Crítica - Música

Buena música y una química irresistible

No hay nada más ansioso y efervescente que una audiencia compuesta por niñas menores de 15 años. A veces es algo bueno —te contagian su emoción— y a veces se vuelven insoportables, gritando de forma aturdidora en cada pausa.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Lynch fue el encargado de animar el recital. Foto: M. Pereira.

En los momentos previos al recital de la nueva sensación adolescente, R5, cada pausa significaba un grito de las preadolescentes —claro que había varones también, pero eran los menos. Cuando empezó a sonar "We are family" de Sister Sledge, ellas no se imaginaban que el grupo estaba por salir, aunque los mayores, que conocen la canción de 1979, sabían que esa era una señal.

Apenas terminó el tema, los hermanos Lynch y el baterista, Ellington Ratliff, tomaron el escenario del Teatro de Verano para sacudirlo con su versión juvenil y romántica de rock and roll. Desde el primer momento demostraron gran energía que se mantuvo, con algunos altibajos razonables para un show largo, hasta el final.

A veces esa energía se veía poco correspondida por un público que se sabía poco las canciones, algo más que entendible teniendo en cuenta que no están en su lengua materna. De todas maneras, tanto el vocalista como el resto de R5 no aflojaron ni un segundo.

Apelando a juegos de palmas, palabras en español, carisma y bailes, dieron todo para que las chicas quedaran contentas. Y es que eso es un poco la clave de su éxito: los chicos de la banda, en dos horas de show, te hacen sentir parte de su familia.

Más allá de los hits poperos como "Lets not be alone tonight" y "All night", que hicieron vibrar y saltar a la gente, la banda estadounidense tocó baladas, algo de funk y canciones puramente rockeras.

Con temas de ese tipo, como "Lightning strikes", se lucieron como músicos, siempre a tiempo y con espacio para improvisación tipo jam. Esa cualidad, poco común en bandas teenager, termina por confirmar que R5 no es una banda más del momento, sino que los Lynch son músicos con todas las letras y llegaron para quedarse.

El gran cierre y único bis fue "Smile", el gran éxito del grupo que, teniendo en cuenta la sencillez del estribillo, fue cantada por casi todos y que logró —por más que suene redundante— ponerle una sonrisa a todos.

R5 [***]

Día: 10 de diciembre. Lugar: Teatro de Verano. Con: Toco Para Vos. Músicos: Ross Lynch ( guitarra y voz), Riker Lynch (bajo y voz), Rocky Lynch (guitarra), Rydel Lynch (teclado, percusión y voz), y Ellington Ratliff (batería y voz). Tour: Sometime last night.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados