MÚSICA

Un bajista estrella con un sello único

Daniel Maza toca mañana en la Camacuá.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Personal: el uruguayo viene a presentar el útlimo trabajo de su proyecto. Foto: Difusión

Le piden fotos, lo ovacionan, le dicen "maestro" y palabras por el estilo. Pero lejos de creerse importante, Daniel Maza tiene un perfil muy bajo: tan bajo que si alguien le escribe y le dice que lo admira tanto que espera poder conocerlo, él no da muchas vueltas a la hora de responder. "Bueno, venite a casa y tomamos unos mates", le contesta el bajista uruguayo que hace más de tres décadas vive en Argentina, pero que nunca podrá perder esa identidad del Cerro.

"Uno es así como es", dice casi con timidez en charla con El País, y reconoce que tal vez esa manera de ser es la que le permitió cruzarse con tantos músicos prestigiosos para ir haciéndose uno de los músicos rioplatenses más importantes.

Mañana, Maza vuelve a tocar en su Montevideo natal a trío (con Fabián Miodownik y Leandro Marquesano), para presentar su último disco de estudio, Vo!!, que le ha valido buenas críticas. Es a las 21:00 en Sala Camacuá (Camacuá 575), y hay entradas en venta en Tickantel y boletería a $ 700.

—¿Y sentís que este disco es más uruguayo que otros tuyos?

—Lo que pasa que a mí todo me sale uruguayo. Compongo un funk y quiero que sea bien negro, bien hip hop; apunto para ese lado, pero me sale un funk medio candombero. Porque es lo que me gusta, y todo pasa por el aire uruguayo. Respiraste eso toda tu vida y no lo podés cambiar; y yo tampoco quiero perder esa forma.

Con esa forma, con ese aire que acusa como responsable de su sonido, Maza aprendió a asumirse como solista después de una cantidad de años siendo "el bajista de". Le llevó mucho tiempo cortar con eso, pero un día sucedió y hoy lo disfruta, aunque sigue tocando como sesionista y la sigue pasando bien. "Pero últimamente le estoy metiendo bastante a tratar de hacer lo mismo, porque es lo que más feliz me hace", admite.

Si no puede ver el video, haga click aquí.

En cuanto al espectáculo que dará mañana en la Camacuá, el bajista dice que "me gusta mucho tocar en trío porque la conexión es otra cosa, es más directa". Y aunque sabe que si cruza el río está en su casa, con sus raíces, se siente ansioso y entusiasmado por este show.

"Acá", dice refiriéndose al circuito argentino, "sé cómo funciona todo, pero ahí no. Acá sé lo que digo cuando hablo, sé cómo pueden caer las cosas, y ahí es todo nuevo, porque si bien he ido a tocar miles de veces, son las primeras veces que voy yo como Daniel Maza".

Maza dice lo de hablar porque en el escenario es, tanto como tocar, una de las cosas que más disfruta. A veces, admite, tiene que ponerse un límite y concentrarse en su tarea principal, sobre todo porque ante el público se muestra como es: humilde y espontáneo, como si no estuviera en una sala, como si no fuera un músico ante una audiencia que espera por él.

En el escenario, Maza sigue siendo aquel chico que a las cuatro de la mañana, cuando su padre se levantaba para ir al frigorífico y prendía la radio, escuchaba a Mercedes Sosa y se dejaba llevar por su voz. El mismo que años después, mientras grababa con la cantante argentina, pensaba en qué lindo sería que su padre lo estuviera viendo ahí, tocando, disfrutando.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)