LA PROPIA DISCOTECA

"Artaud", un disco para conocer lo mejor de Luis Alberto Spinetta

Con "Artaud", Luis Alberto Spinetta alcanzó su obra máxima y grabó nueve canciones que se metieron en el ADN del rock argentino. 

La familia de Spinetta seguirá lanzando material del artista. Foto: Google
Luis Alberto Spinetta. Foto: Archivo El País

Con solo mirar la portada de Artaud, uno ya sabe que está por enfrentarse a una obra diferente. El vinilo original tenía esa tapa deforme de la que resaltaban la mezcla de tonos verdes y amarillos. En la esquina superior, resalta una pequeña fotografía de Antonin Artaud, el poeta maldito, con una mirada perdida. La invitación perfecta para adentrarse en un viaje introspectivo y lleno de significados que crecen en cada escucha.

El tercer disco de Pescado Rabioso —aunque en realidad se trata de un álbum solista— muestra la mejor cara de Luis Alberto Spinetta. En esas nueve canciones, el músico —es increíble pensar que en ese momento tenía 23 años— presenta una obra experimental que se metería en el ADN del rock argentino para dejar una huella que resiste el paso del tiempo.

El álbum abre con la bellísima “Todas las hojas son del viento”, donde Luis canta con su guitarra acústica. Mira al futuro mientras invita a pensar en la fragilidad de la vida. Todo con su voz dulce y esas exageraciones en su canto, que le da todavía más emoción a la letra.

El espíritu del segundo disco de Almendra revive en “Cementerio club”, ese blues con swing jazzero donde la guitarra de le agrega todavía más melancolía a una letra sobre el abandono: “Qué solo y triste voy a estar en este cementerio / Qué calor hará sin vos en verano”.

Además de “Bajan” —que años más tarde sería versionada por Gustavo Cerati— y de “Por” —46 sustantivos y y la preposición 'por' al final—, lo mejor es “Cantanta de puentes amarillos”, tal vez los nueve minutos más perfectos del rock argentino. “Aunque me fuercen yo nunca voy a decir / Que todo tiempo por pasado fue mejor / mañana es mejor”, canta Spinetta en esta composición cargada de cambios de ritmo y hermosas secuencias de acordes. 

Artaud es una obra perfecta. Ideal para bucear en lo mejor del rock de la vecina orilla.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados