ENTREVISTA

Benjamín Amadeo: "Mi mayor deseo es que la gente se encuentre en mis canciones"

Benjamín Amadeo público "Vámonos", el nuevo adelanto de su próximo disco, y habló con El País sobre la resignificación de la letra y sus nuevos proyectos

Benjamín Amadeo. Foto: Difusión.
Benjamín Amadeo. Foto: Difusión.

"Todo lo que pasa, / Siempre se nos pasa, / Y esto, esto también pasa”, canta Benjamín Amadeo en el estribillo de “Vámonos”, su nueva canción. Lo que empezó como un consuelo para lo que describe como “una historia que necesitaba sanar”, se terminó resignificando gracias a la incertidumbre, los miedos y la impotencia que generó la pandemia del coronavirus y a la cuarentena obligatoria que en Argentina comenzó en marzo y seguirá hasta mitad de julio. “Me di cuenta de que con esas palabras la gente podía sentirse identificada”, le explica a El País desde su departamento en Buenos Aires.

Bajo esta idea, “Vámonos”, que compuso para cerrar su segundo disco -en el que aún está trabajando-, se terminó convirtiendo en un apoyo emocional para sus seguidores. La publicó a finales de mayo junto a un videoclip que filmó en su casa y presenta a una pareja que se extraña desgarradamente. Desde que salió, sus fanáticos grabaron varios covers y le hicieron notar su agradecimiento.

—“Vámonos” iba a cerrar tu nuevo disco , pero se convirtió en uno de sus sencillos. ¿Te sorprendió descubrir que la canción se adaptaba a la situación actual?

—Me sorprendió mucho porque tomó otro significado. Yo había partido de una idea de sentir que la canción me había traído cierto alivio, sana esperanza y optimismo al cantarla y escribirla. Y ahora, sentía que de alguna manera, al presentarla, podía generar esa misma sensación en quienes la escucharan. Quería tratar de generar eso en este tiempo de cuarentena y otras adversidades.

—Apenas escuché la canción, me llamó la atención la frase: “Creo que vine a conocerte, no a complacerte”. ¿Cómo surgió?

—Es una frase que adjudico a una idea mía de generar cierta igualdad en las relaciones y, a la vez, es una de las aristas de la canción. Fue la frase más celebrada de “Vámonos” y siento que muchas personas están necesitando generar esa idea de igualdad en sus relaciones. Hay que eliminar la idea de que uno se encuentra con el otro para complacerlo. En el acto de conocer al otro ya hay un deseo cumplido más que el de complacer.

—Cuando publicaste tu primer disco, comentaste que la gente podría tener cierto prejuicio hacia tu música porque habías comenzado tu carrera como actor. A cuatro años de Vida lejana, ¿sentís que esa idea se fue diluyendo?

—Sí, está disolviendo y de a poco va a seguir en ese camino. Sé que lleva tiempo, pero mi interés es generar canciones que me representen. Yo hago la música que me gusta y eso es algo de lo que no me puedo hacer cargo. Trato de hacer mi camino y no caigo en las expectativas de los demás en favor de generar mayor éxito.

—La idea del “no complacerte”, de “Vámonos”, calza perfecto con lo que acabás de comentar.

—Sí, porque el buscar complacer al otro tiene mucho de ilusión. Hay muchas ideas que nos creamos de lo que quiere el otro y, en definitiva, uno pierde mucho tiempo y energía en tratar de complacer a una audiencia cuando en realidad no se sabe qué hay del otro lado. Yo hago las canciones que me representan y, en ese camino, se va a ir definiendo la audiencia. Lo bueno es que cada vez crece más, e incluso hay gente que se conecta con mi música y no me conocía como actor, y además le importa poco y nada mi pasado porque se conectan con la música. Estoy conforme con el recorrido y hay canciones que me van abriendo puertas y hacen que ese prejuicio se disuelva. “Las flores”, que grabamos con Los Auténticos Decadentes, es un ejemplo.

—Antes de publicar tu primer disco, ¿tuviste una especie de cuestionamiento interno sobre el camino musical que debías tomar?

—Siento que lo hice de una manera muy natural. Si hubiera sentido que tenía que mantener una expectativa basándome en el universo de la actuación de dónde venía, tendría que haber ido por un universo bien pop, que ahora va hacia lo urbano y lo latino. Siento que hice bien y no sé si tomé una decisión sobre estilo, pero a medida que uno va haciendo un disco va tomando mil decisiones pequeñas que hacen que se vea la personalidad del músico. Traté de ser bien consciente de hacer lo que sentía, pero todavía sigo descubriendo qué clase de artista soy. Ojalá hasta el último día de mi vida pueda seguir averiguando qué clase de artista soy, porque la búsqueda es lo que nos mantiene vivos.

—Participaste de Casi feliz, la serie de Sebastián Wainraich para Netflix. ¿Cómo surgió la propuesta?

—Fue una idea de Sebastián y su invitación me dio mucha alegría. Apenas me llamó, no le hice ninguna pregunta y le dije: “Vamos por toda”. Me hizo hacer ese personaje de hinchapelotas insoportable (se ríe). Me encanta poder seguir haciendo cosas como actor y trabajar con gente que admiro. Ojalá Casi feliz tenga nuevas temporadas, porque ha sido muy celebrada en toda la región.

—Un grupo de hinchas de Peñarol se grabó cantando “Las flores” y se viralizó. ¿Te sorprendió que hayan tomado la canción?

—Fue una enorme sorpresa. Yo soy hincha de Independiente y he ido mucho a la cancha, y siempre consideré que cuando un equipo o un hincha toma una canción y la mete dentro de la tribuna es como que se desbloquea un nivel (Se ríe). Sentía que “Las flores”, por el estribillo, era bastante de cancha y pensé: “Ojalá alguien la agarre”. Y mirá lo que pasó. Estoy muy contento de que los hinchas de Peñarol la hayan tomado. Hay que esperar a la vuelta al fútbol para ver si pega.

—Estás terminando tu disco. ¿Con qué esperás que se encuentre el público ?

—Espero que se encuentre a sí misma en las canciones. Yo escribo pensando en mi historia, pero cuando las publico mi mayor deseo es que la gente se encuentre en mis canciones. Con “Vámonos” pasó eso: la escribí como consuelo de una historia que necesitaba sanar y después me di cuenta de que en esas palabras la gente podía sentirse identificada. Esa es mi mayor alegría.

actor

Dos películas detenidas por el coronavirus

Mientras está trabajando en los últimos detalles de su nuevo disco, Benjamín Amado se mantiene pendiente de la situación del COVID-19 para poder estrenar dos películas en las que participó: "Crímenes de familia" y "Encintados".  “La pandemia modificó el de estreno de estas dos producciones”, le dice a El País desde su departamento de Buenos Aires.

"Crímenes de familia" fue dirigido Sebastián Schindel y, además de Amadeo, el elenco incluye a Cecilia Roth, Miguel Ángel Solá, Sofia Gala, Paola Barrientos, Yanina Ávila y Diego Cremonesi. “Es un thriller muy interesante, pero estamos viendo qué suerte tiene. Estamos buscando alternativas para poder estrenarla”. Por otra parte, "Encintados" fue filmado en Perú bajo la dirección de Gianfranco Quattrini, y Amadeo la protagoniza junto a las actrices Ximena Palomino y Magdyel Ugaz.

El último proyecto actoral de Amadeo hasta la fecha es "Casi feliz", una serie protagonizada por Sebastián Wainraich y Natalie Pérez que se estrenó en mayo en Netflix. Allí, el argentino encarnó a León, un locutor novato que insiste le insiste al personaje de Wainraich para que le brinde un espacio en su programa radial. “León es un hinchapelotas insoportable”, le dice, entre risas, a El País.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados