MALA TUYA

Un camino distinto y a puro ritmo

En una nueva etapa musical, la banda se presenta el viernes 15 de julio en La Trastienda.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Mala Tuya. Foto: Darwin Borrelli

Soledad Ramírez y Juan Francisco Saralegui terminan la entrevista y se disculpan por haber hablado tanto. En seguida se acuerdan, mientras se acerca alguno de sus compañeros de banda, de aquella vez que tuvieron que defender juntos un trabajo de facultad y aunque no sabían demasiado, le hablaron hasta el cansancio al profesor.

"Pero ahí ni existía la banda", dice entre risas Ramírez en el restaurant donde durante el día estuvieron recibiendo a fanáticos para charlar, tocar alguna canción en la guitarra acústica —desde Buitres a Fito Páez— y vender entradas para su próximo show. El viernes 15 de julio tocarán en La Trastienda a las 21.00 (entradas en Red UTS a 400 pesos) y prometen una noche de verano en invierno.

"José, que es uno de los que escucha rock, decía siempre: yo en La Trastienda quiero tocar. Pasaron casi cuatro años y lo vamos a hacer ahora", dice Saralegui sobre uno de los cantantes de Mala Tuya, este grupo que arrancó en 2012 llevando canciones a ritmo de pagode y que hoy tiene dos discos editados, Pase lo que pase y Lo que somos, varios escenarios recorridos, un público ganado y etapas ya cumplidas.

La primera, dice Ramírez, la cantante principal, fue la de la explosión. Mala Tuya llegó casi de casualidad a tocar en un boliche de Montevideo y su popularidad empezó a crecer rápidamente, hasta convertirse en un hit fresco que tomaba temas que ya eran populares en la radio y los transformaba en bailables pero con impronta brasileña, porque la mayoría de los músicos venía de Tacuarembó.

"Donde estás corazón", de Coti Sorokin pero cantada por Enrique Iglesias, y "Creo en ti" de Reik, fueron los primeros éxitos de aquel repertorio. "Fue lo novedoso, lo que explotó, la incertidumbre de no saber qué está pasando, el empuje de la moda y la inercia", repasa rápido Ramírez. En pocos meses, este grupo de amigos ya tenía una agenda llena de toques para los siguientes meses.

Si no puede ver el video, haga click aquí.

La segunda etapa fue la de experimentación. Después de conquistar boliches y festivales haciendo covers, la banda encaró el proceso de composición y editó un disco ecléctico, que está integrado en un 80 por ciento por temas de su autoría. "Fue un momento más introspectivo, de bajar todo a tierra, conocernos, escribir y probar", continúa Ramírez.

Lo que somos fue Disco de Oro y en el público generó "sorpresa". "La primera sorpresa fue que fueran temas nuestros, la segunda la cantidad de géneros distintos que había mechado. Creo que acaparamos un público nuevo y también hubo gente que extrañó el ritmo clásico y nos decía: ahora hacen otra cosa, ¿dónde quedó el pagode?", cuenta la cantante.

"El disco es eso: el reflejo de lo que somos, y de nosotros tratando de entender lo que somos", dice. Y aclara que ahora ya son otra cosa diferente.

"El segundo disco fue el punto de partida para enfocarnos más en lo musical, para estudiar. En La Trastienda también vamos a demostrar el trabajo que hemos hecho. Venimos trabajando para adentro y tenemos ansiedad parar mostrar", agrega Saralegui.

Etapas.

Esta tercera etapa que están transitando arrancó con la canción "Hoy", cover que les permitió ampliar horizontes musicales. En tiempos en los que la cumbia pop manda en los boliches, Mala Tuya, que siempre buscó hacer la diferencia (ver recuadro), apostó a ritmos como el son y la salsa. En esa línea lanzaron el mes pasado "Nada", con un videoclip original protagonizado por una niña, Cecilia "Moni" Milano, que es fanática de la banda.

Si no puede ver el video, haga click aquí.

"Está salado, los niños se mueren con Sole", dice Saralegui. "A veces me siento Violetta", menciona Ramírez entre risas, como al pasar.

También dice Saralegui, en referencia al trabajo audiovisual que parece ser una condición obligatoria para bandas de este estilo, que la tarea de desinhibirse frente a la cámara fue bastante compleja. "Nos costó pila a los hombres, parecíamos como asustados en los videos pero cuesta pila ponernos frente a una cámara y cantar, bailar. Fue algo que fuimos agarrando", explica.

El videoclip de "Nada" lo confirma rápidamente.

"Ahora estamos más extrovertidos, buscando salir para afuera de nuevo con ritmos nuevos", dice Ramírez retomando el tema de las etapas, que Mala Tuya tiene bien definido. En La Trastienda procurarán mostrar esa necesidad, y todo lo hecho desde que Lo que somos salió a la calle.

Amigos.

Ramírez se ríe cuando recuerda que cuando Mala Tuya se instaló en el medio, la pregunta recurrente era cómo había surgido el proyecto, y la respuesta siempre era la misma: "somos un grupo de amigos". "¡Y ahora todas las bandas son un grupo de amigos!", bromea.

Sin embargo, está claro que la amistad ha sido siempre un componente fundamental en este proceso ya que la banda no ha cambiado de integración y no pierde nunca la simpatía. Se la pasan bien, y ese es uno de los pocos requisitos.

"La amistad es el pilar. Fue lo que armó la banda y es un valor fundamental y muy importante a respetar", señala Ramírez, que era amiga de Saralegui y se integró a este grupo humano a través de él. Lo que vino después, a raíz de eso, es la historia conocida y contada.

"Capaz que es cierto que las demás bandas empiezan con grupos de amigos, pero cuando esto se vuelve un trabajo a lo mejor eso cambia", comenta la cantante. "Pero a nosotros lo que nos mantiene unidos es el amor por lo que hacemos y el amor por el grupo. Nuestro show es a base del vínculo, de una misma energía, y eso pasa o no pasa, no se puede buscar".

En ese sentido, Saralegui agrega: "nosotros preferimos ser amigos que compañeros de banda. Si pasa algo, que ha pasado, siempre nos empuja mucho más el tratar de arreglarlo. Porque además sabemos que entre todos los que somos se les puede encontrar solución a cualquier cosa, lo que sea".

El impacto de la cumbia pop y una banda que busca apartarse de lo que está sonando ahora

Mala Tuya es de la nueva generación de bandas de música tropical, aunque no hace cumbia y desde sus inicios se inclinó hacia la música brasileña en general, y al pagode en particular. Puede que comparta público y ciertas características con grupos como Vi-EM, Rombai o Márama (características generales como el respaldo de las redes sociales o el trabajo audiovisual), pero no es parte de la ola de cumbia pop.

Y no pretende serlo. "Nosotros queremos divertir y divertirnos, reírnos y bailar. El año pasado empezamos a investigar y consumir ritmos latinos, el son, la salsa, que te pegan para arriba. La idea es seguir por esa línea y bailar con algo que no sea cumbia, porque hay una saturación de propuestas del género", explica Saralegui. "Queremos tratar de traer algo distinto y que te haga bailar", señala respecto al proyecto de Mala Tuya.

De cualquier manera, la banda sigue con su costumbre de tocar solo en escenarios en los que entre la integración completa con cierta comodidad, porque buscan que el público se quede con un recuerdo bueno y claro de su presentación. "No por tocar vamos a ir en cualquier condición", señala el cantante, y su compañera agrega que "al principio cada show era una prueba, siempre teníamos que estar demostrando".

Saralegui y Ramírez, compositores del grupo, no creen que el boom de la cumbia pop haya afectado su trabajo, y admiten que si la agenda se alivianó es por algo más general. "Es un año muy especial en todos los rubros, está todo muy quieto y cada uno apretando lo suyo. Y si vos estás mal económicamente no contratás una banda, porque eso es un lujo", dice Ramírez.

De cualquier manera, Saralegui admite que "afectados nos sentimos todos" por el fenómeno que está ocurriendo en la región, sobre todo con grupos como Márama o Rombai pero también con Vi-EM y #TocoParaVos.

"Nos sentimos afectados en Uruguay, Argentina y Sudamérica en general, incluso. Obviamente que lo de la cumbia pop es una moda con una explosión enorme, porque en su momento nuestra explosión fue a nivel local, si bien tocamos en Argentina y Brasil. De todas formas, para la música uruguaya en general creo que afecta positivamente, porque la gente pone los ojos en Uruguay para ver qué está pasando ahí. Yo lo veo como positivo", afirma.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º