Entrevista + video

Arquero: decirlo todo y no guardarse nada

El rapero sorprendió con un disco debut que es de lo mejor de este 2018

Diego Arquero
Las canciones responden: ¿qué dicen las canciones de Arquero?

La transmisión en vivo de Instagram la siguen unas 30 personas en promedio. Diego Arquero está pegado a la cámara frontal de su teléfono; tiene un flaco cigarrillo de marihuana en la mano y la sonrisa de niño pintada en la cara. Está cantando “Borró cassette”, uno de los éxitos del colombiano Maluma, pero se ríe tanto que se olvida de la letra, o al revés: se olvida tanto de la letra que tiene un ataque de risa. Quiere ir a servirse un vino; quiere mostrar el Alplacin al que le canta en sus canciones, pero no está al alcance de su vista. Quiere que la cerveza uruguaya que tanto figura en sus raps lo patrocine; lo quiere hace años, pero si la marca ni siquiera tiene su propia cuenta de Instagram, ¿qué tantas chances hay que alguien de esa empresa sepa quién es este MC sevillano, que metió su primera canción en la lista de lo más viral de Spotify en Uruguay?

De Arquero, sonrisa de niño y Dieguito La Amenaza como alter ego, dan ganas de ser amiga. Y la ventaja es que la honestidad de sus canciones parece allanar el camino. Sabemos, los que escuchamos su disco debut Aguafiestas, que Arquero tiene problemas para dormir, que le gustan el vino, la cerveza y el guiso (esos pequeños placeres de la vida); que vio o conoce a Game of Thrones, escuchó a Kanye West y Traidores, se hizo amigo de otros raperos locales y con ellos va por todo. Que su madre murió y que le importa mucho que sepa que acá nadie la olvida. Que le daba miedo no hacer un disco a la altura, y que ante eso, su única alternativa fue ir por su niño interior y darle la pluma.

Y sabemos, porque lo escuchamos y por lo que muestra en sus redes, que estuvo a la altura: su disco suma miles de reproducciones en plataformas de streaming, y no serán los millones que acumula en Argentina el trapero Duki, ni los cientos de miles de su referencia española Kase O, pero son muchísimos para un debutante radicado en Uruguay.

—Me han escrito: “Te conozco a través de tus canciones”. Y está rezarpado. No sé si era mi intención que la gente me conociera, o sí: era decir todo lo que soy.

—Pero la honestidad es el gran gancho de tus letras, que no eran tan confesionales en tus trabajos previos, con Underclan.

—Es que una de las metas más claras que tenía en este disco era poder respaldar cada frase que decía. En el rap hay muchísimos clichés, se dicen mentiras, y traté de ser cien por ciento honesto y mostrarme en todas mis facetas. Me pasó que hice ocho o nueve canciones, y era todo reserio. Y yo no soy tan serio, y si iba a ser honesto y hacer un disco medio autobiográfico, tenía que mostrar el otro lado. Ahí hice “Guacho”, “Clonazefunk”, canciones de mi alter ego Dieguito La Amenaza, que es como soy la mitad del día. Soy como un gremlin que se transforma por la noche.

—¿Te fue difícil?

—En general me cuesta muchísimo escribir las canciones. Hay muy pocas que me han salido de un tirón, “Clonazefunk” fue una, pero todas me cuestan. Pero hay una cosa que me tiene recontento: tuve las canciones ocho o nueve meses en mi celular, grabadas, y yo las escuchaba, y en ningún momento de los nueve meses dudé del disco. Eso era, para mí, una señal clarísima.

Arquero
"Chill", el corte de difusión del disco de Arquero

Momento de flow

Además de la honestidad, Arquero se obsesiona por mejorar su flow, que ya está definido pero siempre listo para adaptarse, si aparece algo que le cambia la cabeza. “El flow es la manera que vos tenés de fluir arriba de un instrumental, de una base rítmica. Es la destreza que vos tenés para jugar con el ritmo, y no caer siempre en los mismos lugares”, explica.

Y no duda en sentenciar, con una firmeza que nadie se animaría a discutirle, que Kase O es el amo del rap español, el que lo ha hecho pensar que está haciendo todo mal. “Kase O es el tipo que dictó cómo se rapeaba en España. El rap español avanzó al ritmo que avanzó Kase O”, asegura.

¿Llegará Arquero a ser como este histórico de Violadores del Verso? ¿Llegará el rap uruguayo a elevar tanto su nivel como para estar a la par de España? ¿El género se instalará con tanta fuerza como para arrebatarle la popularidad al rock de una vez?

No importa. Las preguntas podrán amontonarse, y mientras, Arquero y el circuito rapero local crecen, Aguafiestas suma cada vez más clics. “Este fue el momento de mi vida en el que yo tenía que tomármelo en serio, cien por ciento”, dice Arquero para explicar por qué su debut salió ahora —no antes, no después—. Esa seriedad incluyó un ataque de pánico maratónico, viajes, shows, trabajo duro y al detalle, pero también está encontrando su recompensa. En la puerta de InZen Studios antes de entrar a esta nota, Arquero, el de sonrisa de niño y Dieguito La Amenaza como alter ego, posa para una foto con dos chicos del interior que pasaban por esa esquina y le declararon su admiración.

Arquero se ríe, entre el entusiasmo y la vergüenza.

“Tengo 24 años, y si quiero que me vaya bien, tengo que meterle ahora y ver si lo logramos”, dice.

—¿Y si no?

—Y si no, me la rebuscaré. Haré otra cosa. Haré una serie como Southpark, algo así. No sé.

Escena

De Sevilla a Montevideo y atento a que todo explote

—En el disco te referís al rap en Sevilla. Cuando viniste para acá, ¿con qué tipo de escena te encontraste?

—Con una mucho menos desarrollada que la española, que en el mundo de habla hispana es la que tiene más historia. Acá, si bien había bandas haciendo cosas, no había tanto interés por parte del público ni una aceptación. Pero los que rapeábamos, la nueva generación, lo veíamos como: “Este año va a explotar”. Y para nosotros ya explotó. Que bandas de acá estén llenando salas, o que a Los Buenos Modales nos llamen para una fiesta a la que van 1.300 personas, era algo que hace tres años no nos imaginábamos.

—Hace poco los AFC me decían que sienten que todavía falta algo más para pensar que explotó. Para vos, ¿llenar una sala es un primer paso de una explosión que puede llegar a qué? ¿A vivir de esto?

—Exactamente. En Argentina hay mucha gente viviendo de esto; yo no sé si en Uruguay va a haber bandas viviendo de esto, me parecería raro porque no les pasa ni a las bandas de rock. Pero la cultura uruguaya está aceptando el rap de una manera mucho más natural que antes. Está aceptado que el rap es un género musical más, está acá, y en este país hay una calidad muy grande, mucho más que el público que todavía se acerca.

Disco + Show

Los amigos y la vida de “Aguafiestas” en vivo

“Toda la gente que colabora es amiga mía, y no busqué a nadie por su sonido. No quería hacer una colaboración sólo porque me gustara lo que hacía”, dice Arquero sobre Aguafiestas. Y aunque hubo mucha gente colaborando para que este disco fuera posible, resaltan los aportes de Javier Longhi, el colectivo Underclan y en concreto Kanopa, y de Sáez, también responsable del videoclip de “Chill”. Y, claro, todos los beatmakers que aportaron sus instrumentales. “Quería que este disco fuera honesto y versátil. En la mezcla se le dio una uniformidad, pero hay beats muy diferentes entre sí”, dice al respecto.

Aunque Arquero viene haciendo shows tanto con Los Nietos de Iván como con Los Buenos Modales (sobre todo con ellos), prepara para el 10 de agosto un show solista en Inmigrantes (Paullier y Guaná), que será de algún modo una primera presentación de Aguafiestas. Las entradas se venderán allí próximamente.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)