AHÍ ESTUVE

Baile, éxitos, Tini y mucha emoción: crónica del show de Sebastián Yatra en el Antel Arena

El cantante colombiano se presentó el jueves en el Antel Arena con entradas agotadas y demostró por qué es uno de los músicos más populares de Latinoamérica

Sebastián Yatra junto a Tini Stoessel en el Antel Arena. Foto: Carlos Iglesias
Sebastián Yatra en el Antel Arena. Foto: Carlos Iglesias.
Sebastián Yatra en el Antel Arena. Foto: Carlos Iglesias.
Sebastián Yatra en el Antel Arena. Foto: Carlos Iglesias.
Sebastián Yatra en el Antel Arena. Foto: Carlos Iglesias.

Sebastián Yatra está parado en el centro del escenario. El Antel Arena queda a oscuras por unos segundos hasta que un seguidor ilumina la campera de cuero llena de pequeños espejos que el colombiano vistió al momento de cantar “Cómo mirarte”, la balada desgarradora que publicó a finales de 2015, cuando tenía 21 años. El reflejo de las luces ilumina todo el recinto y generan la sensación de estar frente a una bola de espejos humana. A ese efecto se le suma los flashes de los celulares de una parte de las 10 mil personas que agotaron su show del jueves.

En los cuatro años que pasaron desde que lanzó esa balada al piano, Yatra se convirtió en uno los cantantes más populares de Latinoamérica. Es el primer colombiano en agotar el Antel Arena y canciones como “Ya no tiene novio”, “Runaway”, “Un año” y “Cristina” acumulan cientos de millones de reproducciones en las plataformas de streaming. 

Todo lo que pasó en este período es un sueño cumplido para el músico de 24 años, y lo dice durante varios momentos del show. “Justo ahora recordaba cómo llegábamos aquí hace cuatro años con la ilusión de un día poder hacerles un show así y que nos acompañaran ustedes. Hoy somos 10 mil almas unidas por una palabra llamada ‘amor’”, dijo antes de empezar a cantar “Cómo mirarte”.

Sebastián Yatra en el Antel Arena. Foto: Carlos Iglesias.
Sebastián Yatra en el Antel Arena. Foto: Carlos Iglesias.

Durante el show de casi dos horas, los flashes de celulares que iluminan las gradas y la platea se mezclan con las luces y la pirotecnia. Lo mismo sucede con la voz de Yatra: durante todo el recital, el público —formado por madres con niños, grupos de amigas adolescentes, cincuentonas con ganas de bailar y abuelos junto a sus nietos— corean todas las canciones y alcanzan al grito ensordecedor en varios momentos.

Acompañado de seis bailarinas y de una banda soporte de cinco músicos, el show del colombiano es una fiesta de colores y de un repertorio lleno de coreografías y de éxitos.

Tras la emoción de “Cómo mirarte”, uno de los dos guitarristas de la banda empieza a tocar los acordes de “Ya no tiene novio” en loop. El cantante le pregunta al público “¿Quién quiere bailar conmigo?” y la respuesta es ensordecedora. “Ven pa’ acá”, dice mientras señala a una chica. “Tú, la que estás con tu hija, ven también”, le dice a otra. 

Mientras el resto de la banda se va sumando a la canción, tres niñas y dos mujeres suben al escenario. Luego de los abrazos y selfies con el cantante, Yatra propone un concurso de baile: “La que vaya más abajo se va a ganar una sorpresa”. Tras el baile de cada una y la ovación, el músico les regala una remera autografiada —“Yatra Forever”, dice— a cada una.

Cuando se van las participantes, empieza la fiesta. “Si tu novio te termina, yo te tengo la mejor medicina / Si tu novio te termina, mezcla guaro con tequila”, corea todo el público mientras una máquina de humo toma el escenario. Luego llega “Runaway”, uno de los éxitos del año, cantado junto a los Jonas Brothers, Daddy Yankee y Natti Natasha. Mientras canta, Yatra baja del escenario y va a abrazarse con la gente de las primeras filas. Sobre el final, un confeti de colores vuela desde el escenario.

Las luces vuelven a apagarse y el equipo de producción entra con unas cuantas velas para generar un ambiente íntimo en el Antel Arena. “Les quiero hacer una invitación esta noche”, dice Yatra. “Que estos próximos 15 minutos nunca los olvidemos”, agrega. “Vamos a cantarle a nuestro verdadero amor, donde quiera que esté”, propone antes de empezar a cantar la balada acústica “Un año”. Desde la platea se levantan varias pancartas que dicen “Gracias amor” y el público canta con pasión toda la letra mientras que Yatra termina de rodillas, casi llorando sobre el final de la canción.

Luego llega “Cristina”, el momento más emotivo de la noche, con una letra dedicada a su pareja, la cantante Tini Stoessel. “Dicen que los amores llegan cuando menos lo esperas. Porque así fue como me pasó”, dice. “Martina, ¿dónde estás amor?”, pregunta y el público empieza a corear “Tini, Tini, Tini”.

Mientras que el colombiano canta “Tú de 19 y yo de 23”, Stoessel camina hacia el centro del escenario y sorprende a todos, que responden con una ovación enorme. “Cómo quisiera quedarme, pero ahora no estás conmigo / Siempre la vida se pasa, pero no pasa contigo”, cantan de rodillas mientras se miran a los ojos. Se besan y se dicen “te amo”, mientras que el público enloquece. Un momento tan simple y hermoso que emociona a cualquiera.

“Un saludo a la persona que tiene la pancarta iluminada allá arriba”, dice Yatra señalando a un fanático ubicado en el anillo más alto del Antel Arena. “Leo absolutamente todo lo que me escriben”, añade, y enseguida el público lo aplaude. "¿Les cuento un secreto? Los sueños no están allá lejos, no las encontrás al final de la meta. Existen y están dentro de todos nosotros. Uruguay, de verdad que los amo. Muchas gracias", dice antes de empezar a cantar “Fantasía”, una de las canciones de su último disco.

Con “Suena el dembow” vuelve la fiesta. “Cuando te vi, vi, vi / Supe que tú eras para mí, mi, mi / Y es que a me gustas sólo tú, tú, tú /Tenemos cosas en común, baby”, corea el público. La canción llega con un momento especial. “Me acabo de acordar algo. Me dijeron en el Meet And Greet que hay un man acá, que se llama Sebastián, que le va pedir matrimonio a su chica Belén”, dice Yatra antes cantar el éxito que grabó junto a Joey Montana.

Sobre el final del show, Yatra termina de ganarse a su público cuando vuelve al escenario vistiendo la camiseta de la selección uruguaya y tocando una guitarra Les Paul celeste. "No nos dimos cuenta de que estas canciones tan sencillas eran un punto convergente donde ahora nos encontramos. La música es una especie de arma sanadora. Me dan luz y me dan fuerzas, Uruguay”, dice el emocionado. Nuevamente, las pancartas que rezan “Gracias amor” se levantan en la platea. El colombiano comienza a cantar “No hay nadie más” y los flashes de los celulares vuelven a iluminar el recinto. "Nos acompañan hoy en la materialización de un sueño", había dicho minutos antes. Al contemplar la escena, a uno lo invade la sensación de que Yatra es honesto en lo que está diciendo.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)