Crítica | Música

Una batalla ganada con justicia

Muchas de las canciones de Vicentico hablan de la tormenta, del viento, del sol, y es normal pasarle por alto a las palabras, que cobran una dimensión muy distinta cuando están siendo cantadas en un Teatro de Verano azotado por el viento y la llovizna.

Foto: Fernando Ponzetto
Foto: Fernando Ponzetto
Foto: Fernando Ponzetto
Foto: Fernando Ponzetto
Foto: Fernando Ponzetto
Foto: Fernando Ponzetto
Foto: Fernando Ponzetto
Foto: Fernando Ponzetto
Foto: Fernando Ponzetto
Foto: Fernando Ponzetto
Foto: Fernando Ponzetto
Foto: Fernando Ponzetto

Que el argentino haya abierto el viernes su show cantando "Ya no te quiero" y "Viento", evidentemente, no fue casual. El Ramón Collazo era un lugar inhóspito; sin embargo, miles fueron envueltos en sus atuendos más invernales y soportaron estoicos el frío, conmovidos por el esfuerzo de Vicentico.

Si al público uruguayo se le achaca siempre su condición de tibio, de tímido, agréguenle a esa imagen las peores condiciones climáticas. Vicentico tuvo que luchar contra todo eso y terminó ganando la batalla.

Él y su banda (una muy buena y muy flexible, por cierto) presentaron Último acto, el más reciente trabajo del músico argentino en un verdadero acto de amor. Entre los hits que se sucedieron, las versiones delicadas y las más festivas, entre el rock y el pop, lograron que los presentes se olvidaran de todo.

Vicentico tiene una interesante versatilidad y una extensa trayectoria que le permiten manejar los climas como a pocos. Aunque haga la canción más romántica, por ejemplo "Solo un momento", logra imponerle un sello rockero que hace que las damas que le gritan excesivos elogios hagan pogo. También puede tomar su guitarra y bancarse en soledad una versión más lenta y desgarradora de "Siguiendo la luna", o hacer de "Basta de llamarme así" el blues más doloroso y estremecedor. Y luego bailar con entusiasmo "Tiburón" de Ruben Blades, como si nada.

Y tiene, además, una sorprendente cantidad de hits. En dos horas de recital, no hubo ningún tema que no fuera coreado, más o menos fuerte (incluso la versión de "El cantante" de Héctor Lavoe, que apareció para mover los cuerpos y hacer todo más llevadero).

El entusiasmo que demostró Vicentico sintiéndose casi responsable por el frío y sabiendo que el viento podía afectar el sonido en algunos sectores del Teatro de Verano, terminó por superar cualquier inconveniente e inclemencia.

Vicentico y su banda dieron un gran espectáculo que valió la pena. Se le puede criticar que el show no haya variado demasiado desde la última vez que visitó Montevideo y que el final haya repetido fórmula ("Los caminos de la vida" con un coro muy organizado y "Vasos vacíos" sin banda, como de fogón), pero la puesta es demasiado efectiva como para estar metiéndole mano.

Además, tampoco hay necesidad: a su público le encanta, y si el público se va complacido, más en una noche tan difícil, es que todo salió muy bien.

Vicentico [****]

Fecha: 2 de octubre. Lugar: Teatro de Verano.

Show: Presentación de "Último acto", CD + DVD editado en 2014 a través de Sony.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)