Temporada lírica

Un “barbero” que viene de Verona y con dibujos

El barbero de Sevilla, por tres funciones en el Teatro Solís

Ligia Amadio y Pier Francesco Maestrini
Directores. Ligia Amadio y Pier Francesco Maestrini se encuentran a cargo de "El barbero de Sevilla" que integra la temporada lírica del Solís. Foto: Fernando Ponzetto.

Pocas producciones operísticas han tenido el éxito que ha cosechado El barbero de Sevilla, que compuso Gioachino Rossini en 1816 y que el Teatro Solís tendrá una vez más en su temporada de ópera.

Esta ópera cómica, con una producción venida de la Fundación Arena de Verona, tendrá tres funciones comenzando mañana (las siguientes serán el viernes y domingo a las 20.00, y quedan pocas entradas por Tickantel y boletería de la sala desde 250 a 1.750 pesos), con la argentina Jaquelina Livieri como la protagonista Rossina, y los brasileños Anibal Mancini como Almaviva y Homero Velho como Fígaro.

La historia de esta obra de dos actos, que tendrá una duración cercana a las tres horas, se centra en Bártolo, el viejo doctor cascarrabias que tiene planeado casarse con su joven pupila Rossina, a quien mantiene en cautiverio en su casa. Por otra parte se encuentra el apuesto Conde de Almaviva, quien está enamorado de Rossina, y ese amor es correspondido. Así y para salvarla de la garras de Bártolo, el Conde pide ayuda a Fígaro, el barbero local. Fingiendo ser un militar borracho y un maestro de música, Almaviva consigue infiltrarse en casa de Bártolo. Y luego de una serie de divertidos enredos, los jóvenes amantes tendrán su final feliz.

El director de escena italiano Pier Francesco Maestrini vuelve a dirigir esta ópera de Rossini con la cual debutó, en 1993, en una producción realizada para la Japan Opera Foundation de Tokio. La dirección musical queda en manos de la maestra Ligia Amadio, quien estará al frente de la Orquesta Filarmónica de Montevideo.

Para el regie, esta nueva producción es la séptima versión que realiza de esta ópera, una sobre la que Beethoven dijo que mientras haya teatros italianos se seguirá representando El barbero de Sevilla.

En esta oportunidad, la escenografía, también creada por Maestrini junto al caricaturista Joshua Held, trajo la posibilidad de presentar algo distinto a lo que se ha visto antes.

“Rossini es muy adaptable a las caricaturas”, dice Maestrini. Por eso, esta producción “es casi todo proyección, con pocos elementos de utilería”, agrega el director de escena.

El barbero de sevilla
Intermedio de "El barbero de Sevilla" con ilustraciones de Held

La ópera, a más de un siglo de estrenada, continúa generando risas en el público por su trama divertida y picaresca. “Divertido es el proceso de creación de los dibujos. Prácticamente es un largometraje de dos horas que tiene que ser diseñado por una sola persona”, dice Maestrini sobre esta inusual puesta en escena para la cual trabajó junto a Held, su amigo por más de 40 años.

En este momento todos apuestan a renovar el lenguaje de la ópera, porque la música es bellísima, pero se ha ligado el género a la élite. “Mi generación acudía al teatro y sabían las tramas de La Traviata, conocían a los cantantes, y hoy en día gente universitaria no sabe qué es Tosca. Antes la ópera era un espectáculo popular”, agrega el director italiano.

Para Ligia Amadio, estos son momentos de mucho trabajo, ya que la orquesta está dividida en dos: unos están trabajando para la ópera, y los demás se encuentran en el festival internacional de bronces, Urubrass.

Aunque por tratarse del “año Rossini”, todas las instituciones están comparando las distintas versiones que se realizan en el mundo. “Toda composición musical tiene desafíos, pero las óperas mucho más”, dice Amadio. Es que además de dirigir a sus músicos, las articulaciones que realiza la directora de la Orquesta Sinfónica están sincronizadas con los cartoons que se proyectan sobre el fondo del escenario. Por este motivo, la dificultad de este Barbero de Sevilla está en que todo sea preciso y sincronizado.

Una de las caricaturas de Joshua Held que se proyectarán en el Teatro Solís  durante El barbero de Sevilla. Foto: Difusión
Una de las caricaturas de Joshua Held que se proyectarán en el Teatro Solís durante El barbero de Sevilla. Foto: Difusión

“Nosotros ensayamos poco más de dos semanas, pero el estudio para llegar a este tiempo son meses, cada uno en su casa preparando su parte, pero en conjunto. Fueron casi tres semanas”, agrega Amadio.

Por este motivo, cada día es un minuto menos en esta carrera a contrarreloj, “lo que es bueno porque hace a la adrenalina de nuestra profesión”, agrega Amadio, quien reconoce lo hilarante de esta producción que volverá a presentarse en el escenario mayor del Solís.

Serán tres funciones -“para mí deberían ser mucho más”, dice Amadio- las que se representarán en esta nueva temporada lírica del Teatro Solís. La temporada regresará en setiembre con la ópera Werther, y finalizará en diciembre con nuevas fechas de la exitosa zarzuela La verbena de la Paloma.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º