RÉCORD

Bob Dylan vendió los derechos de todas sus canciones por 300 millones de dólares

El lunes, Universal Music Publishing Group anunció que había firmado un acuerdo histórico para comprar todo el catálogo de composiciones de Bob Dylan. Son 600 canciones.

Bob Dylan
Bob Dylan

Crónicas Volumen Uno, el libro de memorias de Bob Dylan, empieza en 1962 con la firma de su primer contrato por los derechos de autor del trabajo del cantautor. Los términos de ese acuerdo, negociado por Lou Levy de Leeds Music Publishing, contaron con la aprobación del joven Dylan.

“Lou me había adelantado cien dólares contra futuras regalías”, escribió, “y eso estaba bien para mí”.

Cincuenta y ocho años, más de 600 canciones y un premio Nobel después, el valor cultural y económico del corpus de Dylan ha crecido exponencialmente.

Ayer, Universal Music Publishing Group anunció que había firmado un acuerdo histórico para comprar todo el catálogo de composiciones de Dylan, incluidos clásicos que cambiaron el mundo como “Blowin 'in the Wind”, “The Times They Are A-Changin’” y “Like a Rolling Stone”. Sería la mayor adquisición de un solo artista.

El acuerdo, que cubre toda su carrera -incluso las melodías de su último álbum, Rough and Rowdy Ways- se cerró directamente con Dylan, de 79 años, quien siempre ha controlado la mayoría de sus propios derechos de autor.

El precio se estima en más de 300 millones de dólares. No se reveló la cifra exacta.

El acuerdo es el último y más destacado en el bullicioso mercado de catálogos de música de este año, ya que artistas, tanto jóvenes como veteranos, vendieron sus canciones, mientras que editores e inversores recaudaron miles de millones de dólares de fuentes públicas y privadas para cerrar esos acuerdos.

La semana pasada, Stevie Nicks vendió una participación mayoritaria de sus composiciones por un estimado de 80 millones de dólares a Primary Wave Music, una editorial independiente. Hipgnosis Songs Fund, una compañía británica que ha tenido un rápido ascenso en el mercado en solo dos años y medio, reveló recientemente que había gastado alrededor de 670 millones de dólares de marzo a septiembre adquiriendo los derechos de más de 44.000 canciones de Blondie, Rick James, Barry Manilow, Chrissie Hynde de Pretenders y otros.

El catálogo de Dylan, sin embargo, es una de las joyas más importantes del mundo de la música: un tesoro de canciones que remodelaron el folk, el rock y el pop e inspiraron a innumerables artistas. Recibió el Premio Nobel de Literatura en 2016 “por haber creado nuevas expresiones poéticas dentro de la gran tradición de la canción estadounidense”.

Dylan es también el tipo de escritor que a los editores de música les encanta. No solo ha resistido la prueba del tiempo, sino que la mayoría de sus canciones fueron escritas solo por Dylan y con frecuencia han sido versionadas por otros artistas: cada uso genera regalías. Según Universal, las canciones de Dylan se han grabado más de 6.000 veces.

El publishing es la parte del negocio musical que se ocupa de los derechos de autor para la de las letras y melodías de las canciones, en su forma más fundamental, que son distintas de las de una grabación. Los editores y los compositores cobran regalías y tarifas de licencia cada vez que se vende su trabajo para uso en publicidades, películas o cualquier otra utilización. El año pasado la industria del publishing recaudó 3.700 millones de dólares.

El acuerdo incluye el 100% de sus derechos sobre todas las canciones de su catálogo, incluidos los ingresos que recibe como compositor y su control de los derechos de autor de cada canción. A cambio de su pago a Dylan, Universal, una división del conglomerado de medios francés Vivendi, recaudará todos los ingresos futuros de las canciones.

El publishing ha sido una piedra angular poco conocida de gran parte de la carrera de Dylan. Las canciones que grabó con The Band en 1967, por ejemplo, que fueron ampliamente pirateadas en ese momento -y luego recopiladas en el álbum de 1975, The Basement Tapes- estaban pensadas como demos para venderlas a otros artistas. Y gran parte del imperio empresarial de Dylan se gestiona a través de Bob Dylan Music Co., una pequeña oficina en Nueva York que administra sus derechos de publicación en Estados Unidos.

En 1994, Dylan permitió que la firma de contabilidad Coopers & Lybrand, predecesora del gigante actual PricewaterhouseCoopers, usara la versión de Richie Havens de su himno de protesta de 1964 “The Times They Are A-Changin’” en un anuncio de televisión. Aficionados, comentaristas e incluso otros artistas reaccionaron con horror. Time escribió sobre la controversia con el titular “Por si acaso no lo escuchaste: los 60 han terminado”.

Entonces y ahora, Dylan, como es su costumbre, no tuvo nada para decir.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados