UN PIANISTA DE ESTRENO

En la búsqueda permanente de la originalidad

Herman Klang toca mañana, a las 21.00, en la Sala Hugo Balzo.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Herman Klang, músico y actor. Foto: Darwin Borrelli

A Herman Klang se le hace difícil contabilizar el tiempo que estuvo trabajando en Sálvense ustedes, el disco que mañana presenta en la Sala Hugo Balzo del Auditorio del Sodre, con Los Onomatopeyos.

Dice que empezó en 2013 y terminó en 2015, porque en el medio tuvo muchos trabajos que lo llevaron a apartarse de la elaboración; entre ellos la obra Dandy, el príncipe de las Murgas, en la que pasó seis meses.

"Es un disco tan variado en cuanto a instrumentación que implicó la participación de muchos músicos y un trabajo de compaginación engorroso", cuenta Klang a El País. "Es el problema del interés arreglístico y tímbrico, que fui encontrando y que cuando uno trata de llevar a la práctica se hace más difícil. Pero siento que el resultado valió la pena", afirma.

Sálvense ustedes —su segundo disco solista, el primero es Bueno buenas noches de 2006— es un álbum variado, que va del candombe al jazz y que tiene canciones narrativas, descriptivas y otras con leves toques de humor. Mañana en la Balzo lo tocará con Gustavo Etchenique, Nacho Mateu y Carlos Quintana, quienes componen su banda estable, y con otro grupo que se suma para el vivo.

El show es a las 21.00 y hay entradas en venta en Tickantel y boleterías: hasta hoy cuestan 220, y mañana 300 pesos.

Si no puede ver el video, haga click aquí.

"Es un disco de música uruguaya con un planteo que no es imitativo a cosas que lo precedieron. Usando ritmos que tengo incorporados busco nuevas rítmicas, formas, estructuras; experimentar", dice Klang, quien reconoce en esa apuesta un riesgo interesante.

"Hacer algo nuevo hoy no es un valor", asegura el pianista y cantante que también ha incursionado en la literatura con un libro de cuentos, El prisionero, y Grandes temas de la música uruguaya, que reúne más de 100 partituras nacionales.

Klang aclara que, si bien no sabe si hace o no algo nuevo, lo intenta con cada composición, y reconoce a eso como lo más difícil de todo. "Mantener la filosofía de buscar rasgar la tela en la que estamos envueltos, sabiendo que no es lo que se pretende en la sociedad, es lo más difícil", señala.

Lo otro que busca quien hoy es miembro estable de la banda de Martín Buscaglia (Los Bochamakers) y además ha tocado con Ruben Rada, Rossana Taddei y Gustavo Pena, El príncipe, es definir un estilo propio que sea reconocible y se diferencie de otros pianistas uruguayos, entre los que destacan Hugo Fattoruso y Leo Maslíah, con quien tiene aún más claros puntos en contacto.

"Es una cosa que busco", señala. "Hay que buscar un equilibrio entre llevar elementos de acá, que otros han establecido, y buscar mi camino propio. En el disco está eso, y supongo que a medida que pase el tiempo lo voy a seguir buscando".

Dice que tiene cuatro discos encaminados, uno a dúo con El Príncipe (en base a material inédito grabado que tiene archivado), otro instrumental, uno humorístico y otro de canciones. El futuro, en ese sentido, se viene cargado.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)