Crítica - Música

Banda sonora de almas sensibles

Aunque no tiene nada que ver con aquella película llena de cursilerías, el último trabajo de El Club de Tobi es un paseo por las nubes. Un paseo con muchos momentos de tibio sol, y otros oscuros que anuncian una tormenta.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
El Club de Tobi

Esta atípica banda uruguaya lanzó su quinto disco, Aquel, con el que completa una transición: ya no es un cuarteto de cuerdas, pues el percusionista Paolo Buscaglia se volvió uno más.

Con su intervención, El Club de Tobi completa el salto hacia el abismo de la composición propia y cae bien parado. Aquel tiene un repertorio de 10 piezas intensas, que recorren paisajes variados, en su mayoría con el violín en primer plano ("Oscurandero" merece especial atención).

Y entre esos paisajes, la percusión hace una base fundamental que moldea el cuerpo de estos temas, los hace más consistentes. Es el caso de "Dani", con un aire egipcio que propone un viaje casi onírico y un desenlace imponente.

Si no puede ver el video, haga click aquí.

Aquel pasa por climas oscuros y disfruta con cumbias y sambas, juega con vientos y con coros, y se da el lujo de invitar a Federico Britos, el aclamado violinista uruguayo que aporta lo suyo en "Popi". Y hace todo el recorrido con el virtuosismo que ya no es necesario reconocerle a este (ahora) quinteto.

Hay una canción para cada estado de la vida en este disco, y un camino sin retorno en la composición para El Club de Tobi.

Aquel (****)

Artista: El Club de Tobi. Músicos: Mario Gulla (violín), Fernando Rosa (violín), Sebastián Estigarribia (viola), Bruno Masci (violoncello), Paolo Buscaglia (percusión). Sello: Bizarro. Año: 2015

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)