MÚSICA

Canciones clásicas del post punk en la voz de un bajista inglés

Peter Hook vuelve a Montevideo para repasar la música de Joy Division y New Order, dos bandas a las que les puso un sello indeleble por su estilo para tocar el bajo.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Peter Hook. Foto: Al de Pérez

Peter Hook atiende la llamada de El País de mañana. La noche anterior tocó con su banda The Light en San Pablo, pero está disponible para notas desde temprano para hablar de su concierto en Montevideo este viernes de Montevideo Music Box. Es que, como dijo hace poco en una entrevista para un diario inglés, ya no está para los trotes de una banda de rock como cuando New Order estaba en su momento de mayor popularidad.

Ahora es un señor de 59 años que tiene a su hijo como integrante de la banda, nada menos que tocando el bajo, el instrumento por el cual él se hizo famoso y que le otorgó a las canciones de New Order uno de sus sellos de distinción.

“Mis giras son para tocar todo lo que he grabado: desde Joy Division a New Order”, dice Hook con la voz nítida y hablando en un inglés neutro y pausado, para que se le entienda lo mejor posible.

Pero aunque Hook ya no se dedique al costado salvaje del rock, sí tiene energía para dar batalla contra su antigua banda. Desde que dejó de formar parte de New Order en 2008, Hook sigue enfrascado en el conflicto principalmente con Bernard Sumner, cantante y guitarrista del grupo.

—Hace ya unos años que está tocando con The Light. ¿Cree que comparte seguidores con New Order?

—¡Espero que no! (ríe). No me gusta que ellos posen de New Order. No me gusta cómo se quedaron con el nombre, de una manera subrepticia. Por eso les hice una demanda, y pronto se viene el juicio en Inglaterra. Es una posición difícil para los fans. Es como en un divorcio. Los seguidores son como los niños, los que sufren.

—Ahora dejó de ser el bajista, al menos el principal, y es el cantante. ¿Cómo se siente con ese cambio?

—Me acostumbré. Al principio, era puro nervios, porque sentía que había muchas expectativas, sobre todo cuando cantaba las canciones de Joy Division, no tanto las de New Order, porque Ian (Curtis, el fallecido cantante de esa banda) era un cantante más singular que Bernard. Además, cantar y tocar esas canciones fue emocionalmente muy fuerte al principio.

—¿Y como es ser el segundo bajista en su propia banda?

—¡Es que no soy Sting, que puede cantar y tocar al mismo tiempo! (ríe). Por eso está mi hijo.

—Como dijo recién, está peleado con los otros integrantes de New Order. ¿Imagina que alguna vez pueda volver a tocar con ellos?

—¿Quién iba a decir que Donald Trump iba a llegar a presidente de Estados Unidos? (ríe). Nunca digas nunca. Pero lo cierto es que nuestro divorcio ya lleva diez años en proceso. Estamos muy mal, y estoy seguro que si les preguntás a ellos, te van a decir que nunca volverán a tocar conmigo. Pero ¿quién sabe? Dicen que el tiempo cura todas las heridas. ¡Por desgracia, no nos queda mucho tiempo! (ríe).

—Sería algo que muchos fans de New Order celebrarían, también en Sudamérica.

—Bueno, yo también lo celebraría. Y los fans en Sudamérica son lo mejor. Nunca me pude explicar por qué teníamos tanto público acá. La primera vez que fuimos a Sudamérica con New Order fue en 1985 y teníamos más público que en Inglaterra. Era una locura, no lo podíamos creer. Y eso se ha mantenido a lo largo de los años. Tanto ellos como yo seguimos teniendo un público fiel, algo que agradezco inmensamente.

El show

Peter Hook revisitará dos discos llamados igual, Substance, y ambos recopilatorios. Uno editado por Joy Division y el otro por New Order. En el caso de Joy Division,se trata de un trabajo junta todos los simples del grupo que no figuraron en otras grabaciones y sus respectivos lados B. El de New Order tiene el mismo criterio: todos los simples y lados B, además de remixes.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados