EL ASTILLERO

Las canciones se multiplican

El proyecto de Diego Presa, Garo Arakelian y Franny Glass tiene disco y lo muestra.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Diego Presa, Garo Arakelian y Franny Glass. Foto: Difusión

Los tres tienen carreras solistas y un grupo al que atender (Garo Arakelian con La Trampa; Diego Presa con Buceo Invisible; Gonzalo Deniz, o sea Franny Glass, con Mersey) pero igual sumaron un nuevo proyecto. Presa, Deniz y Arakelian ahora atienden como El Astillero, un trío de solistas que tiene disco (Sesiones) y un show en La Trastienda el sábado a las 21:00 con entradas entre 400 y 600 pesos.

Sesiones (que en estos días edita Bizarro, y ya está disponible en Spotify) reúne cinco canciones de cada uno y tres covers, uno de Ernesto Tabárez, otro de Leonard Cohen y el tercero, tremendo recuerdo, "Memoria azul" de Yabor. El disco, que son ellos cantando solitos con sus guitarras, permite además confirmar el gran momento de tres cantautores excepcionales de tres generaciones diferentes. Tendría que ser uno de los discos del año.

Sobre el proyecto, sobre qué los unió, Arakelian, Deniz y Presa hablaron con El País.

—¿Cómo se les ocurrió El Astillero?

Diego Presa: Hay algunas cosas en común que van más allá de afinidades personales y tienen que ver con el oficio: los tres estamos solos frente a la canción. Y aunque somos de tres generaciones y movidas diferentes (aunque yo soy de una no movida), hay una mirada puesta en la composición y en la palabra que trazan algunas similitudes. Pero también es cierto que somos claramente diferenciables. En el momento en que los invité al concierto de la Zavala Muniz que fue lo que inició esto, internamente yo había descodificado todo eso.

—Y ustedes cuando se los planteó, ¿lo tenían decodificado?

Garo Arakelian: El tiempo de asimilación fueron dos cervezas pero desde el principio estaba bueno, era una de esas cosas que no te pasan a diario: que te llame alguien para un proyecto que sin conocer los detalles te resulte interesante.

Gonzalo Deniz: Tenemos cosas en común y las diferencias son lo que hacen esto más interesante. Tenemos maneras diferentes de escribir, cantar, tocar la guitarra y venimos de experiencias diferentes.

GA: Una de las razones por las que me motivó esto es que no es ese ejercicio —que ahora está de moda y con el que tengo una enemistad absoluta— de gente que se anda cruzando y son transgenéricos. Está muy bien romper las barreras de los prejuicios, pero ahora no eso de que todos somos amigos, y en cada recital vienen 40 invitados, gente que le parece una mierda lo que hace el otro y ahora los ves tocando juntos y dándose un abrazo. Ese es el mundo de otro. Nosotros tenemos diferencias pero no son las de la pertenencia a lugares que no habíamos franqueado antes. Lo nuestro es un lugar de cercanías.

—En Uruguay cada vez hay más cantautores, ¿a qué se debe?

DP: Lo que me sorprende más es el pozo de ausencia de muchos años sin cantautores que hubo a fines de los 90. La riqueza más grande de la música uruguaya está en sus autores y en un tipo solo con su guitarra. Pero cuando empecé a hacer música eso era un páramo.

GA: Esa ausencia es parte del legado de la dictadura. El cantautor uruguayo, fundamental en la canción popular uruguaya, estaba cargado de contenido social y político. Cuando termina la dictadura eso estaba destruido y la primera respuesta fue de guachos con banda. Lo que pasó a fines de los 90 es que se publicitó y se generó una opinión de que la música más representativa nuestra es la de bandas y quizás lo fuera.

GP: Y porque es más posible tocar con una guitarra ya que hay menos lugares para tocar con banda.

GD: Cuando empecé a tocar en vivo con mi banda, la figura del cantautor era alguien que tenía 20 años más que yo. No había referentes de mi edad, quizás Fernando Henry. Y había un montón de lugares para tocar con bandas lo que hoy es medio imposible. Antes si tenías un público de 15 personas podías tocar en cualquier lado, ahora no. Los bares que tienen lugar para batería son muy codiciados y van las bandas que llevan más gente. Solo con tu guitarra, sí, podés tocar en librerías o en otros lugares más chicos.

—Pero ahora, El Astillero es una banda...

GA: No lo llamaría banda. Tampoco es una agrupación acústica que hoy es un rótulo como si fuera una sustitución de lo que no podés expresar de otra manera. Es "fogonero", dicen, y es todo una mierda. Esto no tiene punto de contacto con eso. Somos un trío de solistas.

—¿Por qué esa referencia a Onetti en el nombre ?

GD: Se le ocurrió a Diego. Tuvimos claro que queríamos un nombre y empezamos a ver opciones y no fue fácil ya que somos tres solistas y las canciones ya eran conocidas. Y de todos estos nombres aparece alguno con referencia a Onetti y ahí llegamos a El Astillero. Además, estamos haciendo algo montevideano y tenía el tono que estaba buscando porque un astillero es un lugar donde se crean y se arreglan cosas que no sabés adónde van a terminar su viaje.

—¿Cómo trabajaron el tema de las guitarras? ¿Quién es el más guitarrero de ustedes?

GA: Los tres tocamos diferente y las tres formas de tocar funcionan porque existen las otras dos guitarras. No tenemos roles divididos y desde el comienzo fuimos por ahí.

GD: Fuimos encontrando el lugar de cada instrumento en cada canción y por el orden azaroso con el que fuimos armando el repertorio, a la décima canción ya no queríamos repetir recursos. Para mí tuvo un grado de dificultad porque no estoy muy acostumbrado a ser una guitarra acompañante si no que me acompaño con la guitarra. Fue el desafío más grande.

GA: La exigencia era desechar un camino que es rasgar y solo rasgar que es como se toca en Uruguay.

DP: El riesgo era la monotonía.

GA: Y la falta de belleza.

Si no puede ver el video, haga click aquí

Gente que trabaja en varios asuntos

El Astillero no ha frenado los proyectos de cada uno. Presa sacó una canción solista ("En el barrial") adelanto de su nuevo disco solo, y con Buceo Invisible después de presentarse en la Zavala Muniz preparan un Solís para el año que viene. Arakelian está en ensayos para el regreso de La Trampa con dos Teatro de Verano y dos canciones nuevas, además de su proyecto solista. Deniz tiene disco solista para el año que viene y está trabajando en un nuevo disco con Mersey, su banda.

PARA CONOCERLOS EN DETALLE

Planes - Franny Glass / 2014

Es el cuarto disco de Franny Glass, el alter ego “salingeriano” de Gonzalo Deniz y la confirmación de que esa carrera discográfica que empezó en 2008 va en constante ascenso. Producido por Guillermo Berta, es una buena colección de canciones pop con letras que saben ser íntimas y también divertidas (“En Libertad y Obligado”, qué linda canción) en un registro que le permitió a Franny Glass una carrera continental.

Trece canciones - Diego Presa / 2014

Es el segundo disco solista del cantante del colectivo artístico Buceo Invisible, y está conformado por las canciones que se adelantan en el título. Producido por Alejandro Ferradás, refleja el espíritu cancionero del compositor, prácticamente acústico y atravesado por el amor y la figura del fuego. Hay cierto parecido a Gastón “Dino” Ciarlo y a Eduardo Darnauchans en este trabajo bien logrado.

Un mundo sin... Garo Arakelian / 2012

...Gloria es hasta ahora el único disco solista del compositor central de La Trampa, una banda que ahora prepara su regreso. En Un mundo sin gloria, Garo Arakelian toma su inspiración de historias uruguayas reales (el asesinato de una mujer, las últimas horas de Delmira Agustini) y defiende esas composiciones a guitarra y voz. La producción es de Ernesto Tabárez y de Eté y los Problems.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados