MARIANA LUCÍA

"Las canciones de este disco son cortitas y al pie"

La cantautora y docente nacida en Brasil editó Mi corazón bombón, su cuarto trabajo discográfico (y tercero de material propio), en el que saca a relucir su costado más crudo y filoso desde la música y las letras. El viernes a las 21:00 presenta con banda e invitados su flamante álbum en la Sala Zitarrosa; quedan entradas en Tickantel y boleterías a 350 pesos.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
"Este es un disco que habla de un momento", dice. Foto: Fernando Ponzetto

—¿Cómo llegás a la presentación de Mi corazón bombón?

—Pasamos bomba, además va a estar el pianista argentino Ariel Miglioreli, que grabó en el disco. Entonces lo que está bueno del show es que va a ser exacto. Exacto no, porque nos colgamos y divagamos, pero va a ser un show divino. Y voy a tener un momento a solas con Martín Buscaglia y Florencia Núñez, y yo con la guitarra.

—¿Cómo estás con la salida del disco, que ya está en la calle?

—Está divino. Viste que no se venden discos, se vende más que nada en los toques, pero estuvo bueno que hubo un sistema de preventa de entradas para el show que incluía el disco. Porque el disco hoy es un objeto de culto, para colgados. Tuve lindas devoluciones, por ahí la gente más fan del primer disco quedó como: extraño escuchar tu voz más sola, o que haya más música. Porque las canciones de este disco son más cortitas y al pie.

—¿Y eso a vos te gustó?

—Me gustó. Cuando uno elige un productor, que en mi caso fue Diego Drexler y fue más que la vida nos fue invitando a trabajar juntos, te vas dejando imprimir por lo que cada uno trae. Diego es un tipo con mucha creatividad, y te baja a tierra.

—Y vos sos más volada.

—Claro, "diluida en el éter" es mi nueva expresión (se ríe). Pero estoy mejorando, lo que me está llevando a algunos cambios de carácter que supongo son transitorios, y se reflejan también en el disco. Cuando empezás a hacer cosas, a querer conquistar algunos espacios, o a desarrollarte profesionalmente en este medio, te pasan cosas. En los discos anteriores mi vida era diferente, y yo demoré bastante para hacer este disco.

—De hecho, varios de los temas del disco ya son conocidos en tu repertorio.

—Claro, porque yo ya los venía tocando, y hay dos que son de discos anteriores. Mi corazón bombón es un disco que habla de un momento.

—Quizás el sonido puro de este disco, que parece grabado con toda la banda a la vez, tiene que ver con ese entrenamiento que traían.

—Totalmente, llegaron reincorporados. Fue un método en sí mismo que nunca me lo planteé, pero me doy cuenta que funciona superbien.

—Es un disco, además, que tiene como cierto ángel en común pero personalidades distintas en cada tema. ¿Fue difícil armar el orden?

—En ese sentido delegué en Diego (Drexler), fue divino. Yo, cuando estoy componiendo, quedo remetida; soy intensa, pasional. Incluso me cansa, sin hacerme la pilladita, diría en el liceo. Pero cansa un poco cuando estás ahí. No es solo "Ah, qué lindo componer". Entonces, está bueno cuando hay con quien compartir esas cosas.

—¿Te cansa por las emociones de las canciones o por cómo sos trabajando?

—Capaz soy un poco exagerada hablando (se ríe). Es como un empalague, como que llego a un nivel de saturación de eso y después me cuesta seguir. Pero también me doy cuenta que hay que seguir trabajando en cómo sostener la atención en eso.

—En vivo me sorprendió tu histrionismo, tu energía. ¿Es algo que fuiste desarrollando o que lo tuviste siempre?

—Eso siempre tuve. Lo que fui desarrollando fue la especificidad en lo musical. Esa cosa de juego en la escena, bailar, actuar, viene desde niña. Fui desarrollando cómo llevar eso hacia la música. Creo que podría haber sido bailarina, actriz: me tocó la música.

—Tenés tiempos raros para tocar en Montevideo, no lo hacés muy seguido.

—Hay productores que dicen que en Uruguay la estrategia es tocar poco en un buen lugar. Diego me empezó a arengar un poco más para tocar, él es más tocador, le gusta y toca un montón. Este año, igual, voy a estar tocando más: tengo un disco que compartir.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)