Entrevista

Ca7riel, la cara del nuevo trap porteño: "Tengo mi lado de querer romper todo"

El músico y productor charló con El País antes del show en Montevideo, este viernes en BJ Sala

Ca7riel. Foto: Difusión
Ca7riel. Foto: MALAPALAVRA / Gonzalo Santagata Sharry

Catriel Guerreiro, o sea Ca7riel, es cantante, compositor, productor, guitarrista, fan del metal, y es además una de las figuras más interesantes del trap porteño. Antes de estar en el Lollapalooza Argentina, este viernes llega a BJ Sala y desde 23.30 comparte la fiesta Super SUB con el local Arquero (hay entradas anticipadas en Redtickets). Y por eso charló vía telefónica con El País.

—¿Encontraste en el rap el espacio para decir lo que querías decir, o más bien cómo lo querías decir?

—Sí, totalmente. Como es mi proyecto, puedo decir lo que yo quiera y nadie me puede decir nada. Eso es muy bonito. Y puedo sonar como yo quiero. A mí me gusta el trap, la basura, los años oscuros, el metal, y puedo juntar todo en lo mío. Es como tu propio guiso; si alguien te hace un guiso, capaz no te gusta tanto como el que hacés vos. Es artesanal.

—Pero da la sensación de que esta es la forma que encontrás hoy, y que no necesariamente va a definir el resto de tu vida artística, digamos.

—No, ni en pedo. Todos cambiamos. Yo me aburro mucho de todo, muy rápido, y más si eso tiene que ver conmigo, sea en la estética visual o sonora, o en lo que digo. En mi primer disco estaba medio triste, en el segundo estaba como muy enojado, y ahora estoy contento.

—Entre tu primer disco, CVE7E, y las dos mitades que lanzaste el año, POVRE y LIVRE —e incluso entre estos dos—, hay varias diferencias en tu forma de cantar, en cómo está presentada la voz. Me llamó la atención porque variaste mucho en eso, en poco tiempo. ¿Por qué?

—Medio que se da sobre la marcha. Igual en POVRE sí, estuvo todo decidido. POVRE es como Mirko, el hijo de Marley, porque yo pude elegirle la cara, los labios, cómo sonar. Fue una estrategia, porque yo no era tan trapero, pero necesitaba sacar un disco así. En cambio CVE7E y LIVRE son reales, salen de mi alma. Pero la diferencia entre esos dos, el primero y el último, es que yo crecí un montón, tengo muchos más escenarios y pude descubrir mi voz. POVRE es meta autotune y cosas de trapero.

"Mi disco 'POVRE' es como Mirko, el hijo de Marley, porque yo pude elegirle la cara, los labios, cómo sonar"

CA7RIELMúsico

—¿Y estás bien con que ese disco, el menos real, sea el que te haya posicionado en el mercado?

—Y sí. Yo lo quiero a mi hijito. Sabía que iba a nacer así, antes de que nazca yo lo amaba, y ahora que es un nene grande, lo re amo.

—Que tu ascenso se haya dado tan rápido, sobre todo en el último año, ¿te ayuda a no aburrirte?

—Recontra ayuda a que no me aburra, porque conozco a más gente, tengo más movida, y es como vivir de viaje. Mi vida tendría que ser la de un viajero, con pocos objetos, conociendo muchos lugares y aprendiendo. Ahora, en la ciudad, estoy obligado a transformarme todo el tiempo, a activar, porque sino me aburro. Yo vivo en La Boca, que está lejos de la ciudad, de donde pasan las cosas. Acá estoy esquivando cuchillazos, y no paro de laburar: estoy produciendo a Wos y no paro de hacer música.

—¿Estar en La Boca te permite tomar cierta distancia del boom del trap argentino y su movida?

—Yo ahora no tengo internet, no tengo gas, en mi casa es todo muy barato pero no me puedo ir a algo más céntrico. La vivo de afuera pero no tanto; ahora, el día que tenga dinero, me voy a una casa que tenga pasto, y ahí la voy a vivir de afuera, para venir a la ciudad a romper todo. Porque tengo mi lado de querer romper todo, si no no haría esto que hago.

Ca7riel y Paco Amoroso. Foto: Difusión
Ca7riel y Paco Amoroso, que lo acompaña en sus shows. Foto: Difusión

—En tus últimas producciones hay puntos de contacto con Ilya Kuryaki. ¿Es una referencia, o es algo a lo que llegás naturalmente por los elementos que querés combinar?

—Escuché mucho un solo disco de IKV, el que tiene “Adelante” (Chances), y me cambió un poco el panorama de todo, porque lo encontré a Dante (Spinetta), guitarrista, y no podía creer los temas: eran raperos haciendo funky futurista para vender, para mover el culo, y eso me cambió la jugada. Ahí me di cuenta que podés estar con la “corpo”. Yo soy antisistema, pero al final estás tan adentro que consumís.

—Pero cuando ganás exposición, sumás millones de reproducciones y te convocan al Lollapalooza, por ejemplo, es difícil ser antisistema.

—Olvidate, yo tengo que transar con todos, y es más jodido porque no estoy con ninguna discográfica ni nada. Entonces sos “de la plebe”. Pero mi equipo me ha bancado tanto, que esa energía llegó a la gente que tiene empresas, y tener el aval de gente tan poderosa, es un mimo del capitalismo hacia nosotros. Pero eso llegó recién ahora.

—Hay una cara del trap porteño que me hace pensar en una nueva cumbia villera, en el lenguaje de una generación, de un contexto determinado, y con un nuevo código.

—Totalmente. El trap es algo generacional, de 2015 para acá, y va a morir en algún momento. Y realmente tiene que ver con la cumbia villera porque hay mucha banalidad, hay mucho de mostrar; es medio marginal, pero los chetos y los pobres escuchan trap. Pero al ser tan mundial, se insertó en todas las culturas e idiomas.

"El trap es algo generacional, de 2015 para acá, y va a morir en algún momento"

CA7RIELMúsico

—En el tema “Level Up”, decís: “lo único que me importa a mí es seguir haciendo rap real”. ¿Todavía es así?

—(Piensa) Lo único que me importa es ser real, ya no solo el rap real porque ahora tengo otros medios para canalizar lo que quiero decir. En ese momento estaba muy triste, hice un tema para estar contento y salió “Level Up”, que para mí es el rap de Bart Simpson. Es una careteada, pero dice muchas cosas reales. Ahora tengo que transar un poquito más con la “corpo”, y el rap real no vende: la “corpo” todavía no sabe venderlo.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)