VEA EL VIDEO

Atmósfera uruguaya pero con aire estadounidense

La nueva voz del pop nacional, Victoria Solé, prepara el lanzamiento de su disco debut.

Un día de verano la familia Solé se encontraba en un restaurant puntaesteño, divirtiéndose como de costumbre con un karaoke. Allí estaba, también, Valeria Lynch haciendo un concurso. Uno productor argentino escuchó cantar a una jovencita y paró la oreja.

Se le acercó y le dijo que le gustaría presentársela a Rudy Pérez. Ella, claro, no le creyó.

Rudy Pérez es músico, compositor, productor e ingeniero de sonido; nació en Cuba y se radicó en Estados Unidos, y desde allí trabajó con figuras como Beyoncé, Christina Aguilera o Marc Anthony, entre muchas otras. Y, ahora, también con la uruguaya Victoria Solé, que prepara el lanzamiento de su disco debut, Al otro lado de mi atmósfera. Pérez, elegido en 2010 como Productor de la Década por la revista Billboard, produjo el álbum junto a Chris Price, director musical en el reality The X factor.

"Fue todo un camino de creer y no creer", le cuenta Solé a El País, instalada en la casa de su amigo y guitarrista, Pipe Bellora. "Fue algo que me enseñó muchísimo, me aportó muchísimo y me generó mucha adrenalina. Cuando estás grabando no te lo crees", confesó sobre la grabación que tuvo lugar en Miami, en un estudio donde grabó Michael Jackson. El álbum lo grabó sola, por lo que se encuentra en proceso de consolidación con la joven banda que la acompaña —Pipe Bellora en guitarra, Juan Pablo Szilagyi en bajo, Nicolás Molina en batería y Vivi Brion en teclados.

Victoria Solé respira música desde la cuna. Su padre y su hermano son músicos y su madre escribe; ella tomó un poco de cada uno de sus progenitores y cuando entraba en la adolescencia le pidió a su padre que le enseñara a componer. Por esa época adquirió una pequeña grabadora que todavía conserva, y con ella registró todo lo que pudo. "Cantaba canciones de amor de gente que no conocía o no amaba, pero yo la amaba en mis canciones", comenta. Canto estudió "toda la vida" y lo hace hasta ahora. La voz es su instrumento favorito, reconoce, pero le dedica mucho tiempo a la guitarra, con la que cree que todavía debe trabajar más.

Al pop melódico (generalmente, a veces bailable), género poco explorado en Uruguay históricamente, llegó de casualidad. La primera canción que hizo "salió así", y así fueron surgiendo las demás. "Las canciones son un espejo de lo que soy y lo que voy sintiendo", dice.

"Cuando un chico dice que quiere ser actor o cantante, en ese momento lo dice en serio. La diferencia está en perseverar", explica Solé sobre su decisión de ser cantante. Entiende que no muchos le dicen que está "loca" por haber elegido este camino, pero se lo hacen entender "de otras maneras". "Y la única manera de poder contestar eso es viviendo y cumpliendo metas, porque los logros hablan por sí solos".

El próximo objetivo de Solé, quien ha actuado ante miles de personas teloneando a La Oreja de Van Gogh, Joss Stone y a Violetta en su última presentación en Montevideo, es lanzar Al otro lado de mi atmósfera, para el que compuso la mayoría de las canciones. Dos de ellas superan las 100.000 visitas en YouTube, y varias suenan en radios de Uruguay y Argentina. "Una vez iba en el auto, apareció mi canción en la radio y lloré", confiesa con vergüenza.

Con una carrera ascendente y esperando que su disco salga al mercado, Solé asegura que la música es su compañera, en lo bueno y lo malo. "Quiero llegar lo más alto, que la mayor cantidad de gente me escuche en un escenario. La música es todo, mi camino y mi destino".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados