MÚSICA

Brasil se abre a lo latino con un disco de versiones

Buenos Muchachos y Nicolás Molina cantan en portugués

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Dos: artistas uruguayos participan de un disco por la integración. Foto: D. Borrelli

Detrás del disco Brasil también es latino que se editó el año pasado, y se puede descargar libremente a través de los sitios Scream and Yell y Zona de Obras (también está disponible en YouTube), está el periodista y productor musical Leonardo Vinhas, quien continúa con un trabajo a pulmón para fomentar la integración musical de su país con el resto del continente.

Primero gestó Somos todos latinos, un trabajo en el que más de una quincena de artistas brasileños grabaron canciones populares en español; y el siguiente paso de ese proceso fue hacer lo contrario: convocar a artistas de habla hispana para versionar canciones brasileñas de diferentes épocas.

Entre la docena que participó de la segunda parte del proyecto hay dos uruguayos. Por un lado, Buenos Muchachos interpreta entre el portugués y el español "Inferno", de la banda de rock pospunk Nação Zumbi. Por el otro Nicolás Molina, ya sin su banda Los Cósmicos, aborda "A Montanha" de un dúo muy poco conocido en suelo brasileño, el de Rubinho y Mauro Assumpção, con un encare mucho más oscuro que el que ha caracterizado a su folk fronterizo y luminoso.

Si no puede ver el video, haga click aquí.

"En Somos todos latinos me sorprendió mucho que los artistas invitados tuvieran referencias tan amplias del universo musical de habla hispana. Casi todos los artistas ya tenían muchas ideas sobre cuáles temas querían hacer, mi rol fue sólo orientar las elecciones", cuenta Vinhas vía mail a El País. Así, dentro de los versionados en ese disco estuvieron desde el uruguayo Eduardo Mateo a la banda chilena Chico Trujillo, pasando por Pescado Rabioso, una de las bandas del argentino Luis Alberto Spinetta.

"Para Brasil también es latino", sigue, "quedó claro que la referencia más fuerte en los países vecinos está en las canciones de le la década de 1970 y también de la de 1980 para los más rockeros. Por qué es así no lo sé, pero no hay dudas de que se conoce muy poco de lo que se hace en Brasil ahora".

Integración.

Este disco, al igual que su antecesor, se vincula con una serie de festivales de música que apuestan a generar lazos entre la música brasileña y la del resto de América Latina, como son El Mapa de Todos o el Festival Musica Da Rua (entre otros), de los que han participado varios artistas uruguayos en los últimos años, incluyendo a Molina pero también a La Vela Puerca, Milongas Extremas y El Cuarteto de Nos.

"Todas son iniciativas pequeñas, se puede decir. Pero todas significan mucho y son un paso adelante en la integración", comenta Vinhas, quien también cuenta que dentro de la órbita artística brasileña se comparte esa intención de romper la barrera idiomática.

—¿Qué creés que falta para empezar a hacer visible esa integración entre Brasil y el resto del continente?

—Educación, más que nada. El mundo se está volviendo más intolerante y menos educado. Cuando hay educación hay interés por lo nuevo, por lo diferente. Cuando no hay, solo importan la arrogancia, la ilusión de poder y el consumo. Asi que la educación viene primero. Después de eso, no estaría mal que los agentes de la industria cultural fueran menos adictos a repetir lo que ya está. A las teles y las radios, creo que les haría bien probar lo nuevo. Los festivales que ya lo hacen están experimentando un crecimiento de su publico. Me parece claro que hay gente que ya no quiere más de lo mismo.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados