál es la rutina de trabajo que tendrán. Hacen varias tomas de "Va cambiando la razón" en silencio absoluto, pero cuando pausan las cámaras todos ya están tarareando esa canción.

"Es un proyecto que hacemos con amor, lo que nos gustaría hacer y que alguien nos pagara por ello. Nosotros lo hacemos y se lo brindamos a todos, al público y al músico", explica De León, antes de volver a meterse en el trabajo.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)