El rock le gana al terror

La banda que otra vez recuerda a las víctimas

U2 tocó en París, en el primer gran show tras los atentados.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
U2 en plena acción en un conmocionado París.

La banda irlandesa U2 regresó a París el domingo por la noche para el primero de los dos conciertos que habían sido pospuestos a raíz de los ataques terroristas del 13 de noviembre que dejaron 130 muertos, incluidos 89 en el Bataclan, una sala de música donde la banda estadounidense Eagles of Death Metal estaba tocando cuando fue asaltada por hombres armados.

Fue el primer gran evento cultural en la ciudad desde los ataques, y la seguridad en el AccorHotels Arena, a pocos kilómetros del Bataclan, fue muy severa, con los asistentes al concierto sometidos a registros corporales completos a la entrada y con una fuerte presencia policial.

"Esta noche todos somos parisinos", dijo en francés Bono, el líder de la banda, a los 17.000 espectadores y agregó en inglés, "Si te gusta la libertad, París es tu ciudad natal." Cerca del final, agarró una bandera francesa de la multitud, se la puso al hombro y luego la colocó delante de la batería.

U2 tenía programados los shows, el 14 y el 15 de noviembre dentro de su gira Innocence and Experience, pero cancelaron los espectáculos, por el estado de emergencia que se puso en vigencia en todo Francia. La gira terminaba ayer por la noche.

Había habido rumores de que a U2 se sumaría al escenario en París, Eagles of Death Metal, pero el mismo domingo, U2 publicó en su sitio web: "Eso no va a suceder. Tenemos otro invitado sorpresa planeado para el show de esta noche".

La invitada, en realidad, resultó ser Patti Smith, quien cerró el concierto de 27 canciones con su éxito de 1988, "People Have the Power", con su estribillo que dice "el poder de soñar, de gobernar / de lucharle al mundo a los tontos."

En una entrevista antes de los conciertos, Bono, vocalista de U2, dijo que era importante para la banda volver a los escenarios lo más pronto posible. "El terrorismo se basa en que las personas se aterroricen, y eso no va a pasar con nosotros", dijo. "Sentimos que la más grande y verdadera contribución que podemos hacer en un momento como este es honrar al pueblo de París, que nos trajo el concepto de liberté, égalité, fraternité".

Sin embargo, el espectáculo incluyó un recordatorio de que París aún permanecía en vilo, a un mes de los ataques. Una bomba simulada que marca la transición de la banda de la inocencia a la experiencia (el álbum vinculado a la gira es Songs of Innocence) permaneció en el espectáculo, aunque con una advertencia: antes que la banda subiera a escena una voz anunció que las explosiones eran "parte del espectáculo, son seguras y no son para preocuparse."

Bono hizo varias referencias a Paris a lo largo del show y las cinco canciones de los bises se iniciaron con "City of Blinding Lights" mientras unas enormes pantallas mostraban imágenes nocturnas de la ciudad junto con imágenes de las víctimas del 13 de noviembre. La canción terminó con Bono cantando parte de la letra de la canción de Jacques Brel "Ne Me Quitte Pas" ("No me dejes").

El resto de los bises incluyó "Beautiful Day", "Bad" y "One", que fue modificada para incluir el estribillo de otra canción de U2, "Invisible": "No hay ellos. Solo hay nosotros".

No es la primera vez que U2 paga tributo a las víctimas del terror. Cuando la banda tocó en el Madison Square Garden, semanas después de los ataques del 11 de setiembre, hizo subir al escenario a los trabajadores de los servicios de emergencia y también proyectó los nombres de las víctimas.

En el recital de París, la banda también habló del HIV, la guerra en Siria y la crisis migratoria.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados