MÚSICA

Canciones conocidas que tienen nueva vida

Sobre la presentación de Julieta Venegas en el Teatro Verano, el sábado pasado.

Julieta Venegas en el Teatro de Verano. Foto: M. Bonjour
Julieta Venegas en el Teatro de Verano. Foto: M. Bonjour
Julieta Venegas en el Teatro de Verano. Foto: M. Bonjour
Julieta Venegas en el Teatro de Verano. Foto: M. Bonjour
Julieta Venegas en el Teatro de Verano. Foto: M. Bonjour
Julieta Venegas en el Teatro de Verano. Foto: M. Bonjour
Julieta Venegas en el Teatro de Verano. Foto: M. Bonjour
Julieta Venegas en el Teatro de Verano. Foto: M. Bonjour

Con casi dos décadas de carrera solista sólida y bien trabajada, Julieta Venegas ya ha demostrado que es de las mejores artistas que hay hoy en América Latina porque además es bien completa: compone, canta, toca instrumentos y todo lo hace muy bien. Pero lo que demuestra con sus discos, alguno mejor que otro pero todos muy parejos (el último, Algo sucede, es buenísimo), se ve muy potenciado a la hora de la actuación en vivo. El escenario es su territorio y si está cómoda, si todo suena bien y el público le devuelve un trato afectuoso, da una presentación de primer nivel.

Fue lo que logró el sábado pasado en el Teatro de Verano, por donde pasó a cerrar la gira Algo sucede Tour en el que su más reciente trabajo discográfico es el protagonista. Las canciones de Algo sucede atravesaron el repertorio que desarrolló en Montevideo (el mismo de toda la gira salvo ligeras variantes) aunque aparecieron más que nada en la primera mitad del show. Esto dejó un segundo bloque con mayor carga de éxitos que fue haciendo crecer la energía hasta un gran y colorido final que, salvo excepciones puntuales (un grupito de mujeres que no paró de bailar ni de hacer palmas, incluso con la tristísima "Una respuesta"), logró finalmente levantar al público de sus asientos.

Igualmente, todo el concierto tuvo un nivel muy parejo y eso contando desde la apertura, que estuvo a cargo de la rochense Florencia Núñez. Sola con su guitarra la cantautora, que tiene una evidente influencia de Venegas en su estilo pero compensa con unas letras muy originales y personales, conquistó a un público que le prestó sorprendente atención (no es algo que suela pasar con los teloneros) y entusiastas aplausos. Núñez hizo algún tema de Mesopotamia, su primer disco, pero más que nada adelantó lo que vendrá en el próximo año que, por lo escuchado, promete.

De vuelta a Venegas, en vivo tiene dos condiciones que le dan un gran impulso. Por un lado, se toma el trabajo de vestir con otras ropas a sus canciones antiguas (las de Algo sucede por ser nuevas, todavía respetan su forma), sobre todo a las más conocidas, y les inyecta nueva vida para dejar una sensación más que refrescante. "Ilusión" se transforma en una canción andina y abandona todo el costado brasileño que Marisa Monte le aportó a partir del Unplugged, o "Lento" se reinventa como balada al piano para después mutar a un pop explosivo.

Si no puede ver el video, haga click aquí.

Por otro lado, además de repartirse entre el teclado, la guitarra y el acordeón, lo que siempre es un toque bien interesante y entretenido, la mexicana aprovecha los conciertos para mostrar lo buena y versátil cantante que es. En estudio no muestra tantos matices y eso puede acarrear cierta monotonía, pero en vivo cambia completamente: juega libremente con sus graves y agudos para darle algo diferente a quienes la vienen siguiendo, ese público que es, aunque suena a lugar común, particularmente heterogéneo.

Su protagonismo, además, se vio acompañado de una buena banda enérgica y versátil también, en la que resalta Matías Saavedra, quien además de bailar permanentemente es clave para ese desarrollo sonoro tan contemporáneo como popular.

El show se respaldó permanentemente en las visuales y en una bonita puesta de luces, que tuvo su mejor momento con "Amores perros", esa vieja canción que Venegas rescató del baúl y para la que se generó una atmósfera de humo y luces rojas, bien cinematográfica e intensa.

Para tan buen despliegue, fue una pena que las intervenciones de los invitados no dieran buenos resultados. Hugo Fattoruso estuvo con Albana Barrocas para una versión candombeada de "La casa de al lado" de Fernando Cabrera, y después apareció en dos ocasiones Agarrate Catalina para hacer coros.

Fue un buen agregado con buenas intenciones, pero las voces —la de Fattoruso y las de la murga— se perdieron entre el viento y el sonido de la banda, y no se escucharon con claridad en todos los puntos del Teatro de Verano.

Fue la única falla de una buena noche en la que Venegas volvió a demostrar su química con Montevideo (aunque el público estuvo esta vez un tanto frío), poniendo todas sus condiciones al servicio de sus propias canciones, de eterna vitalidad.

Julieta Venegas [****]

Gira: Algo Sucede Tour. Músicos: Matias Saavedra Fierro (teclados, sintetizadores, cuatro, coros), Sergio Silva (guitarra, teclados, coros), Freddy Cañedo (bajo), Edy Vega (batería y percusión), Juan Martín Medina (saxo, clarinete, flauta traversa, acordeón). Artistas invitados: Hugo Fattoruso y Albana Barrocas, Agarrate Catalina. Setlist: "Esperaba", "Te vi", "Original", "Ese camino", "Amores platónicos", "Limón y sal", "Buenas noches, desolación", "Se explicará", "Ilusión", "Una respuesta", "Amores perros (Me van a matar)", "Porvenir", "Todo está aquí", "Lento", "Los momentos", "La casa de al lado", "Tu calor", "Algo está cambiando", "Algún día", "Parte mía", "Eres para mí", "Despedida", "El presente", "De mi pueblo" (Eduardo Mateo), "Sin documentos" (Los Rodríguez), "Andar conmigo", "Me voy" (el orden no es seguro). Apertura: Florencia Núñez. Dónde: Teatro de Verano. Cuándo: Sábado 10 de diciembre.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados