CRÍTICA

Ciclo Beethoven en el Sodre: dos estrellas y una noche memorable

La orquesta oficial tuvo destacada actuación bajo dirección de Diego Naser

Diego Naser
Diego Naser, en otra gran noche musical. Foto: EFE

Entre julio y agosto de 1939, el maestro vienés Erich Kleiber presentaba con la Orquesta Sinfónica del Sodre el ciclo integral de las nueve sinfonías de Beethoven. Esta brillante proeza sería repetida por Kleiber y la Ossodre en octubre y noviembre de 1943, consagrándolo como el más genuino intérprete de esta obra sinfónica. Hoy, a 80 años de la primera hazaña de Kleiber, el maestro Diego Naser emprendió el camino del ilustre predecesor realizando el ciclo sinfónico completo, y agregando obras para solista y orquesta de Mozart, Bottesini, Brahms y Händel, en un récord de tiempo inusual. Participaron por estricto orden de actuación: el fagotista compatriota Gustavo Nuñez, el contrabajista argentino Julián Medina, el violinista israelí Pinchas Zukerman, la violoncellista canadiense Amanda Forsyth y el contratenor brasileño José Lemos.

A Naser le gustan los grandes desafíos, y con su dedicación y solvencia consiguió que la Ossodre respondiera brillantemente ante este fantástico tour de force. La Cuarta Sinfonía, junto con la Segunda y la Octava, son las menos frecuentadas. No obstante, él ofreció una versión satisfactoria, donde el mayor destaque fue el hermosísimo “Adagio”.

En cambio, en la Quinta Sinfonía obtuvo una versión admirable. Naser supo poner en evidencia las formidables concepciones sonoras de Beethoven, sin incurrir en enfatismos ni caer en las habituales cuestiones de interpretación personal, a las cuales esta obra se presta casi como ninguna. El primer movimiento como el tercero fueron espléndidamente resueltos, tuvieron una expresión concisa, pujante y plena de sano dinamismo. El lirismo tuvo su exaltación en el “Andante con moto”, y la obra cerró con un vigoroso final.

La presencia de Zukerman y Forsyth por primera vez con la Ossodre, amerita un destaque especial. El público local había tenido la oportunidad de apreciar a estos dos inigualables artistas cuando se presentaron, por el Centro Cultural de Música, en el concierto realizado en el Radisson en 2008.

La comunión espiritual de estos músicos se vio reflejada en la magistral interpretación que brindaron de este bellísimo concierto de Brahms. El sonido que extrajo Forsyth de su instrumento fue pleno, cantabile, potente y expresivo. Su clara articulación aun en los lineamientos más difíciles, la amplitud del ámbito de sonoridad y la intensa musicalidad que puso en juego armónico, bastan para señalarla como una violoncellista de excepción. En cuanto a Zukerman, su lenguaje violinístico es vibrante, pletórico de vida; su acentuación agógica es precisa e incisiva, y su sentido rítmico es de primer orden. Este dúo ejemplar posee una conexión musical única y logra trasmitirla a la orquesta consiguiendo una fluidez en el diálogo extraordinaria.

El acompañamiento orquestal de Naser estuvo acorde a los prestigiosos solistas. El público que colmaba el auditorio tributó prolongados aplausos, y el dúo retribuyó interpretando el “Intermezzo op. 39 nº 5” de Reinhold Gliere. Fue el concierto más memorable de la Ossodre de su temporada 2019.

ficha

Ciclo Beethoven

Orquesta Sinfónica del Sodre. Director: Diego Naser. Solistas: Pinchas Zukerman (violín) y Amanda Forsyth (violoncello). Programa: Sinfonía nº 4 op. 60 y Sinfonía nº 5 op.67 de Ludwig van Beethoven, y Concierto para violín, violoncello y orquesta op.102 de Johannes Brahms. Dónde: Auditorio Nacional del Sodre. Cuándo: 17 de agosto.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)