La Propia Discoteca

La belleza del drama en una voz

Un canon personal musical de algunos discos fundamentales. Hoy: "James Taylor" de James Taylor

James Taylor You've Got A Friend. Foto: Captura
James Taylor en tiempos más recientes

A fines de la década de 1960 —su década— los Beatles decidieron cumplir el capricho de tener un sello propio. Lo llamaron Apple y, además de editar los discos de la banda, destinó un rubro para publicar a otros artistas. Probablemente el más exitoso de ellos haya sido James Taylor.

Nacido en Estados Unidos, Taylor ya había tenido algunos intentos musicales junto con su hermano Alex y con Flying Machine, una sensación menor en el Village neoyorquino. Su vida personal ya sabía también de turbulencias: había estado ingresado en un hospital psiquiátrico y fue su adicción a la heroína la que lo llevó a mudarse a Londres. Fue allí que conoció a Peter Asher, quien por entonces se encargaba de los fichajes de Apple y lo puso a grabar su primer disco, utilizando horas en los estudios Trident original contratadas para la grabación del álbum blanco de los Beatles.

Ficha
James Taylor
James Taylor
DiscoJames Taylor
Año1968
¿Está online?

El resultado, James Taylor, es un disco formidable que, en sus arreglos de cuerda y en la voz angelical de Taylor, no revela nada de la compleja vida personal del cantautor. Se incluye la primera versión de “Carolina in my Mind”, uno de los grandes éxitos de su carrera; de hecho algunas canciones del disco (“Fire and Rain”, por ejemplo) serían éxitos en versiones posteriores.

El disco es un bálsamo porque Taylor, quien se volvería la voz de la música americana de los 70, siempre fue un tipo que disimulaba sus propios demonios a través de la belleza de sus canciones.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)