CRÍTICA

Una buena despedida de año

Con un programa atrayente se despidió la Orquesta Juvenil del Sodre, presentando fragmentos de las principales comedias musicales de Broadway.

Fue un espectáculo muy completo y muy variado, contemplándose todos los gustos de los espectadores y buscando que intervinieran mayoritariamente jóvenes. No faltaron los toques de humor al colocar como hilo conductor la investigación de un asesinato donde la esposa es la principal sospechosa y a través de sus relatos al agente le hace conocer las diferentes comedias musicales.

El cuerpo de baile fue magnífico, mostró que poseen una sincronización perfecta y una velocidad para cambiar de vestuario en tan solo segundos que es digna de elogio. Todos los cantantes tanto los solistas como los del coro se destacaron por ser muy expresivos. Debemos felicitar la idea de que todas las piezas fueron cantadas en nuestro idioma para que todo el público pudiera apreciar mejor su significado. El mérito de estas traducciones se debe a Sebastián Bandera. De todas las voces nos sorprendió especialmente el benjamín de la compañía, el niño Leandro Govea que interpretó con gracia y soltura la canción "Si yo fuera rico" del "Violinista sobre el tejado".

También fue sumamente emotiva la actuación de Jhoanna Duarte en su interpretación de "No llores por mí, Argentina" vestida y maquillada como Evita Perón. Fueron muy bien logradas las versiones de "Cabaret" a cargo de Carolina Favier, así como la de Jhasmín Ghidone con Víctor Mederos en "El fantasma de la ópera". El broche de oro del espectáculo fue las dos canciones de "West Side Story" que hicieron que el público delirara. Ante los insistentes aplausos del público se ofreció como bis "A Chorus Line".

LA JUVENIL EN BROADWAY

Orquesta Juvenil del Sodre.. Con la Escuela de Comedia Musical. Director: Luis Trochón. Auditorio Sodre, 30 de diciembre.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)