NOVEDAD

Beck vuelve a sorprender con "Hyperspace", un disco a la altura de un mundo inestable

El cantautor estadounidense se alió con el productor Pharrell Williams para hacer un gran disco que, todo indica, podría traer a Montevideo en 2020

El cantautor Beck. Foto: Mikai Karl
El cantautor Beck. Foto: Mikai Karl

Por estos días se pudo leer en las redes sociales, a más de una persona definirse como una montaña rusa emocional, dadas las politizadas circunstancias actuales, el inusual resultado del balotaje del domingo en Uruguay y la cuenta que vino después hasta, finalmente, tener confirmado a un presidente . Y para todas esas personas, desde algún lugar lejano, llegó el disco nuevo de Beck y es la banda sonora que hay que usar para acompañar estados de ánimo tan cambiantes como estos.

Hyperspace, el disco que el estadounidense lanzó hace poco más de una semana, es un vaivén de sensaciones y sentimientos que tiene mucho que ver con el mundo de hoy, que parece estar sumido en una adolescencia eterna en la que todo es enorme y, a la vez, intrascendente. Una adolescencia en la que olvidamos rápido y nos cuesta dimensionar los asuntos graves de fondo.

A ese mundo, Beck acaba de darle nueva música nacida o más bien, afectada por una situación personal. Terminó una relación de pareja de 15 años y, a la vez, encontró una nueva pareja, aunque esta vez en lo artístico: Pharrell Williams. El rapero y productor que atravesó sus mejores momentos profesionales en esta década, con el sencillo “Happy” y el gran aporte que hizo para el Random Access Memories de Daft Punk, se convirtió en su nuevo aliado y le dieron forma a este Hyperspace tan oportuno.

El álbum no es con exactitud lo que se espera de un disco de ruptura, una categoría que suele volcarse a los extremos y en la que obviamente está el buenísimo Sea Changes del propio Beck. Y sin embargo, el sonido final es muy representativo de una crisis. Los microclimas que recorre, siempre desde un minimalismo electrónico; las idas y venidas entre el estar bien, la tristeza y la melancolía, y los momentos de euforia, son muchas y están siempre bien logradas, desafío harto difícil.

El disco se abre con “Hyperlife”, una canción breve y etérea, en la que el cantautor sienta las bases de este nuevo mundo suyo. “Más rápido, más lejos, más largo, más duro. Solo quiero crecer y crecer. Luces de belleza y vida aplastante. Quiero sentir más y más, contigo”, canta como desde adentro de un sueño, los versos que luego retoma en el tema que bautiza al álbum, y que cuenta con el aporte de Terrell Hines.

Esa intensidad, esa belleza y esa pesadumbre son las que bailan formando distintas figuras a lo largo de los 10 tracks restantes, entre el pop, el synth-pop, las oleadas rock y ls elementos del hip hop. Entre teclados, guitarras folk y voces; entre graves y agudos, coros y “ooohs” y “aaahs” que aparecen por todos lados, área en la que hacen sus aportes hasta Sky Ferreira y el cantante de Coldplay, Chris Martin, entre varios invitados. La suma de elementos expande más —¿más? ¿es posible?— la esencia cambiante de Beck, para concretar un disco que es tan del pasado como del futuro. Que es atemporal, que suena a algo que ya conocemos y que nunca antes escuchamos.

En ese marco, la ruptura, la crisis, se canalizan a través de una búsqueda sincera puesta en las letras (“Algunos días voy solo a lugares oscuros. Algunos días voy a lugares oscuros en mi alma”, canta en “Dark Places”), y de un volantazo estético que se convierte en banda sonora para el presente.

Acá, Beck se luce como cantante y no abundan las capas de sonido, sino que los elementos están dispuestos de manera tal que se destacan todos, generando belleza y momentos de épica. El disco tiene canciones buenísimas, y la que lo cierra, “Everlasting Nothing”, quizás es la mejor de una pelea reñida.

En sus redes, el productor Danilo Astori ha estado coqueteando con la posibilidad de que Beck vuelva, de la mano de estas canciones, a Montevideo en 2020. Queda la esperanza y, por suerte, queda la contención que ofrece este hiperespacio suyo, que es, un poco, el de todos.

FICHA
"Hyperspace", el nuevo disco de Beck. Foto: Difusión
Beck
DiscoHyperspace
¿Está online?
¿Está bueno?Está bárbaro. Es otra muestra del talento del cantautor
Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)