Música

Bebe: "Me encantaría no tener que cantar 'Malo'"

La cantante española regresa el jueves a Uruguay para presentar un show acústico en El Galpón

La cantante española Bebe
La cantante española Bebe

Pasaron catorce años desde que Bebe, la cantante española María Nieves Rebolledo Vila, irrumpió en la escena internacional con “Malo”, canción en la que mezcló rock y flamenco para proveer una brutal composición personal sobre la violencia doméstica.

Bebe, quien regresa a Uruguay el jueves para presentarse a las 21.00 en El Galpón, aún afirma que “Malo” es la canción a la que le debe todo.

Sin embargo, según confesó en entrevista con El País, la artista jamás imaginó que la canción -la banda de sonido de la serie argentina Mujeres asesinas- obtendría la difusión que tuvo, ni tampoco que se convertiría años después en un cántico feminista reproducido en marchas como las que impulsa el movimiento Ni Una Menos en Argentina.

Ahora, más de una década de su llegada a la industria musical, algunas cosas han cambiado. Bebe se convirtió en madre, actriz, y su nueva inclinación musical la tiene con la mirada puesta en ritmos latinos como el reggeatón, la base de su nuevo single “Corazón” que supera el millón de reproducciónes en un mes, en Youtube.

A Uruguay, Bebe llegará en un formato acústica y en una gira que la tiene tocando en teatros como El Galpón y el Coliseo en Buenos Aires.
“Traemos un show a trío”, dice la cantante sobre el formato del show que presentará en Montevideo y para el que quedan entradas a la venta a través del sitio Tickantel y en la boletería del teatro, entre 1.590 y 1.990 pesos.

“Ahora me apetecía este formato, que es una manera de que nosotros trabajemos las canciones de otra manera. Es una forma de estimularte”, agregó en una conversación en la que también habló sobre sus nuevos rumbos como artista y su desembarco en un ritmo que la tiene más alejada de sus raíces musicales.

Vea el video "Corazón" de Bebe
Vea el video de "Corazón" de Bebe

En el comunicado presentando tu nueva gira se dice que volvés “después de unos años de silencio”. ¿Estás de acuerdo con esa expresión?

No, no, ¡eso es como si hubiesen sacado ese texto entre mi primer y segundo disco, que decía lo mismo! Pasan cuatro años desde mi último disco (Cambio de piel) hasta ahora, pero en ese tiempo he estado haciendo giras por Latinoamérica, España, Europa; escribiendo, siendo mamá. De silencio hay poco y nada.

¿Cómo recordás el proceso de "Cambio de piel"? Es un disco que considerás una reinvención.

Lo tengo aquí al lado, muy fresco. Fue un proceso muy bonito y emocionante de trabajo. Carlos Jean, el productor del primer y segundo disco, es también el de este último. Los dos tenemos hijos de la misma edad, entonces compusimos en horario escolar. Me lleva a lugares que yo no llegaría sola ni de coñas. Un productor debe hacer eso.

¿Qué tipo de lugares?

Musicalmente. Hay canciones en Cambio de piel, como “Tan lejos tan cerca” que fueron un punto de inflexión. Nos dejamos llevar mucho por las sensaciones, por lo que queremos. Un día reír y otro día llorar. Eso se trasladó en el disco.

¿Alguna vez soñaste con una melodía?

Sí, y me he levantado a hacerla porque si estás en un “duermevela” o a la mañana, cuando estás a punto de dormir o despertar, ya no te acuerdas Más de una vez me he levantado a anotar canciones. Una de ellas es del último disco, se llama “La cuenta”. Me acosté y cuando me levanté a la medianoche la tuve que hacer y terminar.

Sos madre de una niña de ocho años. ¿Qué relación musical tenés vos con ella?

Maravillosa y natural, la misma que he tenido en mi casa con mis padres. Forma parte de su vida y lo hará a futuro, pero no tiene por qué dedicarse a ello. Evidentemente le encanta pero capaz, cuando sea mayor, sea astronauta, qué se yo. Ella controla la música y elige qué escuchar. Nosotros escuchamos música todo el rato y desde que yo la llevó aquí (se señala el abdomen) le ponía sonidos graves muy fuerte. Siempre que nos montamos en el coche pide música y pide “música más alta”. Cuando vamos al cole llevamos una lista que tiene desde Frank Sinatra, reguetón y hasta Peaches. Es de una variedad musical bárbara.

¿Tu nuevo single, “Corazón” representa que se vienen más canciones?

