RECUERDO

"Cachila" Silva y el candombe: "Mi padre no me dejó plata, me dejó herencia de sangre"

Así hablaba de los tambores y la familia Waldemar Silva, un ícono del candombe que falleció este fin de semana a los 73 años

Waldemar "Cachila" Silva murió ayer a los 73 años, por complicaciones derivadas del coronavirus. Referencia del candombe, su historia está ligada a la de la mítica comparsa Morenada y luego a la de Cuareim 1080, que fundó y con la que renovó una tradición familiar.

En 2018, Silva conversó con El País para el especial Candomberos, que abordó a algunas de las familias claves en el desarrollo de esta expresión.

Allí, Cachila contaba que "mi casa era una casa de comparsa", y repasaba que su padre Juan Ángel Silva había llegado al conventillo Mediomundo en 1943, y desde ahí siempre se había respirado entre los tambores. Su progenitor y su tío fundaron Morenada y antes de abrirse camino aparte y hacer C1080, Cachila fue una pieza de peso en Morenada.

Waldemar "Cachila" Silva. Foto: Captura de El País
Waldemar "Cachila" Silva. Foto: Captura de El País

Luego, contaba a El País, "fuimos incorporando algo en el toque del tambor. La llamada ya no ea la de Morenada, ya era un poquito más adelante", y ese fue el origen de C1080, que colaboró con Bajofondo para el último disco del colectivo, Aura, y hoy ese tema —"Solari Yacumenza"— está nominado a los premios Grammy internacionales.

Sobre el candombe, Silva decía que "es la herencia que dejó mi padre. No me dejó plata, me dejó una herencia de sangre. Yo creo que hasta el día en que me muera voy a estar tratando de empujar siempre a mis hijos para que esto nunca lo dejen. Yo no creo que lo dejen, porque ellos tambien lo aman el candombe. Lo tienen en la sangre desde chicos".

La historia de Cachila fue contada en el documental Cachila, dirigido por Sebastián Bednarik, producido por Andrés Varela, y estrenado en 2008. 

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados