CRÓNICA

Los Backstreet Boys lograron uno de los shows más enérgicos de la historia del Antel Arena

Con entradas agotadas y un repertorio de más de 30 canciones, la boyband estadounidense repasó todos sus éxitos en el Antel Arena; hoy repiten show y aún quedan entradas disponibles.

Los Backstreet Boys en el Antel Arena. Foto: Leo Mainé.
Los Backstreet Boys en el Antel Arena. Foto: Leo Mainé.

“Ya sé que empezamos con esta gira hace un mes y que esta es nuestra primera vez aquí, pero tengo que decirles que ustedes son uno de los públicos más ruidosos”, dijo AJ McLean cerca del final del show que los Backstreet Boys ofrecieron en el Antel Arena. Apenas terminó esa frase, se escuchó un grito ensordecedor que estuvo a cargo de las más de siete mil personas que agotaron el primer recital que la boyband estadounidense presentó ayer en Uruguay.

Detrás de AJ, Kevin Richardson sostenía una bandera de Uruguay con la frase “BSB are in our DNA” (“Los Backstreet Boys están en nuestro ADN”, haciendo referencia al título de DNA, su último disco), escrita sobre las franjas blancas del pabellón nacional. Y esa inscripción inmortalizada con un marcador negro por algún fanático, representaba muy bien el sentimiento de toda una generación que se crió en los noventa junto a todos los éxitos que sonaron ayer en vivo (como “As Long As You Love Me”, “I Want It That Way” y “Everybody”) y que fueron coreados durante un show de dos horas que incluyó más de 30 canciones.

Los Backstreet Boys en el Antel Arena. Foto: Leo Mainé.
Los Backstreet Boys en el Antel Arena. Foto: Leo Mainé.

“Ustedes nos están esperando desde hace casi 27 años”, dijo Howie D antes de cantar “Chateau”, de DNA, y se llevó otra ovación de la gente. Bastaba con echar un vistazo al recinto para confirmar las palabras del músico de 46 años: el público, en su gran mayoría femenino y que sobrepasaba la barrera de los 30 años, finalmente pudo bailar al ritmo de las canciones que formaron parte de la banda sonora de su adolescencia. Unas cuantas vinchas con el nombre de la boyband, tiaras con flores de colores, numerosas pancartas (“Nick, I love you” o “Love you AJ, Stephany”), cientos de camisetas con el afiche de la gira mundial y hasta las caras recortadas de cada uno de los cinco integrantes del grupo resaltaban en la platea.

El show comenzó minutos después de las 21.00 cuando se apagaron las luces del Antel Arena y se dio paso a un video de presentación que se proyectó sobre la pantalla gigante ubicada al fondo del escenario (además de esa, cuatro pantallas más se ubicaban por encima y los costados del escenario). Apenas apareció el nombre de los Backstreet Boys se escuchó el primero de los tantos gritos ensordecedores, que durante las dos horas de show, se transformarían en una parte del ambiente sonoro del recinto. Tras proyectar el título de cada uno de los discos de la banda, se dio paso a la presentación de los miembros del grupo: AJ McLean, Howie Dorough, Brian Littrell, Nick Carter y Kevin Richardson.

Los celulares en alto de los fanáticos para captar el esperado primer encuentro y las explosiones de humo que salían desde el escenario, fueron los elementos que terminaron de generar el ambiente de expectativa para la salida del quinteto a escena. Fue entonces, a las 21.06, cuando el grupo salió para cantar un fragmento de “Everyone”, una carta de agradecimiento a sus fanáticos de toda la vida: “Hemos pasado días malos, / Algunas personas dicen que no los merecemos (…) / Estuviste ahí desde el principio, / Sabemos quién sos”.

Los Backstreet Boys en el Antel Arena. Foto: Leo Mainé.
Foto: Leo Mainé.

Vestidos de negro y acompañados de unas visuales con aires futuristas, le dieron paso a “I Wanna Be With You”, uno de sus tantos hits de finales de los noventa. Mientras cantaban le dieron paso a la primera coreografía de la noche, una de las tantas que (junto a sus voces armonizadas y a sus letras de romances adolescentes) marcaron a una generación: primero un salto y luego el puño izquierdo en alto. En seguida, una media vuelta para empezar correr sin moverse del lugar. De ahí, otro salto e inclinar el cuerpo hacia la izquierda. Por último, el puño derecho en alto y varios movimientos de cabeza (siguiendo los golpes de batería). No habían pasado cuatro minutos y ya se habían metido al público en el bolsillo.

Cantando sobre una pista y moviéndose por todo el escenario, cada miembro del quinteto tuvo su momento de protagonismo mientras el resto lo acompañaba en los coros y en coreografías similares a la que se mencionó anteriormente. “Show Me the Meaning” y “More Than That” confirmaron que, además de moverse con fluidez en el escenario, las voces de los cinco siguen estando a la altura del sonido que los puso en la cima de la industria musical. La confirmación llegó con dos números a capella, cantados al borde de la pasarela del escenario: “Donde quieras yo iré” (cantada en español por el grupo y coreada a todo volumen por el público) y la hermosa “Breathe” (del disco DNA).

Los Backstreet Boys en el Antel Arena. Foto: Leo Mainé.
Foto: Leo Mainé.

"Diviértanse como si fuera 1999", propuso AJ (parafraseando a Prince) antes de dar paso a una seguidilla de éxitos que tuvo sus momentos más altos en los clásicos “As Long As You Love Me”, “I Want It That Way”, “I’ll Never Break Your Heart”, “Larger Than Life” y, obviamente, “Everybody (Backstreet’s Back)” (la cúspide del show). Con este repertorio, la boyband logró una de las respuestas del público más enérgicas en lo que va de historia del Antel Arena. Todo construido sobre gritos desenfrenados, abrazos entre grupos de amigas, manos en el pecho y mordidas de labio (como para asegurarse que lo que estaba pasando en el escenario no era un sueño), aplausos, saltos, cientos de historias de Instagram y un coro de más de siete mil personas.

Acompañados de impactantes visuales que mezclaban imágenes futuristas con escenas de hoteles y hasta de desiertos con apariencia posapocalíptica, los cinco músicos se encargaron de saludar a cada sector del Antel Arena. Para terminar de contagiar el entusiasmo, se acercaron al frente de la pasarela para firmar banderas, pancartas, pósteres y hasta portadas de discos. Todo mientras cantaban.

Uno de los puntos más significativos de la noche llegó con “No Place”, que forma parte de DNA. Mientras en las pantallas se exhibían imágenes de las parejas y los hijos de los cinco músicos, en el público se levantaron miles de pancartas que rezaban: “Thanks for coming, Uruguay BSB” (“Gracias por venir. Uruguay BSB”).

“Hemos recorrido el mundo por casi 27 años y pudimos conocer a tanta gente diferente”, dijo AJ en un momento del show. “Es todo gracias a la música, que nos une, y a ustedes; son los mejores fanáticos que podemos haber imaginado”. Ayer, y tras años de espera, finalmente el público uruguayo pudo escuchar en vivo las canciones que formaron parte de su adolescencia y (parafraseando a la chilena Violeta Parra) volver a los 17 durante al menos dos horas. “Gracias, Uruguay”, dijo Kevin con una sonrisa sobre el final del show. Los músicos quedaron agradecidos y el público que llenó el lugar también. Fue una noche que quedará en la memoria de los asistentes.

Esta noche, los Backstreet Boys repiten show en el Antel Arena. Quedan entradas a la venta en Tickantel, y los precios van de $ 1.700 a 1.3500.

Los Backstreet Boys en el Antel Arena. Foto: Leo Mainé.
Foto: Leo Mainé.
Reportar error
Enviado
Error
Reportar error