Ya hay más canciones hechas. Estuve en Miami con Tainy (el productor puertorriquense Marco Masís) y estuvimos trabajando en dos canciones que están casi terminadas. Con Bull Nene (el compositor colombiano René Cano, autor de “Corazón”) también hay cosas a medias. Hay mezcla de España y América Latina, que es lo que quiero.

¿Te sigue atrayendo al idea de hacer un disco? Porque la música latina parece ir por el camino inverso, al darle importancia al single y luego al álbum.

Las dos cosas me gustan. Me parece interesante hacerlo cómo se está haciendo ahora también. Hacer todo un disco y meterte a hacerlo es una historia emocional muy fuerte. Más cuando eres una intensa como yo. Lleva muchísimo trabajo y se quedan muchas cosas que al final no salen. Me gusta poder hacer las cosas de otra manera.

Como alguien que tuvo un hit como “Malo”, que te dio a conocer a nivel internacional, ¿te interesa lograr otro?

Cuando pasó lo que pasó con “Malo”, que fue increíble y es la canción a la que le debo todo, fue una cosa muy fuerte a nivel emocional porque de repente estaba muy expuesta. Yo decía: “Lo mejor de todo es que nunca me va a volver a pasar algo así”. Fue tan potente que nunca iba repetirse así, sino que iba a ser de una forma lógica y coherente. No creo que vaya a pasar nunca algo así y tampoco me preocupa demasiado.

¿Y si pasa?

Y si pasa, fenomenal. Bienvenido sea porque no me va a coger tan desprevenida como la otra vez.

Has dicho que te sorprendía cómo algo que habías escrito desde tu intimidad y en una habitación se había convertido en algo masivo.

Aprendí a verlo así. La canción es tuya cuanto la escribes. Es tu intimidad y la trabajas ahí. En el momento que se la muestres a la primera persona, ya forma parte de otro. Cuando sale a la calle, es de la gente. Pretender querer agarrarla es una chorrada.

¿Cómo manejás que se haya convertido en un himno feminista?

Me encantaría no tener que cantar esa canción. Sería lo más porque significaría que no está pasando. Que hemos mejorado. Pero el caso es que todavía estamos bien jodidas. Lo que si les he dicho a algunas mujeres de las plataformas de Ni Una Menos, que me decían que se ponía “Malo” en las manifestaciones, es que se le pone importancia a él. “Malo” es para el momento de explotar. Lo mejor en esos casos es (la canción) “Ella”, una canción que empodera mucho más y es más positiva. La otra es más íntima y jodida. “Ella” es algo que para mí pasan los años y me sigue emocionando cantarla. Pero lo fuerte y lo bonito con “Malo” es que haya tenido una repercusión positiva en tanta gente. Eso es lo más importante. 

Un nuevo camino musical a puro reguetón

Rodeada de colores, corazones y escoltada por dos hombres de aspecto andrógino. Así se encuentra Bebe en el video de “Corazón”, el single compuesto por el compositor de reguetón Bull Nene que inaugura una etapa con mayor inclinación hacia los ritmos latinos en la carrera de la española.

¿Qué significa “Corazón”, tu nuevo single, para vos?
“Corazón” es una nueva etapa. Es la etapa de los colores, el humor y el reguetón con mayúscula. Con toda la intención, ilusión y un equipo increíble como Bull Nene componiendo.
Con respecto al reguetón, me agarró de sorpresa en la canción. Tiene un comienzo acústico y de repente se transforma por completo. ¿De dónde salen las ganas de hacer esto?
Esto lleva bastante tiempo. Cuando saqué el último disco (Cambio de piel) tenía ganas de meterle mano al reguetón. Estuve estudiando porque hay que hacerlo al trabajar en los ritmos de otra gente. Me fui para los Premios Grammy en 2016 y conocí a Bull Nene y nos hicimos súpercolegas y entonces él ya me mandó la canción y me dijo: “¿Te apetece?” y fue perfecta. Parece que me la habían hecho a mí.
Imagino que este cambio agarró de sorpresa a algunos de tus seguidores. En YouTube se pueden leer ese tipo de comentarios en el video de la canción. ¿Qué tan importante es para vos la recepción de tus oyentes?
Los artistas tenemos una mala costumbre de leer y hay que tener cuidado. Le damos más importancia a un comentario negativo que a 200 positivos. A mí las críticas constructivas sí me gustan y son necesarias. No pretendo gustarle a todo el mundo, porque eso no es un buen camino y además no es posible. Tiene que haber de todo para reírte, para estimularte, para no aburrirte.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º