ENTREVISTA

Ángela Torres: "Cuando estoy en el estudio haciendo mi música, todo tiene sentido"

En junio, Ángela Torres lanzó "Aló", el primer adelanto de su nuevo proyecto solista, y habló con El País sobre el alter ego de "La niña de fuego", sus nuevas canciones y los recuerdos de "Simona"

Àngela Torres. Foto: Difusión.
Àngela Torres. Foto: Difusión.

Tras el enorme éxito de Simona, la telenovela argentina que protagonizó en 2018, Ángela Torres está lista para un nuevo paso en su carrera. En junio, la cantante y actriz de 21 años lanzó “Aló”, el primer adelanto de la nueva etapa de su proyecto solista. Bajo el alter ego de “La niña de fuego”—inspirado en el título de una las canciones de su abuela, Lolita Torres—, lanzó un reggaetón lento que se viste de un estribillo irresistible y de la producción de Alizzz —quien estuvo detrás de “Antes de morirme”, de Rosalía y C Tangana—.

“Aló”, que se acompaña de un videoclip que mezcla futurisimo, animé y tomas filmadas durante la cuarentena por el COVID-19, Torres presentó un prometedor adelanto de un camino que recién está empezando.

Sobre su nueva canción, el disco que está por venir y sus recuerdos de Simona, la cantante habló con El País.

—En junio publicaste “Aló”. ¿Sentís que el proyecto de La niña de fuego implica un nuevo comienzo en tu carrera?

—Sí. Me genera mucha ansiedad y yo soy muy ansiosa. Siento que estoy dando un primer pasito y es como que me da ganas de avanzar el tiempo, me pone glotona (se ríe). Tengo mucha ilusión, y desde que me fui a España a hacer mis canciones empecé a confiar más en mí. Antes no me animaba a hacer mi música porque no entendía cómo hacer una canción, cómo verme reflejada en lo que hacía y ser sincera con lo que estaba cantando. Pero cuando me fui a España muchas cosas se destrabaron como por arte de magia. Es más, desde que tengo 15 años quiero sacar un disco y estoy buscando algo que me sea genuino. Ahora que lo encontré estoy muy feliz porque siento que cuando estoy en el estudio haciendo mi música, todo tiene sentido.

—Mencionaste que no sabías cómo mostrarte en las canciones. Fuiste la protagonista de varios temas de Simona, pero siempre estabas dentro de un personaje. ¿Esta es la primera vez que mostrás de verdad en una canción?

—Sí, obvio. Esta vez no estás atrás de un personaje, sino que estás abriendo tu corazón. Las letras las escribo con mi equipo y los sonidos salen desde otro lugar, entonces estás contando muchas cosas personales. La sensación va a ser muy distinta cuando las presente en vivo y, como no la viví nunca, imaginate la ansiedad que tengo. No veo la hora de que estén todas mis canciones, organizar un showcito y ver a otras personas cantando estas canciones que significan tanto para mí.

—En "Aló" te acompañás del álter ego de “La niña de fuego”, que es una de las canciones más importantes de tu abuela, Lolita Torres. ¿Por qué decidiste adoptarlo?

—Fue un flash y fue medio sin buscarlo. Hace dos años me fui al sur de Argentina a mochilear en busca de inspiración y se me dio por escuchar a mi abuela, cosa que no hago tanto. Me encontré con "La niña de fuego", que es una canción de película que ella hizo cuando tenía 17 años, y me volví loca. Me interpeló mucho y, de alguna forma, supe que iba a ser un motivo de inspiración. Me empecé a escribir “La niña de fuego” en la mano y en mis agendas. Fue medio como poder de atracción y empecé a hacerlo cotidiano. De hecho, me puse ese nombre en Instagram antes de saber adónde iba eso y de casualidad terminé yendo a grabar mis canciones en España con un productor español. De entrada me pareció bastante flashero porque mi abuela estaba muy conectada con España, incluso le decían “la españolita”, y todos sus discos eran andaluces. Bailaba flamenco y usaba castañuelas, entonces me pareció una locura terminar en España haciendo música.

—¿Cómo fue ese encuentro en España con Alizzz?

—Fue muy flashero. Cuando llegué y les dije lo de “La niña de fuego”, les mostré a mi abuela y eso nos significó a los tres (Alizzz y Tunvao) estar como en la misma energía. Fue muy mágico y se abrió una ventanita de inspiración que nos trajo esta forma de llamarme. El disco se tenía que llamar así, y a la vez, en las canciones del género urbano está de moda decir tu nombre, pero yo sentía que mi canción era bastante propia como para encima agregarle el tag de mi nombre. Así que me emocionó la idea de ponerme la idea de “Niña de fuego”, que es algo más general. Fue un conjunto de cosas medio mágicas y tuve el honor de que mi abuela esté acompañando el proyecto sin buscarlo y de una forma muy genuina.

—En una entrevista comentaste que en el último tiempo te acercaste al movimiento feminista. ¿Qué descubriste?

—El movimiento feminista fue muy importante para mí porque me despertó un montón de hábitos que había que cambiar urgente. A la vez entristece un poco porque uno se encuentra con una realidad muy triste, particularmente para las mujeres. Siendo mujer te sentís unida e interpelada por todo esto, pero hay algo lindo, que es la fuerza y las ganas de cambiar las cosas. Esta revolución feminista te da ilusión. Es algo que no para de crecer y todo el tiempo te da ganas de transformar esta realidad, que es patriarcal y no es justa.

—Hace poco comentaste que no podías ver escenas de Simona donde aparece Juan Darthés. ¿Te sigue pasando?

—Sí. Puedo ver escenas donde no esté él, pero cuando aparece me angustia. Fue fuerte tener que pasar ese momento. Fue muy confuso, fue raro y yo justo estaba en medio de un despertar grande. No fue fácil de llevar adelante, fue muy caótico y por eso el recuerdo no es lindo. Además me da impresión que haya un violador en un programa para niños, entonces se me encuentran los sentimientos y no puedo estar muy en contacto con el proyecto. Pero si me tuitean una escenita linda con mis compañeros más jóvenes, o mis escenas de amor con Agustín (Casanova), eso sí me genera un sentimiento lindo porque fue un proyecto importante, más allá de lo que pasó con este ser.

—Volviendo a la música, recién estuvimos hablando de tu trabajo con Alizzz y el viaje a España. ¿En qué momento sentiste confianza en el camino que habías tomado?

—Lo que me dio mucha fuerza fue haber ido a España sabiendo que iba a ir a trabajar con un chabón muy prestigioso y que hace una música que a mí me vuela la cabeza. Ver que esa persona confiaba en mí era el empujoncito que necesitaba. Él se cebaba con lo que pasaba en el estudio y fue una locura hacer las canciones. Terminamos extasiados de felicidad. Ninguno esperaba hacer las canciones que terminamos haciendo. Pensá que "Aló" fue la primer canción el día que nos conocimos. Después fueron apareciendo cosas cada vez más personales y eso es importante. De alguna forma, fui apareciendo más en las canciones. Él me dio el empuje y las fuerzas de confiar en mí, tipo: “Vamos con toda, vamo’ a hacer terrible quilombo” (se ríe).

Ver esta publicación en Instagram

@_w_t_t_j_ 🍿❤️

Una publicación compartida por LA NIÑA DE FUEGO (@angelitatorresok) el

—¿Qué esperás que encuentre la gente al ver esta nueva etapa?

—La verdad que no sé. Dejo medio en libertad a que la gente sienta lo que quiera. Estoy muy contenta con lo que está pasando. Fueron muchos años de búsqueda y de intentar animarme, entonces empezar a concretarlo es muy importante para mí. Cuando veo que me mandan videitos bailando "Aló", me dan ganas de llorar y se me estruja el corazón (Se ríe). Es algo como “no te conozco, pero bailaste la canción. Te amo”. Es un amor muy genuino y muy real en el momento en que los veo poniéndole movimiento a una canción que hice y que quiero mucho. Solo queda que la gente lo disfrute y ver en qué termina todo esto, que recién está empezando.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados