PERFIL

Camila Cabello, una imparable estrella pop que expande su éxito gracias al romance

La cantante de "Havana" lanzó "Romance", su segundo disco solista, y terminó de despegarse de su etapa con Fifth Harmony gracias a canciones personales que abordan las etapas de una relación

Camila Cabello en los AMAs 2018. Foto: AFP
Camila Cabello en los AMAs 2018. Foto: AFP

Camila Cabello está en un gran momento. A tres años de su salida de Fifth Harmony —el grupo de chicas que se formó luego del programa The X Factor y que cosechó los éxitos “Work From Home” y “Worth It”—, el futuro de la cantante de 22 años parece ser bastante prometedor. En 2019 lanzó Romance (su segundo disco solista), llevó a “Señorita” (su dúo con Shawn Mendes) al número uno de Estados Unidos, ganó dos Grammy Latino por su colaboración con Alejandro Sanz (la balada “Mi persona favorita”), grabó con Ed Sheeran el tema “South of the Border”, y se anunció que encarnará a Cenicienta en la versión actualizada del clásico de Disney.

Romance, el sucesor de Camila (su debut de 2018), llega luego del enorme éxito de “Havana”, la canción de 2017 que terminó de confirmar que Cabello era mucho más que una pieza del engranaje pop -construido sobre coreografías y armonías vocales- que representaba a su girl group. “Havana, ooh na-na / Half of my heart is in Havana, ooh na-na”, cantaba la joven nacida en Cuba en 1997, sobre una base salsera. Con uno de los estribillos más pegadizos de los últimos años, la canción sonó en todos lados durante 2017: supermercados, radios de pop, rock y cumbia; parlantes de autos y pistas de baile. Hasta encabezó la clásica playlist de verano de Barack Obama.

Pero si a ese éxito abrumador le sumamos la buena recepción que tuvo su debut —la revista Rolling Stone eligió a Camila como el tercer mejor disco de ese año—, la presión para su sucesor parecía ser abrumadora. Sin embargo, parece que eso no contaminó el proceso creativo de Romance. “Mi personalidad es bastante extrema, así que tengo miedo de todo o de nada. Algunos días, tenía miedo”, le dijo Cabello a Rolling Stone. “Pero no era por la presión (del éxito), sino porque llegaba al estudio y tenía que ser vulnerable frente a gente que acababa de conocer”.

Y al escuchar las 13 canciones de su nuevo trabajo, uno entiende a qué se debían estas reservas. Es que Romance es un álbum más personal: fue concebido para mostrar todas las sensaciones que implican un romance. “Es un museo de amores y las historias que han dejado atrás”, definió la cantante en el librillo interno del CD.

Así, Cabello va paseando por las sensaciones, a veces agridulces, que definen a un enamoramiento. “Shameless”, que abre el álbum, presenta la obsesión que trae el deseo. “Mis emociones están desnudas y me están volviendo loca”, canta Cabello sobre una base de pop-rock. “Te necesito más de lo que quiero”, dice, mientras llega a un grito casi desesperado. Pero también hay espacio para un deseo vengativo en “Cry For Me”, donde le desea lo peor a una expareja que la superó antes de lo que, ella cree, debería: “Cuando te dije que esperaba que seas feliz, no lo decía en serio / Nunca pensé que ibas a ser tan bueno para seguir adelante”. Sobre arreglos de pop ochentero, insiste con una voz que esconde impotencia: “Llorá por mí / ¿Por qué no llorás por mí?”.

Acompañándose de grandes de la industria discográfica como Frank Dukes, Benny Blanco, Amy Wadge y Finneas O’Connell —el hermano de Billie Eilish y productor de When We All Fall Asleep, Where Do We Go?, su celebrado debut—, la voz de Cabello se pasea por varios estilos musicales, pero siempre con la idea de lucir su potencia. Por ejemplo, en el doo-wop “This Love” llega al terreno más dulce mientras, irónicamente, le canta a una relación que nunca va a funcionar. “Sal de mis venas”, pide con un tono desesperanzador. Esta frase recuerda a “Never Be the Same”, la canción que abría Camila, donde la cantante hablaba sobre un vínculo tan tóxico que se podía comparar con la nicotina, la morfina y hasta la heroína.

Además del desamor, hay espacio para el romance idealizado en “Used to This”. “Admiraba desde la distancia los callos de tus dedos / Ahora están en mi mejilla”, canta. Por allí va “Señorita”, el hit del disco. Junto a Shawn Mendes —con quien ya había colaborado en 2015 para la canción “I Know What You Did Last Summer”— logran un dúo que desborda sensualidad y emocionó a los fanáticos de ambos. “Dijimos que solo éramos amigos, pero los amigos no saben a qué sabes”, cantaba Cabello, mientras las redes sociales se llenaban de sospechas de que ambos estaban saliendo. Cuando finalmente lo confirmaron, fueron tendencia. Todo esto impulsó a que el videoclip se transformara en el quinto más visto de YouTube en 2019.

Con su nuevo disco bajo el brazo, la cantante anunció que comenzará una gira mundial que la tendrá ocupada durante todo el año. Llevando las canciones de Romance a tres continentes, todo parece indicar que el fenómeno Camila Cabello tiene cuerda para rato.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)