LO NUEVO EN DISCOS

Ayuí editó "El Desenchufazo", un álbum grabado en vivo 1972 y "perdido" por años

Con Eduardo Darnauchans, Yabor, Jorge "Flaco" Barral, "Pájaro" Canzani y varios artistas, Ayuí Discos lanzó las grabaciones de "El Desenchufazo"

"El Desenchufazo" se publicó a través de Ayuí Discos. Foto: Ayuí.
"El Desenchufazo" se publicó a través de Ayuí Discos. Foto: Ayuí. Discos

Miedo, tensión, violencia y oscuridad: 1972 estaba llegando a su fin y en el aire ya se percibía que todo andaba mal. Se trataba de la dolorosa transición hacia una dictadura que comenzaría un año después y se extendería hasta 1985. “Uruguay, te cortaron mal las venas, / Se te está yendo la vida”, resumía Gastón “Dino” Ciarlo en “Montevideo Blues”, una gris y desgarradora crónica de la época.

Pero mientras todo eso sucedía, la música uruguaya estaba atravesando un momento de efervescencia nunca antes visto. Eduardo Mateo editó el histórico Mateo solo bien se lame, Totem llenó el Teatro Solís de la mano de Descarga, un jovencísimo Eduardo Darnauchans debutó con Canción de muchacho, Opus Alpha se sumergió en el blues con su único disco y Dino lanzó el memorable Montevideo Blues.

En el rock, el crecimiento era más que notable. De la mano de Psiglo,  lo ya nombrados Opus Alpha, Los Deflines —que comenzaron a cantar en español con el simple "Amigo sigue igual" y "Con esa voz"—, Los Killers y otros grupos, el género captaba cada vez más seguidores, vendía bastantes discos y tenía buenas críticas. Si bien ese parecía ser el sonido de la juventud de la época, el abordaje folk y mayoritariamente acústico —con el foco puesto en las letras de crítica social— también era el reflejo de esa etapa.

Y eso es justamente lo que muestra El Desenchufazo, un disco recientemente editado por Ayuí Discos que rescata las grabaciones de los dos recitales colectivos realizados a finales de 1972. Se trata de un valiosísimo documento de uno de los tantos momentos en los que artistas locales se unieron para hacerle frente a una frágil situación sociopolítica.

Eduardo Darnauchans, Daniel Bertolone, Jorge “Flaco” Barral, Yabor, Jorge Vallejo, Carlos “Pájaro” Canzani y otros músicos protagonizan el álbum que fue grabado en vivo en el Cine Novelty Theatre y el Teatro Nueva Stella. Según cuenta el periodista Esteban Leivas en el librillo de 35 páginas que acompaña el álbum, el plan original era editar El Desenchufazo a mitad de 1973, pero la llegada de la dictadura obligó a aplazar la idea.

Leivas se mudó a España y se llevó las cintas en una caja que, según comenta, quedó en el garaje de algún amigo durante décadas. Finalmente, 48 años después, el disco llegó a las disquerías —aún no está en plataformas— con un sonido recuperado  , y basta con escuchar atentamente para comprender la importancia de este rescate. “No puedo comprender la libertad, en vez de florecer muriendo está”, canta Yabor en “Ver las cosas” mientras se lleva una ovación.

El álbum deja grandes momentos como “Canción para un joven contemporáneo”, una inédita de Eduardo Darnauchans que invita a la lucha con canciones; “Mi partida”, donde Miguel López se acompaña de unos jóvenes Jorge Lazaroff —que también aparece junto al grupo Creación y testimonio— y Jorge Bonaldi para cantarle a un exilio inminente; y “Susana se va”, que reúne a Jesús Figueroa, Jorge “Flaco” Barral, y Daniel Bertolone —los tres de Opus Alpha— en un plan acústico.

También destacan las actuaciones de Jorge Vallejo —cantante de Repique y Combo Camagüey, y voz invitada en el clásico "Durazno y Convención"—, quien ofrece una memorable interpretación de "No destrocen mi canción" acompañado de guitarra, contrabajo y tumbadoras; de Jorge Barral, quien presenta "Rincón de la bolsa", una canción sobre la vida lejos de la ciudad que adelanta el abordaje de lo que más adelante sería el cautivador álbum Chau (1973); y de Carlos "Pájaro" Canzani —cuyo proyecto Aguaragua, de 1973, fue esencial para el nacimiento del Canto Popular— con la bellísima "Los ciegos". "No sé si el canto alcanzará el sentimiento, / Al fin los ciegos harán el gran sufrimiento", insiste. 

Es un disco esencial para los amantes de la historia de la música uruguaya y un verdadero documento para comprender su desarrollo. El librillo interno de El Desenchfuazo está acompañado de valiosos aportes de Fernando Peláez, Nelson Caula, Tabaré Rivero, Hamlet Faux, Esteban Leivas y Jorge "Flaco" Barral, quienes ponen en contexto la importancia de esta serie de recitales acústicos en tiempos repletos de oscuridad.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error