tango

Una cálida mujer que custodia un legado único

Laura Escalada Piazzolla, viuda del eximio compositor argentino, visitó Montevideo para difundir al Quinteto Piazzolla

Laura Escalada Piazzolla
Laura Escalada Piazzolla. Foto: Ariel Colmegna

El quinteto oficial de la Fundación Piazzolla se presentará en el Teatro Solís el martes 10, y la directora de la fundación, Laura Escalada Piazzolla, viuda del gran compositor argentino, pasó por Montevideo para darle difusión al concierto. “Yo soy hija de uruguayos. Y Piazzolla amó Uruguay, y trabajó mucho con el uruguayo Horacio Ferrer, con el que hicieron temas maravillosos. Acá lo han querido mucho a Astor, mucho más que en Buenos Aires. Tal es así que habiendo nacido en Mar del Plata, eligió Punta del Este para veranear. Decía que le hacía acordar a su viejo Mar del Plata”, contó a El País la viuda del músico.

Ella asegura que ninguna agrupación ejecuta con tanta fidelidad la obra de Piazzolla como el quinteto que está presentando, que estará integrado por Lautaro Greco en bandoneón, Sebastián Prusak en violín, Sergio Rivas en contrabajo, Cristian Zárate al piano y Germán Martínez en guitarra, bajo dirección musical de Julián Vat. Y como invitado especial estará Hugo Fattoruso. Las entradas están en Tickantel, a $ 1500, $ 1350, $ 1150, $ 950, $ 750 y $ 500.

“Hay un Piazzolla muy poco conocido, porque se conoce la cuarta parte de su obra: la otra parte todavía estamos en litigio. Pero ese tema no lo quiero tocar, porque es muy especial”, afirma Escalada Piazzolla. De hecho, se estima en 3500 obras el legado del notable músico argentino, muchas de las cuales aguardan difusión. De hecho, desde la fundación preparan discos que irán difundiendo las obras menos conocidas de él.

“Los derechos de autor es un tema que no quiero tocar porque es muy complicado”, agrega la directora de la fundación, admitiendo que la demanda de la obra crece en todo el mundo. “Hoy Piazzolla es estimado como uno de los genios musicales más grandes del siglo XX, que es argentino y Argentina no aprecia”, afirma tajante.

Sobre la cantidad de homenajes a Piazzolla que hoy se multiplican, ella explica: “Los homenajes me hubiera gustado que se los hicieran en vida, porque le habrían hecho sentir un amor, que no sintió en su propio país. Es más, una vez quiso hacer una Suite a Mar del Plata, se la quisieron pagar, no la quisieron, y por eso los uruguayos tienen la Suite Punta del Este”.

Piazzolla y Laura Escalada empezaron una vida juntos hacia mediados de los años 70, matrimonio que continuó hasta la muerte del compositor, en 1992. Sus recuerdos del creador de Adiós Nonino son miles, y ella los relata con emoción y cariño. “A Piazzolla le encantaba hacer berenjenas en escabeche, nadie las hacía como él. Era una receta secreta absoluta. Y también cuando había mucha pesca, hacíamos tarros enormes de pescado en escabeche. Siempre pensábamos que nos iban a durar tres meses, y en menos de un mes no nos quedaba nada. En la cocina Astor distendía su cerebro, e inventaba todo el tiempo, cambiaba todo. Eso sí, yo me iba porque la cocina quedaba hecha un desastre”.

Su viuda también evoca el amor por los animales que el músico tuvo. Los animales para él eran imprescindibles en su vida. Siempre tuvimos perros, gato, toda clase de bichos. Y además los curaba. En Punta del Este teníamos una casa que tenía una galería y a veces los pájaros no se daban cuenta y se pegaban contra los vidrios. Y él los agarraba, los curaba, hasta que salían volando. Y luego pusimos algo en los vidrios para que los pájaros no chocaran más”.

Consultada sobre su relación con Amelita Baltar (con quien Piazzolla tuvo una relación sentimental), Escalada Piazzolla sostiene: “Yo no la conozco casi. Ella tampoco quiso conocerme. Es un problema de ella, no mío”.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º