La propia discoteca

Así suena una fiesta de rock

Un repaso personal al canon musical. Hoy: "Bad Reputation" de Joan Jett

Joan Jett
Joan Jett, una diiosa del rock

La salida de un documental sobre su vida llamado, precisamente, Bad Reputation, parece una excusa, ni mejor ni peor que otra, para volver a escuchar a Joan Jett. Hace unos años, una película (The Runaways) habló sobre su primera banda con la actriz Kirsten Stewart enfundada en sus pantalones de cuero.

Jett es una de las grandes mujeres del rock. Surgida en un tiempo (fines de la década de 1970) y en un género (el punk) no dado a las artistas mujeres, se fue ganando un espacio único a base de aguerridas y pegadizas canciones. En ellas combinaba cierta fiereza pop emparentada con los Ramones, un salvajismo más controlado que con The Runaways, algo de glam rock y una presencia morocha de esas que intimidan. En 2015 ingresó en el Salón de la Fama del Rock and Roll.

Bad Reputation, el disco, en el que está acompañada por su banda The Blackhearts, fue su debut y una condensada muestra de todo su potencial. Acá no está “I Love Rock and Roll”, su gran clásico, pero sí su cover de Gary Glitter, “Do you Wanna Touch Me (Oh Yeah)” que es pura vitalidad. Hay momentos más calvos como el cover del standars de Lesley Gore, “You Don’t Own Me”, que la vinculan con el sonido de los grupos de chicas de la década de 1960.

Gran parte del secreto está en el socio de Jett, Kenny Laguna, un tipo que conocía lo que la muchacha de Filadelfia precisaba para sus canciones: un sonido que no escondiera su aguerrida presencia, pero que le diera los pulidos de una producción pop. Hay algo de new wave en la vuelta, pero esto es puro rock and roll. Pura vida.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)