Los Prolijos

"Somos apenas unos caraduras"

En diciembre del año pasado Los Prolijos editaron Pasto Azul, un disco de diez canciones uruguayas llevadas al género bluegrass. Los temas van desde “Bienvenida al Show” hasta “El hombre de la calle”. Hoy presentan ese álbum en la sala Vaz Ferreira a las 21:00 horas.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
"Para nosotros es como una búsqueda, un ejercicio o un desafío"

—¿Cómo surgieron las ganas de hacer Pasto Azul?

Fede Graña: Hace años cuando todavía estábamos en Vieja Historia me junté con un hombre que tocaba el banjo, el violín, la armónica, es el señor del bluegrass uruguayo: Daniel Viera. En ese momento ya se me había ocurrido hacer algo con la banda de él pero quedó en la nada. Hace dos años nos juntamos con el "Colo" (Pablo Aguirre Zabala) y me dijo: "¿Vamos a cantar canciones uruguayas y argentinas en español pasadas al bluegrass?". Tuvimos una primera jornada de unas tres horas de tirar fruta y salieron cinco o seis canciones y ahí nos empezamos a juntar a experimentar, porque es muy difícil pasarlas al bluegrass. Con el candombe nos pasó que no hubo forma de pasarlo y lo abandonamos.

—¿Así como experimentaron con este género lo harían con otro?

Nicolás Román: Se puede probar con cualquier estilo.

FG: Para nosotros es como un ejercicio, una búsqueda o un desafío. Tocamos cualquier cosa. A mí personalmente meterme con géneros que no domino me inspira, me lleva. Estoy un poco quedado con eso, igual. Y ahora estoy con los temas de Nicolás, que es otra cosa. Un abanico amplio en otro espectro.

—¿Cómo va a ser el disco?

NR: Otro género, más brasilero, capaz.

FG: Funky brasuca y más rioplatense. Es amplio pero para otro lado. Es como que los estilos no nos importan mucho, salvo esta vez que nos dedicamos a uno solo, el bluegrass aunque adaptando música de otros estilos: fue como hacer el juego al revés.

—¿Siempre les gustó el género o tuvieron que investigar para esto en particular?

FG: A mí particularmente me salió natural. Desde la primera vez que lo escuché y me puse a tocarlo de atrevido nomás, ya me sentí cómodo. Me imaginé con el chancho, las gallinas, el pasto en la boca, el sombrero y todas esas cosas. Ponés un disco de esos y aparece la camioneta toda descascarada y el tipo en la mecedora con un rifle (risas). Está buenísimo el género, la calidez que tiene, si te vas metiendo más adentro del bluegrass te querés morir con el talento de la gente que hay tocando ahí. Se dedican a eso, nosotros somos apenas unos caraduras.

NR: Siempre tratamos de hacer los estilos de nuestra forma. No es que cada vez que vamos a tocar un bolero escuchamos 200 discos y estudiamos muchísimo el género, en realidad sale medio natural. Somos bastante melómanos entonces cuando alguien trae una canción o propone "vamos a hacer esto en reggae", vamos y lo hacemos sin mucha investigación. Es más por el lado de lo que a uno le suena del género.

—Y no buscan hacerlos tan puros...

NR: Ahora casi no existen las cosas puras, las mezclas son como inevitables. Hoy por hoy la gente no escucha y toca solo candombe. Todo lo que tocás, aunque toques candombe está influenciado por lo que escuchás.

—¿Tuvieron respuesta de algún artista del que hicieron un cover?

FG: Cuando colgamos el video (de "Bienvenida al Show") los de Hereford de a uno nos fueron comentando, y después me crucé con Guzmán (Mendaro) y me dijo que le había parecido buenísima. Me tiraron la idea de mandársela a los demás pero no me siento cómodo.

NR: Todos los que las escucharon fue medio de rebote. Recibimos un mail de Martín Ibarburu de que a Jaime Roos le había gustado.

FG: Cuando vi el mail para mí fue como que lo hubiera escrito el Papa, ni siquiera eso, Paul McCartney, no sé.

—¿Esto lo tocaron en Texas, cuando fueron por el SXSW?

FG: Surgió la idea sobre el pucho, pero no vamos a ir a vender leña al monte. Si íbamos a tocar bluegrass a Texas iban a decir: "Ja, ja, estos sudacas mirá como quieren tocar bluegrass".

NR: Es como que venga a las llamadas una comparsa de Wisconsin. Fuimos a hacer lo nuestro, igual hay canciones que tocamos que no es bluegrass estrictamente que tiene como colores de eso.

—¿Por eso no incluyeron ni banjos ni violines?

NR: Usamos las cosas que teníamos.

FG: Ahora sí tenemos y para la presentación del disco me saqué dos temas en el banjo. Simplemente para tener la textura, el color. Aparece el banjo y ya está todo. También invitamos a un violinista.

—¿Para el toque tienen preparado algo más?

NR: Van a haber invitados y vamos a tocar Pasto Azul y otros temas más.

FG: Alguno del Feria y algunos argentinos que quedaron afuera.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados