entrevista con Gloria Trevi

"Aún no he llegado a donde voy"

“Creo que ya es tiempo de ir con el psiquiatra”, cantaba la mexicana a principios de 1990. Con sus medias rotas, su ropa provocativa y su melena salvaje, Gloria Trevi se hizo famosa por canciones como “Todos me miran” o “Pelo suelto”; le imprimió actitud punk rock a su repertorio pop y se convirtió en una rebelde sin causa.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
"El disco no puede subsistir sin hablar del amor después del amor".

En 2000 fue detenida y pasó cuatro años en la cárcel, hasta que la absolvieron. Volvió con aire triunfal y todo ha sido un éxito desde entonces. En 2015 lanzó El amor, un disco pasional y romántico en el que versiona clásicos y que en abril espera poder presentar en Uruguay. “El amor le da sentido a todo”, dice en charla exclusiva con El País.

—¿Cómo surgió el proyecto de este disco, El amor?

—Fue algo muy espontáneo. La compañía (Universal) tenía rato pidiéndome disco de catálogo, pero no me había convencido porque yo soy una cantautora, y no me sentía identificada poniéndome a cantar canciones que han sido grandes clásicos en voces de grandes intérpretes. Y un día oyendo canciones dije: esta canción me hubiera gustado ser hombre para cantarla. Y eso desencadenó todo esto.

—¿Cómo se desarrolló?

Nació Mr. Trevi, el hombre de mi fantasía, que está teniendo un pegue bárbaro, y empieza a cantar de qué manera debe ser amada una mujer, y Mrs. Trevi sale a entregarse. Es el lado súper vulnerable, porque las mujeres tenemos que ser muy fuertes y adquirimos un papel tipo los hombres de no demostrar qué tan frágiles somos, nos ponemos ciertas barreras, escudos. Aquí es quitarse el escudo totalmente. Y después que se empieza a sentir todo ese halo erótico Mr. y Mrs. Trevi se funden y sale Gloria Trevi, y lo que pasa ahí es una locura.

—¿Te cuesta quitarte el escudo?

—No es que me cueste, pero en el escenario es bien desgastante, porque es interpretar cada canción desde las entrañas.

—El distintivo de este disco está justamente en eso, en que la interpretación es muy pasional y está muy bien lograda.

—¿Y sabes qué? Es un concierto que tienes que ir a disfrutar con toda la gente que amas, tus hijos, tu esposo, tus padres, porque todos lo van a disfrutar. Porque esta música es tan universal; hubieras visto en Perú y en Chile, la gente con niños, con mayores, y llega un momento que la gente aplaude. Que hacía años no escuchaba aplausos porque como la gente está con los celulares todo el tiempo nada más grita (se ríe).

—Me llamó mucho la atención la versión de "El amor después del amor", que es la menos predecible y la más arriesgada también.

—Sí, yo amo esa canción y este disco no puede subsistir sin hablar del amor después del amor, del amor más allá de la vida, porque creo en eso. La escogí porque sentí que tenía algo divino, y en el show es la canción con que Mr. Trevi se despide.

Si no puede ver el video, haga click aquí.

—¿Mr. Trevi aparece también a la hora de componer?

—¡Claro! Cuando compongo soy Gloria Trevi y están los dos en mí. Mr. Trevi aparece mucho en canciones mías más atrevidas, y Mrs. Gloria en las románticas.

—Decías que el amor te hizo caer y levantarte. ¿Cuánta importancia tiene el amor de la gente? Porque has atravesado situaciones que a cualquier artista le harían renunciar, y cada vez que volvés con un disco se vende muy bien, las giras son exitosas.

—Gracias a Dios. El amor del público para mí ha sido el hombro para poderme levantar. Cuando estaba en el momento más difícil de mi vida sabía que había gente rezando por mí, gente que creía en mí, que me estaba esperando y gente a la que criticaron por no abandonarme. Y yo no podía fallarles, tenía que hacer que se sintieran orgullosos.

—¿Sentís que lo pudiste lograr?

—Siento que voy muy bien, y que todavía los voy a hacer sentir más orgullosos porque aún no he llegado a donde voy.

—Creés entonces en eso de que lo que no te mata te fortalece.

—No lo creo, ya lo viví. Eso es totalmente cierto.

Repasando tu carrera, quizás con las apariciones de Mr. Trevi y esa cosa más provocativa, te has convertido en un ícono gay.

—Fijate que eso se marcó mucho con "Todos me miran", pero si vas a un concierto de la Trevi lo que vas a encontrar es un público muy ecléctico, y eso lo amo. Porque soy una persona que rompe barreras, fronteras. Yo no creo en el clasismo, en el sexismo ni en nada que haga que las personas se dividan. Es más, la palabra diablo significa "el que divide". Todo lo que une es bueno y es parte de Dios.

—Salió hace poco una película sobre tu vida. ¿La viste?

—No la pude ver completa porque me hace llorar. Lo que pasa es que ver mi vida no es fácil, y no es una película documental, tiene muchas licencias dramáticas, había cosas que me daba coraje porque decía: ¡eso no fue así! Ya llegará el día en que les pueda contar mi historia. Igual al final es una película que tiene un mensaje positivo, basada en una historia real y provoca emociones, sentimientos.

—¿Entonces te gustaría poder contar tu historia?

—Claro que sí, pero no sabría cómo hacerlo en una hora y 45 minutos (se ríe).

—¿Y cuáles serían las claves de tu propio relato?

—Para empezar, no la basaría en una época de escándalos. Mi vida es muchísimo más y lo otro es más importante que ese período. Por eso soy quien soy. Para mí, mi historia debería tener un antes, un entre y un después, para que también el mensaje fuese muchísimo más lindo.

—¿Te gusta pensar en el concepto de reinvención?

—Yo no siento que me haya reinventado, creo que he sido fiel a mí. Que no traiga las medias rotas y el pelo parado no quiere decir que me haya reinventado, lo que pasa es que yo siempre propuse evolucionar. A mí no me gusta el área de confort.

Una artista que vive en constante superación.

Entre 1990 y 1995 Gloria Trevi editó cinco discos, todos controversiales. Varias de sus canciones fueron censuradas por lenguaje explícito o por un claro doble sentido. Sin embargo, la censura no evitó que se volviera una figura famosa en América Latina y exitosa a nivel de ventas.

En 2000 Trevi fue detenida junto a su representante y pareja Sergio Andrade. A ambos los acusaron de secuestro y abuso de menores, lo que a la cantante le costó casi cinco años de cárcel. En 2004, después de haber tenido un hijo en prisión, fue absuelta, y de inmediato retomó su carrera musical. Editó hasta ahora cinco álbumes más: todos recibieron buenas críticas, vendieron millones de copias y en algunos casos recibieron premios. El amor confirma que, con 47 años, Trevi logró sobreponerse de todas las adversidades, siempre aferrada a su talento.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados