CRÍTICA

Una artista en la plenitud de su arte

El programa del recital de la soprano navarra María Bayo fue compaginado con evidente buen gusto.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
María Bayo. Foto: Facebook.

Las tres primeras melodías fueron de la compositora y mezzosoprano francesa de origen español Pauline Viardot, hija del reconocido maestro de canto Manuel García y hermana de la famosa soprano María Malibrán. Bayo nos llevó desde el más puro refinamiento de "Haï luli", pasando por la cautivante danza cubana "Havanaise" —que tiene la particularidad de ser cantada en francés y en español— para finalizar con una interesante versión musical del poema "Les filles de Cadix" de Alfred de Musset, inmortalizado en música por Léo Delibes.

Luego interpretó del pintor, escritor y compositor belga Max Moreau "Sérénade inachevée" y "Les Hirondelles". Si bien en el programa se le atribuía una tercera con el título de "Tristesse" esta obra no le pertenece ya que es la melodía principal del Estudio opus 10 nº 3 de Chopin; lo que puede ser de su autoría es el texto ya que el polaco nunca la concibió para canto y piano.

A continuación se escucharon del francés André Messager dos canciones pertenecientes a sus comedias musicales, "La petite fonctionnaire" y "Lamour masqué". Finalizó la primera parte con el cuplé "Cest pas Paris, cest sa banlieu" de la opereta "Ciboulette" del venezolano radicado en Francia, Reynaldo Hahn.

La segunda parte fue dedicada a cuatro compositores españoles: Antón García Abril con sus tres "Canciones de amor", Manuel de Falla (sus siete "Canciones populares españolas") y Federico Moreno Torroba y Ruperto Chapí con las romanzas de las zarzuelas La Marchenera y Las hijas de Zebedeo.

María Bayo está en la plenitud de su carrera. Es excelente la calidad de su timbre vocal, cuya belleza de sonido se mantiene, con rigurosa homogeneidad a lo largo de todos los grados de su amplio registro. Por otra parte, tiene una ductilidad muy grande en cuanto a la regulación del volumen sonoro, haciendo en ello gala de una excelente técnica, tanto de emisión como de respiración, logrando una continuidad perfecta en la dicción. Además de estas cualidades "instrumentales" Bayo posee un exquisito sentido musical, revelado a través de las diferentes modalidades estilísticas y en las cuales se nos muestra como una verdadera artista del canto. Su versatilidad quedó demostrada al cantar con igual profundidad de comprensión obras tan distintas entre sí como la bellísima melodía "Ha luli" de Pauline Viardot , con la brillante "Jota" de Falla o con la gracia de las "Carceleras" de Chapí.

Bayo conquistó al público mereciendo los justos y prolongados aplausos que la obligaron a dos bises: la habanera de la zarzuela cubana Cecilia Valdés de Gonzalo Roig y la picaresca "Tarántula" de Giménez de la zarzuela La tempranica.

El pianista vasco Rubén Fernández Aguirre se desempeñó brillantemente como acompañante, con un exacto sentido de su rol, moviéndose con toda soltura y belleza sonora a través de los diferentes obras que componían el selecto programa. Un concierto de cámara de gran jerarquía.

MARÍA BAYO

Recital de la soprano María Bayo acompañada al piano por Rubén Fernández Aguirre. Programa: Obras de Viardot, Moreau, Messager, Hahn, García Abril, Falla, Moreno Torroba y Chapí. Dónde: Auditorio Nacional del Sodre. Cuándo:16 de abril.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados