MÚSICA

Una banda que cambia de piel y disfruta los riesgos

Crysler presenta su nuevo disco el próximo sábado.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Para "Agujas en la piel" la banda cambió la integración y llamó nuevo productor. Foto: Difusión

Los Crysler terminaron la fase de Bastones y ciegos conformes pero queriendo más, y no demoraron en definir lineamientos para plantearse un cambio. Renovaron la integración y encontraron en Francisco Fattoruso al productor indicado para darle una vuelta de tuerca a su sonido. Eso se nota en los primeros minutos de Agujas en la piel, un disco diferente que le da brillo a este grupo de rock que hace más de 10 años viene batallando.

"En Bastones y ciegos queríamos hacer algo crudo que pudiéramos defender en vivo", cuenta el cantante Bruno Ribeca, "y para este disco nos dimos cuenta que había que salir de esa zona de confort para arriesgarnos".

Esa necesidad de correr riesgos, aseguran Ribeca y el baterista Tote Fernández (completan la banda el guitarrista Martín Verde y ahora el bajista Rosendo Saralegui), fue una de las cosas que más entusiasmó a Fattoruso para integrarse a este proyecto que demandó mucho tiempo, y mucha inversión económica.

"Se trabajó en equipo y la prioridad fue que el producto saliera lo mejor posible, y que tomara el tiempo que requiriera pero que todos quedemos conformes", detalla Fernández. "Y se dio así".

Si no puede ver el video, haga click aquí.

Ahora toca mostrar el producto, en vivo por primera vez: este sábado a las 21.00 lo presentarán en La Trastienda, y hay entradas en venta en Red UTS desde 350 pesos.

En esta renovación de Crysler, hay dos grandes cambios: por un lado un sonido más pop, que podría darle a la banda mayor alcance; y por otro una variación en la manera de cantar de Ribeca, que ya no es tan forzado y que encuentra, en esta naturalidad que ofrece ahora, matices interesantes que le hacen mucho mejor a su buena voz.

"Estuvimos mucho tiempo trabajando lo vocal con Christian Cary", cantante y guitarrista de La Triple Nelson, cuenta Ribeca, "porque hace mucho viene diciéndome que si yo canto más claro, nos podría ir mejor. Y era un miedo muy grande que tenía, porque cantar es algo que hacés inconscientemente. Pero sabía que las personas que me decían eso, lo decían por mi bien, y yo tenía que aceptar ese desafío por mi bien".

"Yo terminaba los shows con la voz rota", recuerda el cantante, que sobre ese aspecto tiene bien presente una frase del propio Cary: "Romper la voz no significa rock".

—¿Les costó acomodarse en este lugar más pop?

Tote Fernández: No, fue natural. Es que queríamos ir por ahí; algunos temas de Bastones y ciegos ya perfilaban para ahí y coincidió que esta vez, tanto productor como banda íbamos por el mismo carril sonoro.

Bruno Ribeca: Y se suma que somos un grupo de gente que nunca estuvimos cerrados, porque siempre el quinto integrante que va a entrar, el productor, es uno más. Siempre estamos todos pensando en el proyecto.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados