VISITA

Backstreet Boys en Uruguay: entre los hits, la nostalgia de los noventa y la vigencia pop

La banda que fue sensación en la década de 1990, cantará por primera vez en Uruguay en 2020, en el Antel Arena

Backstreet Boys. Foto: Difusión
Backstreet Boys. Foto: Difusión

La noticia se había filtrado la semana pasada, justo en la previa de la Noche de la Nostalgia, y ayer se hizo oficial: los Backstreet Boys llegarán por primera vez a Uruguay en 2020, para tocar el 8 de marzo en el Antel Arena, en el marco de su DNA World Tour. Las entradas -caras, van de 2.200 a 13.500 pesos-, se pondrán a la venta el 4 de setiembre a las 11.00 a través de Tickantel, pero antes habrá preventa para fans, de mañana hasta el domingo, entre las 10.00 y las 17.00.

El primer show internacional de gran escala que se anuncia para 2020 en el país, es el de una banda que es un ícono de la década de 1990, la representación de un fenómeno y de un sonido que aunque después ha tenido secuelas de mucho éxito, es un viaje directo en el tiempo. Es curioso pensar que el año pasado, el primer anuncio así de relevante para la agenda uruguaya de cara a 2019, fue el de la visita de Ed Sheeran, el popstar más relevante de la actualidad, que llegó en su plenitud y que ha dado tantos conciertos en los últimos dos años, que acaba de anunciar que se tomará ¡18 meses! de descanso.

Uruguay es un poco así, dividido entre una nostalgia eterna que trasciende géneros musicales y, de vez en cuando, prestando atención a la tendencia más mainstream de lo mainstream, pero el asunto llama la atención, sobre todo cuando atrás está la misma productora (AM), que así como trajo a los Rolling Stones o a Chuck Berry, concretó las visitas de estrellas teen como One Direction o Selena Gomez.

Los Backstreet Boys podrían funcionar como conector de esos dos grandes bloques. Estos cinco muchachos que fueron la sensación del pop mundial entre 1996 y 2001, al tiempo que abandonaban la adolescencia para darle paso a la juventud, hoy ya están bastante grandes. Nick Carter es el más chico, con 39 años, y Kevin Richardson el más grande, con 47. En el medio se ubican AJ McLean (41), Brian Littrell (44) y Howie Dorough (46). Sin embargo, su propuesta musical sigue siendo la misma que estaba plasmada en su disco debut, el homónimo de 1996, y en los shows que por entonces empezaron a hacer. Las coreografías ahora son menos elaboradas y menos ágiles, pero ellos siguen bailando. Los atuendos, aunque se han modernizado, siguen siendo cuestionables. Y las canciones siguen teniendo la misma fórmula: las melodías son pegadizas, hay tanto tema bailable como balada, el romance atraviesa todo, y las voces funcionan bien al unísono. Son temas sin errores, pero tampoco es que desbordan personalidad.

Más allá de algunos cambios obvios en la producción, de la sustitución de algunos recursos de moda (en los noventa, todo pasaba por unos efectos medio robóticos) y de alguna actualización en el plano arreglístico, no hay casi diferencias entre el repertorio inicial y el de ahora.

La banda ha sabido nutrir de canciones a un puñado de éxitos que vienen de aquellos primeros seis años estelares. Ahí se ubican “Everybody” y “As Long As You Love Me” (la que usaban los Taxi Boys de Videomatch para su parodia), “We’ve Got It Goin’ On”, “Get Down”, “Larger Than Life”, “I Want It That Way”, “The One” y “More Than That”, por lo menos. Están repartidas en el Backstreet Boys, Backstreet’s Back, Millennium y Black & Blue (2000).

Después de ese disco, la boy band por excelencia de las últimas décadas entró en un receso que se cortó en 2005 con Never Gone, un disco que tuvo una floja recepción por parte de la crítica. Al año siguiente, Kevin Richardson se alejaba para volver en 2010; en su ausencia, la banda se mantuvo activa y ya no paró de tocar. Nunca más volvió a generar el fervor de aquel primer tiempo, pero hoy, con la celebración de su aniversario 25° y la salida de un nuevo álbum, DNA, parece haber recuperado buena salud.

Los cinco integrantes han probado suerte en solitario con la música, y han estado en la mira por diferentes situaciones. Varios han tenido problemas con el alcohol y las drogas, y Nick Carter fue denunciado por violación el año pasado, cuando Melissa Schuman lo acusó de haber abusado sexualmente de ella en 2003. La causa fue desestimada porque ya habían pasado más de 10 años del hecho.

Nada de eso parece haber interferido en el éxito actual del grupo, que batió récord de venta de entradas con su participación, este año, en el Festival de Viña del Mar: para su shows, los tickets se agotaron en un par de horas. Ahora queda ver cuánto fanático conservan por acá.

Conferencia de Backstreet Boys en Argentina en 2001. Foto: Darwin Borrelli
Conferencia de Backstreet Boys en Argentina en 2001. Foto: Darwin Borrelli
PASADO

El fervor latino por la famosa "boy band"

“La primera vez que vinimos a Sudamérica no teníamos idea de la magnitud del éxito de los Backstreet Boys”, dijo hace más de 20 años Brian Littrell a la prensa argentina, en una visita al país vecino. “Los fans en el aeropuerto; daba miedo, no podíamos salir del hotel, los policías vigilando nuestros cuartos. Era una locura y fue la primera vez. Por eso ahora estoy ansioso por saber qué va a suceder nuevamente”. 

La boy band pasó varias veces por la región y tocó mucho en Argentina; con este tour estará en México, Costa Rica, Colombia, Chile, Argentina y Brasil.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)