ENTREVISTA

Bruce Springsteen, sobre "Letter To You": "Hago discos para este momento"

Bruce Springsteen, el compositor de "Born In The U.S.A." y "Darkness On the Edge of Town", lanzó su primer disco con The E Street Band en seis años

Bruce Springsteen
Bruce Springsteen

Desde el otro lado de la videollamada por Zoom se puede ver a Bruce Springsteen, de 71 años, sentado en una pequeña oficina casera. El autor de “Born In The U.S.A.” está en su hogar de Nueva Jersey y se prepara para hablar sobre Letter to You, su primer disco con The E Street Band en seis años, y una película de Apple Plus del mismo nombre que captura la experiencia de grabar el álbum en vivo

. “Estoy en un punto de mi vida como músico en el que nunca me sentí tan vital “, asegura. “Mi banda está en su mejor momento, y tenemos tanto conocimiento acumulado, que dije: ‘Quiero usar eso tanto como pueda’”, dice sobre el nuevo álbum.

—Como a todos los demás, este año no ha resultado exactamente como esperabas. Publicaste el disco Letter To you, pero aún no puedes organizar una gira para presentarlo.

—Es verdad. Creo que tendremos que atravesar un largo proceso antes de que las personas se sientan lo suficientemente cómodas como para volver a amontonarse. Pero si alguien me dijera: “Bruce, eso nunca va a volver”, ese sí sería un gran cambio en mi vida. El acto de tocar en vivo ha sido una de las únicas cosas consistentes en mi vida desde que tengo 16 años. He dependido mucho de eso, y no solo como un sustento, sino también para mantener mi bienestar emocional. Entonces, si alguien me dijera: “Faltan cinco años para volver a ese tipo de shows”, eso sería mucho tiempo, particularmente a mi edad. Tengo 71 años y estoy pensando: “Bueno, sé una cosa. En este momento estoy de humor como para disfrutar de casa el máximo tiempo posible”.

—Reuniste a The E Street Banda para grabar Letter to You. ¿En qué momento te diste cuenta de que necesitabas un nuevo disco con el grupo?

—Yo sabía que quería hacer un disco con la banda, y sabía que quería que fuera la instrumentación pura de The E Street Band: dos teclados, guitarras, bajo, batería y saxofón. No quería nada más, y no quería tener ideas preconcebidas sobre la música, así que no toqué las canciones hasta que se las mostré a la banda. Mi plan para Letter To You era básicamente dos canciones que hicimos en el pasado y que fueron grabadas completamente en vivo: “Darkness on the Edge of Town” y “Born in the U.S.A.”. Ambas se grabaron en dos tomas. En el estudio, grabábamos una canción cada tres horas, hacíamos dos al día y así terminamos el disco en cuatro días. Al quinto descansamos.

—Te escucho lidiar mucho con la espiritualidad en Letter To You, especialmente en la canción “The Power of Prayer”.

—A medida que he ido creciendo, me he ido convirtiendo en un compositor espiritual por naturaleza. Me doy cuenta de que estoy escribiendo sobre mi propia vida espiritual, pero también de la del resto. Nosotros hacemos música que se dirige al alma, y esa es la naturaleza de The E Street Band. Como digo en el canción, cuando escucho la voz de Ben E. King o de The Drifters, que son algunos de los cantantes de doo-wop más sobrenaturales de principios de los sesenta, encuentro una gran esencia de espíritu. Y eso es algo que quiero comunicar cada vez que escribo mi propias canciones. Y no es nada dogmático ni exagerado. No hay religión, solo espíritu.

—Entre tu autobiografía, tu espectáculo de Broadway, el documental de Letter to You y algunas de las reflexiones en torno al álbum, tengo la sensación estás empezando a pensar en tu legado.

—Pienso en mi legado desde que soy un niño. Pero, a medida que vas creciendo, te das cuenta de que al final ¿quién carajo sabe qué va a durar y qué no? (risas) Una vez, John Sayles, un director amigo mío, me dijo: “Yo hago mis películas para este momento. Las hago para la gente que vendrá a verlas ahora y que luego las adoptará en sus vidas”. Nadie sabe qué va a pasar mañana, y ese ha sido mi mantra durante los últimos 20 o 25 años: yo hago discos para este momento. Lo único que trato es encontrar un poco de energía del presente en lo que estoy haciendo y en el idioma que he aprendido para hacer que, en este momento, mi música sea actual y relevante. Si mantienes vivo el espíritu interior de lo que estás haciendo, seguirás siendo relevante. Creo que los proyectos que hice que fueron sumamente en cierto sentido. Fue como parar por un momento y hacer un balance de lo que has hecho y dónde estás, y lo hice en un momento crítico de mi vida, que son los 70 años. Pero lo veo como: “Bueno, esto es lo que he hecho con esta parte de mi trabajo”, pero todavía tengo un trabajo vital por delante.

—Es interesante que hayas hecho un disco y una película que, de alguna manera, tratan sobre la importancia de tocar en vivo en un momento en el que realmente no podemos experimentar eso.

—Crecí en una época dorada para las bandas de rock. En 1967, si el boliche de playa quería contratar una banda, tenían que contratar adolescentes. Y entonces tocabas en Elks Club, las ferias de bomberos, los liceos, las pizzerías; tocabas en todos los lugares donde se podían mover las sillas para crear una pista de baile el sábado por la noche. Realmente me beneficié de haber crecido en ese entorno y eso se nota en la capacidad que aún tiene la banda para tocar en vivo. El nivel de profesionalidad que llevamos a los shows es el resultado de haber tocado mil noches antes de firmar un contrato discográfico. Cada ve que veo a bandas jóvenes, les digo que tienen que aprender a tocar en vivo. Sigue siendo importante y esa es una experiencia que aún no se puede simular.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados