MÚSICA

Canciones que se saben defender

Las entradas se agotaron un par de días antes del show y en la nochecita de viernes era imposible moverse por las inmediaciones del Teatro de Verano, o encontrar un lugar donde estacionar.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Larbonais y Carrero

Eduardo Larbanois, Mario Carrero y Pepe Guerra iban a compartir escenario en un momento histórico para el canto popular nacional y miles quisieron ser parte de eso.

Es que a pesar de que tengan décadas de trayectoria, encontrarlos en un escenario mayor de Montevideo sigue siendo una cuestión esporádica, de una vez por año con suerte. Y eso por separado; este improvisado trío aumentaba las expectativa y el entusiasmo.

Han construido una parte grande del cancionero uruguayo tradicional y es imposible no ceder ante eso. De hecho, más allá de la importancia de los tres, las que se impusieron el viernes fueron las canciones, en un clima por momentos de mutltidinario asado familiar, y por otros de misa de domingo.

El primer bloque fue el más solemne, y el trío aprovechó para rendirle homenaje a Ruben Lena, responsable (según dijeron) de que este show se haya celebrado. Para él fueron "Pobre Joaquín", de una tristeza infinita, y "Sembrador".

Los tres se entendieron, más allá de algún error propio de estas nuevas y menos ensayadas versiones, y funcionaron como un ensamble en el que cada pieza tuvo un rol específico.

Carrero, con una energía sorprendente, fue la voz principal; Larbanois el hombre de la guitarra, no en vano es uno de los mejores instrumentistas del país. Y Guerra dio cátedra de buen decir, aunque tuvo un par de momentos de destaque.

De hecho, se llevó las mayores ovaciones. La primera la ganó con una impresionante versión de "Orejano", solo con su guitarra; la segunda con "Milonga del fusilado", que llevó adelante con intensidad.

El segundo bloque fue explosivo, porque se agruparon las canciones más bailables y las más populares. "Gallo azul", "Zumba que zumba" y "Martín Aranda" enloquecieron al público; aunque la mayoría los había visto varias veces por separado, esta nueva combinación los dejó más que conformes.

Y también se agruparon algunos momentos de mucha emotividad: "Nuestro camino" y una versión casi rockera de "Rumbo", himno de Los Olimareños, y un final vibrante y predecible con un combo potente: "Ocho letras" y "A Don José".

Fue uno de los shows del año, con tres músicos que estuvieron a su altura y con un despliegue de luces y efectos que le dio cierta atmósfera rock a todo el recital. Larbanois, Carrero y Guerra se encontraron pero le permitieron a sus canciones encontrarse, canciones que están metidas en el espíritu de varias generaciones y que fueron defendidas como merecen.

Larbanois & Carrero y Pepe Guerra ****

Fecha: 23 de octubre. Lugar: Teatro de Verano. Músicos: Federico Righi (bajo), Jorge Trasante (batería y percusión), Gustavo Montemurro (teclados y acordeón). Banda invitada: Copla Alta.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)