MÚSICA

Una banda con un baúl siempre lleno de canciones

Brindando por nada es el nuevo disco de Las Pelotas.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
las pelotas. Foto: Difusión

Qué buena banda Las Pelotas! Tienen 25 años de carrera y Brindando por nada, el motivo de tanto entusiasmo, es su décimoquinto disco. Es un montón de tiempo para un grupo que salió de uno de los mejores bandas del rock argentino para construir un corpus propio. Hay pocos ejemplos de una banda que haya heredado la mochila de venir de un origen tan pesado y haya salido a flote con tanta grandeza. New Order y pare de contar.

Brindando por nada es una colección de canciones que transitan como siempre entre el rock, la balada y el pop y que debería convencer a más de un escéptico sobre las bondades de una de los dos combos (la otra es Divivididos) que se desprendieron de la mítica Sumo. La banda de Luca Prodán fue una de las grandes usinas de talento del rock argentino

Igual, a esta altura, el único vínculo de Las Pelotas con Sumo es su compositor, cantante y cara visible, Germán Daffuncchio, un señor grande pero que mantiene vitalidad y capacidad de comunicación con el público más joven. Daffunchio tiene 54 años aunque, perdón, parece más.

La banda la integran, además, Gabriela Martínez, Tomás Sussman, Sebastián Schachtel, Gustavo Jove y Alejandro Gómez Ferrero. El disco está producido por Schachtel y Daffuncchio.

Brindando por nada se integra con comodidad en el canon de la banda donde están, por ejemplo, Esperando el milagro y Despierta. Es cierto que es un poco más de lo mismo: un sonido rockero que no le teme al pop con letras tirando al consejo de amplio rango. Como muchos letristas del rock argentino (Spinetta, Cerati, García, Mollo) Daffunchio parece estar hablándole a cualquiera y es difícil no identificarse o encontrar que una frase que explique una cuestión personal. Esos momentos acá abundan con letras. El recurso les ha funcionado.

Pero eso no quiere decir nada malo sobre un disco que tiene un entusiasmo contagioso desde la primera canción, "Algún día será mejor", una balada que se va agrandando en un crescendo al aire de fogón romnático de la canción final, "Quizás no puedas". En el medio hay clásicos instantáneos como "Víctimas del cielo" y "Hasta el fondo del río" con sus ritmo retro o "Era" que es puro sonido de Las Pelotas. Los tipos tienen una presencia propia y cuando se ponen a roquear lo hacen con conocimiento de causa como lo demuestran en "El amor hace falta".

Daffunchio ha dicho que no se siente un rockero, sino un músico, lo que está bien. Está bien: mientras siga haciendo discos como este, no precisa categorías, ni grifas. Pero esto es rock argentino maduro y con cosas para decir. Es mucho.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados