balance 2017

Un cambio que se está sintiendo

Más diversos que nunca, los Grammy reflejan el movimiento del mercado

Jay Z
Jay Z. Foto: Difusión

Las nominaciones a los Grammy que se dieron a conocer a fines de noviembre, de cara a una ceremonia que se realizará el 28 de enero en Las Vegas, cristalizaron una realidad que se venía percibiendo en un año de mucho movimiento en el mercado musical global: a fuerza de canciones, los artistas se han ganado su lugar sin importar sexo o color de piel.

Hace rato que es así, pero 2017 se cierra con un dato nada menor, reflejo de las barreras vencidas: por primera vez en la historia de los Grammy, que van por su 60° edición, no hay hombres blancos nominados a mejor disco del año.

El británico Ed Sheeran con su buen ÷ (Divide) se perfilaba como gran favorito, pero quedó desplazado por cuatro hombres negros —Childish Gambino, Jay Z, Kendrick Lamar y Bruno Mars— y una mujer, Lorde. Estos cuatro hombres, además, aspiran a ganar el premio a mejor grabación del año, y en esa competencia se meten también dos latinos, Luis Fonsi y Daddy Yankee con su “Despacito”. Jay Z, además, es favorito con ocho nominaciones y su disco 4:44, seguido por Kendrick Lamar y su DAMN con siete. Entre ellos estará seguramente el gran consagrado.

Esta realidad que se abre a la diversidad, y que debe ser celebrada tanto por artistas como por el público, tiene un plus tratándose de los Grammy, que en los últimos años ya habían lidiado con la polémica por haber reconocido a discos de blancos sobre trabajos mejores que eran de negros: este año, por ejemplo, el disco del año fue el 25 de Adele sobre el excelente Lemonade de Beyoncé; en 2016, 1989 de Taylor Swift se impuso a To Pimp a Butterfly de Kendrick Lamar (que ahora va por su revancha y es un candidato fuerte); en 2015, Morning Phase de Beck también venció a Beyoncé con su disco homónimo; y en 2013, el Babel de Mumford & Sons derrotó al Channel Orange de Frank Ocean.

Kendrick Lamar
"HUMBLE"  de Kendrick Lamar

De la mano con esto, los premios MTV abandonaron la diferencia por sexo en sus categorías, y se dejó de separar a mujeres y hombres para pasar a agruparlos a todos en ternas únicas, definidas únicamente por el talento.

Y está claro que estos cambios, en un mundo fragmentado que sigue lidiando con la discriminación y peleando por la igualdad de género, es más que bienvenido.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)